Los chilenos decidirán el domingo quién será el nuevo Presidente durante los próximos cuatro años, en medio de una tensa polarización política, una economía que muestra señales de sobrecalentamiento y una convención que redacta una nueva Constitución.

A continuación algunos aspectos sobre los comicios que se realizarán el próximo 19 de diciembre:

¿DE QUÉ SE TRATA LA ELECCIÓN?


Tras la primera vuelta electoral celebrada el 21 de noviembre, el conservador José Antonio Kast y el izquierdista Gabriel Boric lograron la mayor cantidad de votos, lo que les dio el derecho a medirse en el balotaje, que se gana por mayoría de sufragios.

El ex congresista Kast, vinculado con simpatizantes del fallecido dictador Augusto Pinochet, tendrá que ver si puede mantener la preferencia sobre el diputado y ex líder estudiantil Boric, que representa a una coalición de izquierda entre el Frente Amplio y el Partido Comunista.

¿QUIÉN GANARÁ?

Las primeras encuestas realizadas tras la primera vuelta daban a Boric una holgada ventaja para imponerse en el balotaje, pero otras mediciones posteriores han mostrado un cierre de la brecha llegando incluso a un empate técnico con Kast.

De acuerdo con la encuesta más reciente de Atlas Intel, Kast tiene un 48.5 por ciento de las preferencias frente a Boric, que figura con 48.4 por ciento.

En un estudio previo de la misma firma, Kast figuraba con 38.7 por ciento de las preferencias frente a Boric, con 41por ciento.

Creo que después de la primera vuelta, en la misma noche uno entendía de una forma racional qué tenía que hacer cada uno de los candidatos. El mensaje era claro, y creo que Boric entendió ese mensaje con mayor rapidez y nitidez de lo que lo hizo Kast".

Kenneth Bunker, director de la consultora Tresquintos.

RELACIÓN CON EL CONGRESO


Uno de los temas que dio tranquilidad a los mercados tras la primera vuelta electoral fue la división casi balanceada del Congreso entre las fuerzas de izquierda y derecha. Eso asegura que, independiente de quién gane, no podrá impulsar propuestas demasiado radicales.

La conformación contrasta con el resultado de la elección de miembros de la asamblea que redacta una nueva Constitución, donde independientes y fuerzas mayormente de izquierda lograron mayoría.

Quien resulte electo “va a tener que enfrentar un Congreso distinto al actual, un congreso más equilibrado, casi partido en dos mitades y por lo tanto probablemente el programa de gobierno de cualquiera de los dos no va poder implementarse tal como fue diseñado”, dijo Marco Moreno, director de la escuela de Gobierno de la Universidad Central de Chile.

¿QUÉ PASARÁ CON LA NUEVA CONSTITUCIÓN?

Sea quien sea el próximo Presidente tendrá en su primer año de Gobierno un referendo para que los chilenos aprueben o rechacen el texto de la nueva carta magna. De resultar aprobada, tendrá además que acoger los cambios legales que considere la legislación.

Los expertos consideran que el ganador de la elección influirá directamente en la forma en que legislará la convención, que debatiría contenidos sobre la extensión de los mandatos presidenciales o el equilibrio de poder con el Legislativo, por ejemplo.

GOBERNABILIDAD

Bunker además mostró preocupación porque la “base honesta” del electorado de cada candidato no alcanzó ni siquiera los 2 millones de votos, mientras la mitad del electorado no acudió a las urnas.

Con esto, los aspirantes del balotaje obtuvieron en la primera vuelta un cuarto de los sufragios de la mitad que efectivamente acudió a los comicios.

“Incluso si superan el 50 por ciento (de los votantes), esos votos van a ser prestados, entonces la gobernabilidad igual va a ser complicada”, señaló.