1. Explota su imaginación

Para Gaby, la creatividad es una virtud que ha trabajado a lo largo de su vida, por ello, llegado el momento, decidió estudiar la carrera de Diseño Gráfico en la Universidad Anáhuac México Norte, en 1990, con el fin de desempeñarse profesionalmente un área que hasta la fecha le encanta.

“Siento que el Diseño Gráfico me ayuda a conectar con la creatividad; me fascina toda la parte de la curaduría del diseño”.

2. Unión por el arte

A los 23 años, se asoció con la pintora Mercedes Gertz para dar vida a la iniciativa “Aprendiendo a través del arte”, por medio de la cual replicaron el modelo que hacían en el Museo Guggenheim de Nueva York para apoyar a la educación mexicana y buscar incentivar el gusto por las bellas artes.

“Involucramos a que la educación fuera con creatividad, estoy muy agradecida porque salieron cosas increíbles de ese proyecto”.

3. Despega idea

Con Eugenio López y un grupo de niños que participaron en el proyecto ‘Aprendiendo a través del arte’.

Poco a poco, los planes de esta herramienta didáctica comenzaron a dar frutos, pues pequeños de diversas edades tuvieron un gran acercamiento al conocer sus distintos métodos.

Aunque esta idea funcionó por varios años, actualmente sólo se desarrolla para proyectos específicos.

“Lo empezamos a incorporar en la feria MACO, para que los niños estuvieran familiarizados con el arte desde pequeños”.

4. Compañero de vida

A su esposo, Mauricio Arnaud, lo conoció a sus 18 años, cuando tuvieron un breve romance, sin embargo tomaron caminos distintos, aunque la vida les tenía la sorpresa de volverse a encontrar años después para continuar con la historia que tenían pendiente, y de esta manera, casarse en el 2005.

“Estoy muy agradecida de haber encontrado a Mauricio desde que tenía 18 años; nos conectamos increíble después de algunos años después”.

5. El sol de su vida

Al año siguiente de casarse, su vida se iluminó de colores con la llegada de su hijo, Mauricio, de quien Gaby se siente orgullosa por cada logro que obtiene, pues al igual que ella y su esposo comparte el innato entusiasmo creador.

“Tiene un alma muy linda; es un niño maravilloso que nos enseña cada día”.

6. Cambio de aires

Con amigos en Los Ángeles

Lo que en principio era una estancia de un año en Los Ángeles, se convirtió en su domicilio permanente, luego de descubrir un colegio para su hijo en el que el contacto con la naturaleza era un pilar, en 2009.

“Nosotros aprendimos acerca de la cultura orgánica y donde me empezó a salir el interés por la salud”.

7. Emprendedora

Tras estudiar su maestría en Psicología Espiritual en la Universidad de Santa Mónica (USM), le surgió la inquietud de aplicar sus conocimientos de la mejor manera, por lo que cofundó la plataforma The Source Summit, a través de la cual se dedica a generar crecimiento y cambio por medio de experiencias mindfulness.

“Me quedé con el chip de la educación, para crear conciencia e implementar lo que he aprendido”.

8. Energía pura

Gaby y Angela Davis

En el 2016, el mismo año en que inició su nuevo proyecto, realizó su primer evento wellness en la Ciudad de México, en el que, al ritmo del ejercicio y de las frases de la oradora motivacional Angela Davis, las asistentes vivieron una clase revitalizante.

“Quiero devolverle a mi País lo que he adquirido, eso me ha hecho regresar para llevar lo que me encanta y que he visto que puede ser inspirador para más personas”.

9. Respaldo familiar

A la par de los proyectos que realiza, como conferencias y seminarios, su mamá, María Luisa Barrera, y su hermana, Luisa Serna, siempre están con ella para apoyarla y darle el mayor soporte que necesita en cada idea que crea.

“Me siento muy agradecida porque llevo la inspiración de mi mamá”.

10. Grandes enseñanzas

De su padre, el empresario Clemente Serna, ha obtenido no sólo amor y confianza, sino que también ha adquirido los mejores consejos, siempre con su alegre disposición para brindarle lo mejor de sí.

“Nuestro papá siempre nos dijo que si nosotras queremos hacer cosas busquemos siempre el valor familia, que es lo que yo viví en mi casa”.

Con información de: Luis Hernández

Fotos: Cortesía Gaby Serna

Edición: Sonia Paredes