Gerardo de la Torre nació en Oaxaca en 1938. Tomada de @bellasartesinba

Narrador, guionista y maestro de generaciones, De la Torre es recordado por novelas como la mítica Muertes de Aurora, por su militancia en el Partido Comunista Mexicano y por haber combinado la escritura con su trabajo como obrero durante casi 20 años en la Refinería 18 de Marzo.

Un retrato de la degradación política, pero también de las relaciones humanas, a través de las historias de varios trabajadores petroleros. Foto tomada de @Revista_Memoria

A inicios de su carrera fue integrado a la llamada Literatura de la Onda, junto con su entrañable amigo José Agustín y autores como Gustavo Sainz y Parménides García Saldaña, pero, a pesar de esta filiación inicial, la obra literaria del autor, que arrancó con el volumen de cuentos El otro diluvio (1968) y la novela Ensayo general (1970), se ha extendido más allá de los temas y formas que identifican a este grupo literario.

Lo que a Gerardo le interesa o lo que nos entrega en sus cuentos y novelas es el alma del ser humano, a pesar de que se le ha querido encasillar como un escritor de 'tendencia social' o como un narrador de 'La onda'. Nada más absurdo".

Silvia Molina, en la introducción
al Material de Lectura
de la UNAM dedicado a De la Torre

 

Fue también un prolífico guionista y estudioso del movimiento obrero mexicano. Su trabajo mereció premios como:

  • Premio Nacional de Novela del Cincuentenario de la Expropiación Petrolera 1988 por Hijos del águila.
  • Premio de Cuento La Guadalupana 1991 por El ejecutor
  • Premio Nacional de Novela José Rubén Romero 1992 por Los muchachos locos de aquel verano.
  • Premio de Guión Inédito en el Festival Cinematográfico de La Habana 1997 por Los niños de Morelia 
    (en colaboración con Felipe Cazals). 
  • Premio Nacional de Novela Breve Rosario Castellanos 2009 por Nieve sobre Oaxaca.
 

De la Torre, nacido en una familia de tradición petrolera, llevó su convicción literaria de juventud a la par con su trabajo como mecánico en la refinería de Azcapotzalco, hecho que le granjeó el apodo -ideado por María Luisa “La China” Mendoza- de
  “El obrerito mundial”.

Por más de dos décadas combinó su trabajo como mecánico en la Refinería 18 de Marzo con las letras. "La China" Mendoza lo apodaría por ello "El obrerito mundial". Imagen: Mediateca INAH.

Se aventuró en varios géneros, entre ellos:

Para conmemorar su natalicio, la FIL de Minería lo recordó el 15 de marzo de 2017 con esta ilustración.

BIOGRAFÍA

  • Gerardo de la Torre. De cuerpo entero (UNAM / Corunda, 1990).
  • Pedro hijo de Pedro (UdeG, 2006).
  • Vicente Leñero: Vivir del cine (UdeG / FICG, 2007).
  • Ernesto Gómez Cruz, la pasión del actor (UdeG / FICG, 2013).

CRÓNICA

  • Ruiz Massieu: el mejor enemigo (Colectivo. Planeta, 1995).
  • La nota roja 1990-1994 (en colaboración con Rafael Ramírez Heredia. Grupo Editorial Siete, 1996).
  • Crónica de una ciudad ganada (Colectivo.
    Diana, 1999).
  • Turismo de aventura en La Tarahumara
    (
    Sedesol / Fonaes, 1999).

CUENTO

  • El otro diluvio (1968)
  • Viejos lobos de Marx (1981)
  • Relatos de la vida obrera (1988)
  • Tobalá y otros mezcales oaxaqueños (1998)
  • De amor la llama (2001)
  • La casa del mono y otros crímenes (2002)

NOVELA

  • La línea dura (1971)
  • Hijos del águila (1989)
  • Morderán el polvo (1999)
  • La descendencia del mayor Julio Novoa (2015)
  • La muerte me pertenece (2015)

A inicios de los 60, participó en los Cafés Literarios de la Juventud y en la publicación Búsqueda junto con autores como José Agustín, Elsa Cross, René Avilés Fabila y Alejandro Aura, quienes después entraron al taller literario de Juan José ArreolaJosé Agustín solía contar que, a pesar de mostrar su talento desde muy temprano, De la Torre fue corrido del taller por Arreola cuando descubrió -y se sirvió- de la reserva privada de ron del maestro, una anécdota que lo pintaba como el brillante y desparpajado escritor que fue. 

Respeto y cariño para un gran escritor, Gerardo de la Torre (1938-2022), quien hizo una obra literaria sólida y honesta desde su experiencia como obrero. Fue el hermano mayor de mi padre, #JoseAgustin, en el terreno de la escritura. Adiós, Gerardo, y abrazos a @yol_delatorre

Jesús Ramírez Bermúdez en Twitter
José Agustín y Gerardo de la Torre. Tomada de @JRBneuropsiq

En el 2018, cuando presentó en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes su antología de cuentos La vida rápida, Gerardo de la Torre aprovechó para reiterar su consejo a los autores principiantes: “Quieren hacer algo en este medio: ¡chínguenle!“.

Gerardo de la Torre fue profesor de narrativa en la Escuela de Escritores de la SOGEM. Imagen de la Secretaría de Cultura.