La falta de material quirúrgico en el Hospital General Balbuena provoca que los pacientes esperen más de tres meses hospitalizados para ser operados.

CAMBIO ADMINISTRATIVO

Hasta agosto de 2021, las personas que requerían una cirugía podían comprar el material directamente con los proveedores al interior de los nosocomios, aunque, en algunos casos, estos no entregaban comprobante por la compra. 

Familiares de los pacientes señalaron que la práctica se prestaba a un negocio en el que los médicos también recibían parte de las ganancias. 

Por ese motivo, la Secretaría de Salud (Sedesa) de la Ciudad de México decidió cambiar las políticas de adquisición del material y, desde entonces, se comprometió a conseguir los insumos. 

Sin embargo, lejos de solucionar la problemática, los tiempos de espera para que un paciente sea operado empeoraron. 

El largo tiempo que pasan los enfermos hospitalizados ha provocado que se infecten de Covid-19, advirtieron enfermeras del inmueble. 

A la fecha, la Sedesa no se ha pronunciado ante la problemática.

PORFIRIO HERNÁNDEZ

ESCUCHA AQUÍ EL TESTIMONIO DE PORFIRIO HERNÁNDEZ

Porfirio Hernández, lleva más de tres meses esperando que lo operen de fractura en ambos pies.

Tras caer de una azotea, fue hospitalizado el 17 de octubre en el Hospital Balbuena.

Hernández se fracturó ambos pies, por lo que necesita de la operación. Su familia hizo el trámite para que el Hospital se encargara de conseguir las placas y los 40 tornillos que requiere. Las semanas pasaron y el material nunca llegó

Ante el cansancio por la espera, Porfirio y sus familiares tramitaron el alta hospitalaria. Ésta ocurrió el 30 de diciembre. Porfirio salió sin recibir la operación. 

Hernández inició una denuncia por negligencia médica en contra del Hospital, así como una queja en la Comisión de Derechos Humanos de la Capital.

Siempre me decían que nosotros no podíamos traer el material, pero que aquí me operaban y que aquí ponían todo; al final de cuentas no me operaron y ya soldaron mal mis huesos y yo no puedo caminar y de mí depende mi familia".

Porfirio Hernández, paciente

AARÓN CAMPOS

Aarón Campos fue llevado inconsciente al Hospital General Balbuena por la fractura de tibia y peroné que sufrió tras caer de una motocicleta.

El joven de 24 años fue hospitalizado el 19 de diciembre de 2021.

Sus familiares acataron las políticas del inmueble y tramitaron un oficio para que el Hospital adquiriera un tornillo y seis clavos que necesitaba para ser operado.

Los días pasaron y el material nunca llegó. Los propios doctores del Balbuena le recomendaron buscar otro hospital, debido a que carecen de insumos.

Así, Aarón fue dado de alta el 2 de enero y fue llevado a un hospital particular, donde por fin fue operado de la fractura.

Era muy intenso el dolor, pero ellos decían 'no podemos darte nada, no tenemos material, no tenemos medicamento', hasta los mismos doctores desprendían de su bolsa para darte un Ibuprofeno".

Aarón Campos, paciente

JOSÉ

José padeció la falta de material en el Hospital La Villa.

El hombre se fracturó el hombro tras caer desde una azotea. Fue hospitalizado en el Hospital La Villa el 8 de diciembre de 2021.

Su familia inició un trámite para que el Hospital se encargara de conseguir el material quirúrgico, pero los trabajadores lo dieron de alta “transitoria” el 16 de diciembre porque no cuentan con los insumos.

Que el material todavía no había llegado y que cuando llegara, me hablaban, pero mi desesperación es que ya es mucho tiempo".

José, paciente

SIN SEGURO

Xavier Tello, analista en políticas de salud y autor del libro La Tragedia del Desabasto, planteó que la desaparición del Seguro Popular tuvo un impacto en la estrategia de Salud del Gobierno de la Ciudad de México.

Con anterioridad, había casos en que el Seguro Popular podía comprar material clínico y cobrar cuotas de recuperación a los pacientes que carecían de afiliación a alguna dependencia de Salud.

Tienes a familiares de pacientes desesperados, te das cuenta de que están entre la espada y la pared, el Gobierno no te da, pero te prohíbe que consigas, ponen entre la espada y la pared al paciente, ahora resulta que tengo a mi familiar que está internado y tiene semanas o meses que no lo pueden operar".

Xavier Tello