Guardar reposo

El confinamiento a raíz de la pandemia de Covid-19 ocasionó un incremento del sedentarismo y la reducción de la actividad deportiva; aunque muchas personas aumentaron el volumen de ejercicio en casa.

  • Quizá por ello interrumpir la rutina resulte inconcebible, aun contagiado; expertos piden tener en cuenta que:

1

El sistema inmune requiere de energía para concentrarse en eliminar al virus y en generar inmunidad de memoria.

2

Cuando hay una infección viral, hay muerte de células infectadas, con un costo energético para el cuerpo.

3

Se requiere reposo para poder recuperar y restablecer tejidos, sobre todo en mucosas.

"Entonces, no es para nada recomendable hacer ejercicio teniendo Covid. Si nosotros no le damos ese espacio a nuestro sistema inmune para recuperar y reestablecer el equilibrio en nuestro cuerpo, muy probablemente nos vayamos a tardar más en recuperarnos".

Vanessa López Guerrero, inmunóloga viral

Además, cabe recordar que la infección por SARS-CoV-2 está lejos de ser una simple gripa o mal respiratorio, pues sus efectos y secuelas son de carácter sistémico. En cuanto a lo cardiovascular, puede ocasionar:

  • Miocarditis
  • Síndrome coronario agudo
  • Arritmias
  • Eventos trombóticos

"Puesto que no sabemos las consecuencias a largo plazo, lo mejor aún es mantener reposo moderado inclusive cuando las manifestaciones (de la enfermedad) son leves. Por lo mismo, el ejercicio deberá empezar paulatinamente, al menos una semana después de la recuperación".

Alejandro Macías, infectólogo

Sugerencias

  • Abstenerse de hacer cualquier tipo de esfuerzo los primeros cinco días de la infección.
  • Para aminorar la pérdida de condición física, mantener cierta movilidad, como caminar dentro de casa
  • Evitar dietas restrictivas, y alimentarse balanceadamente.

Mantenerse activo

Para nadie es un secreto que la práctica regular de actividad física a diferentes volúmenes beneficia el sistema inmune, además de ser un factor preventivo y terapéutico de muchas patologías de riesgo cardiovascular. 

"La realización de ejercicio parece reducir la mortalidad por Covid en casi un 40 por ciento".

Ignacio Hernando e Ignacio Vázquez, educadores deportivos

La fórmula

Los fundadores de PíldoraBreve, canal de divulgación científica, refieren las recomendaciones mínimas en cuanto a la realización de actividad física que la OMS actualizó hace poco más de un año:

Toma nota

La realización de 150 minutos de actividad física moderada o 75 minutos de actividad física vigorosa + 2 días de entrenamiento de fuerza = 30% menos complicaciones asociadas a la enfermedad.

¿Entonces, sí o no se recomienda el ejercicio?

En general, sí. Tiende a favorecer la recuperación. 

Pero se deben tener en consideración síntomas como:

  • Debilidad muscular
  • Fatiga
  • Pérdida de la capacidad cardiorrespiratoria

Lo ideal

  • Realizar el ejercicio en intensidades bajas.
  • En entrenamiento de fuerza, utilizar cargas menores.
  • Escuchar a tu cuerpo y no probar cosas nuevas: darle pequeñas dosis de lo ya conocido.

El riesgo

  • Si la actividad física es muy alta puede deprimir el sistema inmune, lo cual generaría el efecto contrario al deseado.
  • Afecciones cardíacas que podrían darse posteriormente y pueden verse agravadas por un exceso de intensidad.

¿Cuándo ejercitarse con seguridad?

Una recomendación en la que coinciden especialistas es: cuando se ha permanecido sin síntomas durante 7 días, se puede comenzar a reanudar la actividad física.

¡Claves para garantizar un retorno sin complicaciones!

  • Hacerlo de manera lenta, gradual y escalonada: empezar al 50 por ciento del volumen acostumbrado.
  • No deben existir síntomas infecciosos.
  • En caso de patología previa pulmonar o cardiovascular, consultar al médico incluso si la enfermedad fue leve. 
  • Si se ha documentado daño miocárdico se deberá evitar hacer ejercicio desde tres a seis meses.

Para personas que tuvieron cuadros moderados o graves de Covid, lo preferible es retomar la rutina física bajo la guía del médico que da seguimiento extrahospitalario al caso, e idealmente en un programa de rehabilitación cardiopulmonar.

Debido a la incertidumbre de la posible evolución y complicaciones después de la infección por SARS-CoV-2, se recomienda realizar una evaluación exhaustiva con: 

  • Historia clínica
  • Amplia semiología de los síntomas actuales
  • Exploración física
  • Electrocardiograma en reposo

También puede ser necesario contar con:

  • Una telerradiografía de tórax
  • Prueba de esfuerzo
  • Pruebas de función pulmonar
  • Ecocardiograma transtorácico

¡Alerta!

Las contraindicaciones para el ejercicio serían presentar síntomas como inestabilidad pulmonar o hemodinámica, o presencia de arritmias, lo cual implicaría suspender y reevaluar el caso de manera más profunda.

"Siempre hay que escuchar a nuestro cuerpo: si nos pide que paremos, paramos; no tratar de recuperar el tiempo perdido en uno o dos días. Eso puede ser contraproducente y hacer que la recuperación sea más tardía".

Vanessa López Guerrero, inmunóloga viral

FUENTES: Vanessa López Guerrero, inmunóloga viral / Alejandro Macías, infectólogo / Joseph Varon, médico / Ignacio Hernando e Ignacio Vázquez, educadores físico deportivos / “Retorno al ejercicio después de COVID-19. Posicionamiento de la Sociedad Mexicana de Cardiología”. Con imágenes de Pexels.com