La Navidad del 2016 fue incomparable para la afición de Tigres, cuando el equipo sumó su quinto título de Liga ante el América. A cinco años del hecho, repasa algunos datos de aquella noche.

 

¿Por qué en Navidad?

El calendario de la Liga MX se extendió hasta las festividades decembrinas luego de que el América disputara el Mundial de Clubes en Japón, donde quedó en cuarto lugar.

Y 18 días después...

Para que se jugara la ida de la Final del Apertura 2016, los Tigres tuvieron que esperar 18 días, aunque no perdieron el ritmo. En el primer capítulo, los felinos se habían adelantado con un gol de André-pierre Gignac, que luego salió por un esguince cervical; Bruno Valdez igualó el juego.

Vuelta intensa

En los 90 minutos, ambos equipos lucharon, pero no hicieron goles por lo que el campeón se tuvo que decidir en la prórroga. Edson Álvarez puso adelante a los azulcremas al 95′ y tiempo después, al 105′, Gignac y el técnico Ricardo La Volpe iniciaron un conato de bronca que terminó con las expulsiones de Paolo Goltz y Ventura Alvarado, del América, y José Rivas, de Tigres.

"Sí, gustan estos partidos así (calientes) porque así se juegan, con el corazón. Le ganamos al árbitro, al equipo de ellos, a todos".

Guido Pizarro

El milagro de Jesús Dueñas

Sin Jorge Torres Nilo ni José Rivas en la cancha, los felinos perdían esperanza minuto a minuto que transcurría del desenlace de la prórroga, hasta que llegó Jesús Dueñas a rematar un centro de Jürgen Damm para igualar el encuentro y mandar la definición a penales.

Feliz Nahuidad

En los penales, Nahuel Guzmán no se dejó intimidar y detuvo los tres disparos de los americanistas para darle a los felinos su quinto título.

"Te toca acertar y a veces no. Hoy por suerte me tocó adivinar, pero no hay héroes, esos están en otro lado. No hay secreto, hasta los 15 años no atajaba y hoy estoy muy contento".

Nahuel Guzmán