Guadalupe Pamela Gallardo, desapareció, el 5 de noviembre de 2017, después de que acudió a un festival de música electrónica, en el Ajusco, Alcaldía Tlalpan.

La última persona que la vió fue su novio, Jesús Zamora, quien dijo que después de una discusión, la había dejado un tiempo en la fila del autobús que la llevaría cerca de su casa, en la Alcaldía Gustavo A. Madero, pero cuando volvió, no la encontró.

Su familia denuncia que no hay avances en la búsqueda de la joven que, el pasado 6 de septiembre, cumplió 25 años de edad.

Al año de la desaparición se halló el teléfono celular de Pamela a unos kilómetros de donde fue vista por última vez.

Las búsquedas de campo y rastreos se concentraron en esa zona, sin embargo, a la fecha siguen sin dar resultado.

El año pasado, familiares y colectivos colocaron un contador de desaparecidos frente a la Fiscalía General de Justicia, el objetivo: recordarle a la dependencia que no ha hecho lo necesario para buscar y encontrar a Guadalupe Pamela.

Natali Carmona Hernández

Natali se dirigía hacia Puebla en compañía de su novio, Víctor Macías Moreno, y no regresó.

Fue vista por última vez, el 27 de enero de 2019, al salir de su casa, en San Lorenzo Tezonco, Alcaldía Iztapalapa.

A tres años de su desaparición, sus padres denunciaron que no hay avances en cuanto a su localización y continúan las omisiones tanto por la Fiscalía General de Justicia, así como la de Puebla, pues el caso se lleva por las dos dependencias.

Natali tiene dos hijos, una adolescente, de 17 años, y un joven, de 13, quienes pintaron un mural junto al colectivo Hasta Encontrarles CDMX como recordatorio de su desaparición.

La FGJ ofreció recompensas en los casos de Guadalupe Pamela Gallardo Volante y Natali Carmona Hernández

El monto de la recompensa será de hasta $500,000.00, de los cuales, corresponden la cantidad de $250,000.00 a quien o a quienes proporcionen información veraz y útil, que coadyuve efectiva y oportunamente para la localización”, indica el acuerdo FGJCdMx 09/2021. El resto, añade, es decir, la cantidad de $250,000.00 a quien o a quienes proporcionen información veraz y útil, que coadyuve en la identificación y aprehensión de la o los responsables de su desaparición.

Caso Sanborns

Leonel Báez Martínez, de 35 años, Ángel Gerardo Ramírez Chaufón, de 21, y Jesús Armando Reyes Escobar, de 30, fueron vistos por última vez en un restaurante Sanborns, localizado en la plaza Parque Lindavista, en la Alcaldía Gustavo A. Madero, el 29 de noviembre de 2019.

A un año de su desaparición, la Fiscalía General de Justicia, informó que recompensará a quienes ofrezcan información para localizarlos. Indicó que destinarán un millón y medio de pesos en total de recompensa (500 mil pesos por cada uno) a quienes ofrezcan información veraz y útil que ayude a encontrarlos.

Uno trabajaba como mesero, otro como bodeguero y uno más como chofer, sin embargo, no se sabe si se conocían entre sí.

Los familiares de los jóvenes tienen la teoría de que, al salir de trabajar, los tres jóvenes coincidieron entre las calles Rio Bamba y Montevideo. Sin embargo, no hay testigos.

Aunque dicha esquina cuenta con una cámara del C5, el video ha sido de poca ayuda, pues a pesar de que se aprecia que los tres jóvenes salieron de la sucursal de Sanborns, no se puede ver hacia dónde se dirigieron.

Karla Ramírez y Christopher Hernández

Karla Ramírez y Christopher Hernández están desaparecidos desde, el 29 de agosto de 2020.

Falta poco para que se cumplan 7 meses de su desaparición y todavía no hay avances en la investigación.

Ambos fueron vistos por última vez la madrugada del 29 de agosto tras una balacera en el bar El Barquito, ubicado en Avenida Tezozómoc 220, en San Miguel Amantla, Azcapotzalco.

Los familiares contaron que, tras las detonaciones y la confusión, entre los casi 100 jóvenes en el lugar, salieron corriendo algunos, pero Karla y Karla y Christopher, aparentemente, quedaron heridos al interior.

Según testigos, fueron arrastrados hacia la banqueta y después desaparecieron, por lo que se presume que una camioneta blanca se llevó los cuerpos, contaron Itzel Ramírez, hermana de Karla, y Natali Hernández, mamá de Christopher.

La investigación se enfoca en quién disparó y por qué, pero es lo que menos le interesa a la familia; ellos quieren saber qué ocurrió y dónde están los jóvenes.

Al acusar falta de resultados y avances consideran que los más interesados en que no se supiera nada de lo ocurrido eran los dueños del bar.

“¿A quién le convenía que no hubiera dos personas heridas dentro del bar, a quién? Eso es lo que queremos que investigue la Fiscalía”, señaló Natali Hernández.

"Los estamos esperando en casa; regresen"

Familiares de los desaparecidos Tweet

Edición. Fernanda Covarrubias

Síguenos; @reformajusticia