Una ley de Texas que prohíbe la mayoría de abortos después de las seis semanas de embarazo entró en vigor el miércoles, pese a la decisión en el caso el caso Roe vs. Wade de 1973 de la Suprema Corte que estableció el procedimiento como un derecho constitucional.

La legislación convirtió a Texas en el estado más restrictivo en términos de acceso al aborto. El propio Presidente Joe Biden calificó esta ley de “extrema”.

Otros estados han aprobado leyes similares, pero esas medidas enfrentan retos judiciales. La ley de Texas es la primera en ser implementada. En un fallo de 5 a 4, la Suprema Corte rechazó la madrugada del jueves bloquear la legislación.

Debido a la forma en que fue redactada, es complicado impugnar la ley en las cortes, lo que implica un cambio en las batallas sobre los derechos del aborto e invita a la imitación a otras jurisdicciones que buscan negar la interrupción del embarazo.

“Estas leyes son inconstitucionales, como hemos entendido los fallos de la Corte Suprema hasta ahora, y los tribunales han emitido rápidamente medidas cautelares que bloquean la aplicación”, dijo Elizabeth Nash, analista de políticas públicas del Instituto Guttmacher, una organización de investigación que apoya el derecho al aborto.

“Esta es la primera que ha entrado en vigor”, agregó. “Es enorme en ese sentido”.

A continuación, respuestas a las preguntas frecuentes sobre la nueva legislación.

¿ES UNA PROHIBICIÓN COMPLETA AL ABORTO?

La ley prohíbe los abortos que se pueda detectar actividad cardiaca del embrión. Esto ocurre alrededor de la sexta semana de embarazo, antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas.

Para el momento en que una mujer embarazada deja de menstruar, ya tiene unas cuatro semanas de embarazo, según los médicos.

Bajo la ley de Texas, una mujer tendría cerca de dos semanas para darse cuenta de su condición, confirmar el embarazo con una prueba, tomar la decisión de cómo lidiar con el embarazo y acceder al aborto.

Muchas mujeres no rastrean cuidadosamente su periodo, pueden tener ciclos irregulares, o pueden no saber la fecha exacta del inicio de su último periodo, afirman expertos.

Es extremadamente posible y muy común que las personas lleguen a la marca de las seis semanas y no sepan que están embarazadas”.

Jennifer Villavicencio, del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos.

La actividad cardiaca detectada en la ecografía no es un verdadero latido, agregó. Es el resultado de la actividad eléctrica, pero las válvulas del corazón aún no se han formado. Y el sonido no indica que el embarazo sea viable, dijo.

“Obligarlas a enterarse de un embarazo y tomar una decisión sobre cómo manejarlo en un corto periodo de tiempo es contrario a la atención ética”, acusó Villavicencio.

¿HAY EXCEPCIONES PARA VIOLACIÓN?

La ley no hace excepciones para violación o incesto. Sí permite abortos por sazones de salud, pero las excepciones son muy limitadas, al permitir la interrupción sólo si el embarazo podría dañar la vida de la madre o llevar a un “deterioro sustancial e irreversible de una función corporal importante”, señaló Nash.

“Estas son excepciones muy limitadas”, dijo, la redacción de la legislación no cubre todos los casos en los que la salud de una mujer podría estar en riesgo. No obstante, agregó, “los proveedores de salud serán muy conservadores en la interpretación de la ley, porque no quieren cruzar la línea”.

¿NO GARANTIZABA EL ROE V. WADE EL ABORTO?

La ley de Texas prohíbe que los funcionarios estatales la apliquen, un diseño destinado a dificultar su impugnación en las cortes.

Generalmente, una demanda que tiene como objetivo bloquear una ley por ser inconstitucional nombra a funcionarios estatales como acusados.

En cambio, la ley de Texas delega a los ciudadanos privados a demandar a cualquiera que practique un aborto o “ayude e incite” a un procedimiento.

