Algunos de los elementos que Juana utilizó en esta mesa son: servilletas de lino bordadas, plato base de níquel, velas en forma de esferas, floreros plateados chicos y medianos, pajaritos, árboles plateados de plástico y ramas

Para Juana Domenzain, decorar y acomodar cada uno de los utensilios antes de cualquier reunión es una actividad que no sólo le gusta desde niña, sino que ahora intenta pasar ese amor por los detalles a la siguiente generación.

“Creo que viene mucho de la parte de tradición; lo que viviste en tu casa lo replicarás cuando te cases y tengas hijos, lo vuelves a rescatar”, expresó la diseñadora gráfica.

“Para mí, poner la mesa no es trabajo, es un placer, lo disfruto, gozo y me invento cenas y comidas con tal de poder montarla y usar mis cosas. Siento que es una parte de halagar a tu invitado y hacerlo sentir especial”.

Esta costumbre ahora se ha convertido también en su profesión, pues a finales de 2019, Juana y tres socias más compraron Don Lino, especializada en mantelería y accesorios del hogar.

“Mi sueño había sido tener una empresa, pero cuando vi ésta que está chiquita y tiene mucho de lo que me encanta de diseño y de cosas de casa, nos entusiasmamos, y surgió esta alianza entre mi hermana, Andrea, mi suegra y su hermana y yo”, contó.

"Con este montaje de mesa transmito que mientras est ás cenando, lo que tienes delante de ti te est é contando una historia y que sea parte de un tema de conversaci ón”.

Juana Domenzain, experta en decoración

Además de los adornos en verde y rojo, para Juana este año las decoraciones plateadas son las que vienen en tendencia, pues se trata de accesorios atemporales.

“Lo que más nos gusta es dar elementos plateados o neutrales que puedas combinar con lo que ya tienes. Manejamos mucho el níquel, el cual es un tono que no choca con la plata”, mencionó la egresada de la Universidad Anáhuac México Norte, “estamos trayendo esferas para centros de mesa y mucho follaje, que siempre se puede mezclar”.

Los artículos artesanales, como las servilletas bordadas y las piezas de orfebrería, son también un must para la fanática del arte, pues se trata de piezas únicas que, además, tienen una historia detrás.

“Todos nuestros repujados son de familias de orfebres, quienes llevan una tradición en su elaboración:0 desde factores del clima, espacio, hasta cómo lo hornean; requieren mucha dedicación, detalle y esfuerzo humano, entonces, creo que son productos hechos con el alma”, explicó.

Lo más importante de esta fecha, para ella, es pasarla con seres queridos y que, como en su familia, todos disfruten contribuyendo con el montaje o con los platillos de la festividad, pues dependen el uno del otro.

“Cada vez, la gente está experimentando más y rompiendo reglas, que se me hace divertido. Creo que si quieres decorar la mesa para un bufet o ponerla para sentarte a comer, tiene que ver también qué vas a servir, porque ésta se prepara pensando en el menú”. comentó 

Además de compartir grandes vivencias como hermanas, Juana y Andrea Domenzain unieron su talento en este emprendimiento; Andrea se encarga de escoger algunos de los productos que importan y que son la combinación perfecta para los que fabrican en México.