MÉTODO DE LOS 6 FRASCOS

Esta es quizá una de las técnicas más conocidas entre las personas que han aprendido a administrar sus gastos, debido a su eficacia y facilidad. 

Consiste en reunir todo el dinero en efectivo y repartirlo en seis frascos, incluso pueden utilizarse sobres, pues cada uno tendrá diferentes porcentajes; e incluso, puede realizarse de manera electrónica, ya que, si se cuenta con una tarjeta de debido, existen aplicaciones móviles, dependiendo de la institución bancaria, que permiten realizar “apartados” donde de manera manual o automática se hace la separación del dinero. 

  • 50% para pagos esenciales
    Es la mitad del ingreso que será destinado a los gastos fijos para poder vivir, como pagar la renta de la vivienda, comida, transporte y servicios, con la regla de que este dinero únicamente será usado para esto, por lo que la persona deberá ajustarse al presupuesto y descartar algunos gastos innecesarios.
  • 10% de ahorro
    Ese porcentaje de los ingresos será destinado al ahorro, pues el dinero será guardado para cualquier gasto de emergencia o alguna meta a mediano o largo plazo, como la compra de un automóvil o electrodoméstico.
  • 10% para educación
    El aprendizaje continuo y la formación profesional permiten mejorar las oportunidades laborales y poder generar ingresos mayores, por lo que invertir 10 por ciento del ingreso en cursos, talleres y hasta en libros beneficiará la economía a largo plazo.
  • 10% para el ocio o diversión
    Los gastos para ir al cine, a un espectáculo, una cena fuera de casa o un viaje de fin de semana, entran en esta categoría, pues el método permite también apartar cierta cantidad para la diversión sin poner en riesgo excederse en los gastos.
  • 10% para inversiones
    Invertir a largo plazo es una de las mejores maneras para poner a trabajar el dinero y que con el tiempo este también genere ingresos extras, por lo que es importante juntar una cantidad de dinero y destinarlo a algún proyecto, acciones o fondos.
  • 10% para donativos
    Hacer acciones de caridad, un obsequio o ayudar a un amigo o familiar es posible si se le destina un poco de recurso, pues 10 por ciento puede ser usado para actos de solidaridad.

MÉTODO DE LAS 52 SEMANAS

Esta técnica permite ahorrar hasta 20 mil pesos en 52 semanas, pues consiste en incrementar el ahorro cada semana, por ejemplo, en la primera semana ahorras 15 pesos, en la segunda 30 pesos, en la tercera 45 pesos y se va incrementando de 15 en 15, hasta llegar a la semana 52 donde estarás depositando 780 pesos, para así tener un total de 20 mil 670 pesos.

Lo importante de esta técnica es que no te saltes las semanas ni retires dinero para cubrir otros gastos, ya que al final no se tendrás el monto esperado, pues una de las ventajas es que ahorras durante todo un año y poco a poco.

  • Semana 1 15 pesos Ahorro: 15 pesos
  • Semana 2 30 pesos Ahorro: 45 pesos
  • Semana 3 45 pesos Ahorro: 90 pesos

KABEBO

Este método es de origen japonés y requiere de constancia para ver resultados, pues consiste en anotar todos los gastos e ingresos para darse cuenta de manera visible cómo se está utilizando el dinero y en donde se está gastando de más de manera innecesaria.

Para llevar a cabo esta técnica, al inicio de cada mes debes anotar todos los gastos fijos, como renta, comida y transporte, así como los ingresos que tienes. Es importante también anotar por categoría: básicos, diversión, imprevistos y educación.

Después, cada semana debes anotar todos los gastos que realices en el transcurso de los días, por más pequeña que haya sido la compra, además, se recomienda guardar los tickets de cada compra por si llegaste a olvidar anotar algún gasto.

Al final del mes, es necesario analizar el total de gastos que realizaste, de esa manera  serás consciente de algunas compras innecesarias o que podrían evitarse en el futuro, de igual manera tendrás presente cuánto dinero puedes ahorrarte y establecer una meta.

Esta técnica te permitirá establecer un presupuesto para cada categoría y gastar de manera inteligente, para poder generar un ahorro y tener un mayor control de tus finanzas personales.

TÉCNICA DE LA MONEDA

Consiste en que cada moneda del valor, puede ser de uno, dos, cinco o 10 pesos, que caiga en tus manos, debe depositarla en algún bote o cochinito, pues el objetivo es conseguir llenarlo y ahorrar día a día.

Sin embargo, debes establecer una meta y objetivo para este ahorro, pues así tendrás mayor motivación para hacerlo todos los días y la fuerza de voluntad para no sacarlo antes de la fecha establecida. 

REGLA 50/30/20

Esta técnica es similar a la de los frascos, pero consiste en fusionar algunas categorías para hacer más sencillo el momento de armar el presupuesto y que ahorres a través de porcentajes para dividir los gastos.

  • 50 por ciento de tus  ingresos serán destinados a los pagos básicos y de servicios, como comida, renta o hipoteca, internet, agua, luz y transporte.
  • 30 por ciento será destinando a tus gastos personales, como salidas al cine, a restaurantes, viajes, compra de ropa y la cuota del gimnasio.
  • 20 por ciento de tu ingreso lo ahorras, por lo que podrías usar ese recurso para imprevistos, inversiones o algún objetivo que te plantees.


En este método debes respetar y cumplir el presupuesto que definas, pues sólo así podrás generar un ahorro de manera sencilla sin descuidar el resto de tus gastos.

RECUERDA QUE...

Los porcentajes de cada método puedes ajustarlos según tus necesidades, siempre y cuando garantices tener un ahorro y con el tiempo, mejorar tus finanzas personales.

Israel Macías López, académico de la Universidad Panamericana (UP), aseguró que aunque estos métodos son populares para fomentar el ahorro, antes de elegir alguno es necesario realizar un presupuesto para conocer tus gastos y capacidad de ahorro.

Sin tener un presupuesto, agregó, es probable que dejes de aplicar el método que elegiste, ya que puede volverse complicado ahorrar al no haber hecho un ajuste en tus gastos.

La mayoría de las personas viven sin tener realmente una idea clara en qué gastar todo su dinero, lo único que saben es que no les alcanza, y para eso sirve su presupuesto, lo primero que tienen que hacer (...) es sentarse y registrar en papel todos sus gastos, porque si no lo hacen no podrán saber cuál es su capacidad de ahorro”.

Israel Macías López, Académico de la UP

Información: Grupo REFORMA. Fotos: Archivo Grupo REFORMA y www.moneysavvy.com Edición: Rebeca Herrejón