De piel crujiente y condimentada, pero tierno y jugoso por dentro… el pollo frito es un placer difícil de resistir y sus orígenes van mucho más allá del coronel Sanders; es el vívido reflejo de una cocina migratoria.

“El pollo frito no es claramente sureño; tal vez, ni siquiera es claramente estadounidense. O, mejor aún, si el pollo frito es estadounidense, entonces es una identidad adaptada por los herederos de un sinfín de tradiciones.

"Muchos de los cocineros que he conocido últimamente son migrantes que, con la intención de asimilar su nueva vida, fríen pollo en un intento consciente de cocinar un plato icónico estadounidense; legiones de coreanos se ajustan a este patrón”.

John T. Edge, en “Fried Chicken, an American Story"

Mientras Kansas reclama ser capital del pollo frito en sartén, en California el aceite hirviendo recibe al ave sazonada con especias distintivas de latitudes latinoamericanas. La lista de variaciones abarca los 50 estados que conforman la Unión Americana, asegura el experto. 

Sin embargo, Barberton, Ohio, es conocida como la “capital mundial del pollo frito”, hogar del ave fresca con la corteza más crujiente. La artífice de la preparación que dio fama a esta ciudad es la cocinera serbia Smilka Topalsky, quien migró hacia Estados Unidos durante la Gran Depresión; tras perder su granja, solventó a su familia sirviendo pollo frito en el restaurante Belgrade Gardens. 

“La del pollo frito americano es una historia de asimilación y adaptación. Las aves de corral son básicas en muchas tradiciones culinarias europeas, desde Milán hasta Viena.

"Tales interpretaciones del pollo frito se vuelven claramente estadounidenses a medida que una generación engendra a la siguiente”.

John T. Edge

Dooriban

“Anju” es el concepto coreano que engloba bocadillos acompañados con tragos. En este templo de la culinaria de Asia Oriental, los jueves de cada dos semanas, entre cócteles y música en vivo, el korean spicy chicken –pollo frito en salsa picante de chiles coreanos– es la estrella.
Telefono: (55) 6888-8516
@dooriban

KYU México

De estilo coreano y marinado 24 horas en suero de leche, es uno de los platos estrella de este sitio. Este restaurante, llegado a Polanco desde Miami, lo sirve con una salsa mezcla de chiles thai rojos, de árbol secos y gochujang (fermento de chiles y arroz), sobre una cama de espinacas salteadas en aceite de ajonjolí. 
Telefono: (
55) 8848-3496
@kyumexico

Garris Hot Chicken

La Torre de Babel del pollo frito. Aquí encontrarás sándwiches estilo Nashville, coreano, versiones “mexa” y natural, con salsas y fermentos de producción propia. Para acompañar: macarrones con salsa secreta de quesos, chicken skins, tenders, papas fritas, pepinillos y cervezas artesanales.
@garrishotchicken

Soul

Como era de esperarse, este concepto dedicado a la comida confortable, con locales en Roma, Condesa y Avándaro, también tiene algo que ofrecer a los amantes del pollo frito. Hablamos de su hamburguesa de pechuga envuelta en una crujiente costra de panko y hierbas aromáticas, servida con guacamole.
Telefono: 
(55) 7155-1299
@soullaroma 

Frito y cruel

La “cruedad” está en su salsa más picante, para los menos aventureros hay salsa de miel picante, mayo habanero y mostaza con miel. Puedes acompañar tus sándwiches y tenders con puré de papa, ensalada de col, papas fritas y pepinillos hechos en casa. Para beber: sidra, sodas y vino natural.
@fritoycruel 

Mananá

Entre su oferta, que rinde culto a los sándwiches clásicos internacionales, hechos con ingredientes locales y orgánicos, este proyecto guarda un lugar especial para el pollo frito. Lo sirve en sliders con salsa cajún –a base de chiles secos y especias–, relish, pepino, aderezo ruso. Todo, hasta los bollos, son hechos en casa. 
@mananaworlddeli

Corazón de pollo

Los chefs Luis Serdio y Bernardo Bukantz iniciaron esta rosticería en un autolavado, pronto su sándwich de pollo frito con aderezo sriracha se hizo de buena fama. Hoy su propuesta, sencilla pero apetecible, tiene presencia en CDMX y Puebla. El menú es conciso: sándwiches, tiras, alitas, mac & cheese, papas a la francesa y puré. 
Telefono: (55) 7870-9637
@corazondepollo_mx

Hot Mamma´s Chicken

La cocina de Gina Hendrix evoca los sabores de su natal Nashville, Tennessee, con el pollo frito como protagonista. Para acompañar, más reconfortantes opciones, como waffles con jarabe de maple, papas con tocino y macarrones con queso. Puedes pedirlo en sándwich, bowl y hasta en combo con guarniciones y bebida. 
Telefono: (55) 5211-0182
@hotmammaschickenmx

Textos: Nayeli Estrada
Fotos: Cortesía de los lugares
Edición: Fabiola Meneses 

Síguenos en @reformabmesa