Los demandantes que no tengan ninguna conexión con el paciente o la clínica pueden demandar y llevarse 10 mil dólares, así como recuperar los honorarios legales, si ganan.

Como resultado, la pregunta para la Corte Suprema no es si la ley es constitucional, sino si puede ser impugnada en los tribunales.

¿TIENE AHORA TEXAS LA LEY MÁS RESTRICTIVA EN EU?

Otros estados, incluyendo a Georgia, Misisipi, Kentucky y Ohio, leyes del “palpitaciones” que prohíben el aborto desde que se puede detectar actividad cardiaca durante un ultrasonido.

Esas leyes también restringen los abortos cerca de las seis semanas de embarazos, 18 semanas antes del estándar legal establecido por by Roe v. Wade, que permite la interrupción hasta las 24 semanas. Sin embargo, esas leyes han sido bloqueadas por desafíos legales y aún no se han implementado.

Los proveedores de aborto en Texas estiman que un 85 por ciento de las pacientes que buscan abortos tienen al menos seis semanas de embarazo y éstos les serán negados bajo la nueva ley estatal.

¿CÓMO SURGIÓ LA LEY?

Texas ha sido durante mucho tiempo un importante campo de batalla sobre los derechos y el acceso al aborto, incluida una ley de 2013 que cerró más de la mitad de las más de 40 clínicas de aborto en el estado antes de que fuera bloqueada por la Corte Suprema.

Envalentonados por las victorias en las elecciones de 2020, los republicanos respondieron con una agenda de extrema derecha este año, que incluía flexibilizar las leyes de armas y endurecer aún más las reglas de votación, que ya son de las más estrictas de la nación. Los grupos antiaborto dicen que la nueva ley fue en respuesta a la frustración de los fiscales que se negaron a hacer cumplir otras restricciones al aborto que ya estaban en los libros.

Antes de que el Gobernador republicano Greg Abbott firmara la ley en mayo, los votantes de Lubbock, Texas, aprobaron una ordenanza con la intención similar de prohibir el aborto en la ciudad al permitir que los miembros de la familia demanden a un proveedor de servicios de aborto.

Todavía se está tramitando un caso en la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos. Aunque el momento de la acción futura no está claro.

¿QUIÉNES SERÁN LAS MÁS AFECTADAS?

En Texas, hay 7 millones de mujeres en edad fértil, y la legislación hará que sea más difícil para todas ellas acceder al aborto.

Pero la medida creará obstáculos casi insuperables para ciertas poblaciones vulnerables, dijeron los proveedores de servicios de aborto. Afectará, entre ellas, a las adolescentes, que frecuentemente saben que están embarazadas hasta mucho después; a personas de bajos ingresos, que necesitan conseguir cerda de 550 dólares para pagar el procedimiento; mujeres afrodescendientes e inmigrantes indocumentadas.

En 2019, alrededor del 70 por ciento de los abortos en Texas se realizaron a mujeres de color, según el Instituto Guttmacher.

Además, el estado requiere que las menores obtengan permiso de un padre o tutor para tener acceso a la atención del aborto. Algunos menores deben acudir a los tribunales para hacerlo, lo que se suma a las demoras, dijo Rosann Mariappuram, directora ejecutiva de Jane’s Due Process en Austin, Texas, que ayuda a las adolescentes a abortar.

Kamyon Conner, directora ejecutiva del Fondo de Igualdad de Acceso de Texas, que ayuda a las mujeres de bajos ingresos a pagar los abortos, dijo que estaba particularmente preocupada por el impacto potencial de la nueva ley en las mujeres negras de Texas, que ya enfrentan altas tasas de mortalidad materna.

En tanto, las mujeres que están de forma indocumentada en el país no pueden viajar fácilmente para tener acceso a la atención, agregó Conner, y las mujeres con enfermedades crónicas pueden encontrar un embarazo potencialmente mortal.