Desacelera inflación, pero el limón se dispara

A pesar de que la inflación general anual se desaceleró de 7.36 a 7.07 por ciento durante enero de 2022, el limón subió 68.77 por ciento mensual y se llegó a comercializar hasta en casi 100 pesos por kilo a granel en algunas ciudades del País, de acuerdo con datos del Inegi.

Además, fue el producto genérico con la mayor incidencia en el primer mes del año, con un peso de 0.113 puntos. La incidencia se refiere a la contribución en puntos porcentuales de cada componente del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) a la inflación general.

Evolución del precio del limón

Área metropolitana Ciudad de México

Guadalajara, Jalisco

Monterrey, Nuevo León

Otros productos que subieron

Además del limón, estos fueron los productos con mayor aumento mensual en su precio.

  • Papa y otros tubérculos 15.49% mensual
  • Plátanos 12.07%
  • Aguacate 11.45%
  • Cigarrillos 4.46%
  • Pollo 4.44%

Los que más bajaron

  • Transporte aéreo -38.98% mensual
  • Jitomate -32.69%
  • Chile serrano -26.79%
  • Tomate verde -26.45%
  • Otros chiles frescos -17.83%

Inflación subyacente no cede

La inflación subyacente acumuló 14 meses consecutivos con incrementos en enero pasado al aumentar a 6.21 por ciento anual, su mayor lectura desde septiembre de 2001.

El índice subyacente se obtiene eliminando del cálculo del INPC los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles, como los agropecuarios, frutas y verduras, y los energéticos, electricidad y gasolina.

Es considerado un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios y sirve para proyectar la inflación a largo plazo.

Presiones externas

Las presiones inflacionarias provienen principalmente del exterior ante las disrupciones en las cadenas de suministro, alzas en precios de energéticos y escasez de productos, señaló Gabriela Siller, directora de análisis Económico y Financiero de Banco BASE.

Agregó que a nivel local, la gran entrada de remesas pudiera estar ocasionando un incremento del circulante.

Al respecto, el subgobernador de Banxico Jonathan Heath proyectó que la inflación subyacente debería llegar a un nivel máximo durante febrero o marzo para posteriormente empezar una trayectoria descendente.

La inflación subyacente debe llegar a un nivel máximo en algún momento dado en el primer trimestre, yo diría febrero o marzo, para de ahí empezar una trayectoria a la baja, una nueva trayectoria descendente, pero muy difícil, no muy rápido. No va a ser algo muy fácil. Pero sí debemos ver una trayectoria a la baja.

Jonathan Heath, subgobernador de Banxico

Además, estimó que la inflación general anual cerraría 2022 en un nivel cercano a 4 por ciento para converger a mediados de 2023 en 3 por ciento.

¿Tu bolsillo ha resentido el aumento en el precio del limón?

Déjanos un comentario.

Información: Inegi.

Realización: Sergio Ángeles

¡Síguenos en @reformanegocios!