Graciela Mestre Martínez

(1915-2022)

Nacida en 1915, Graciela Mestre Martínez fue hija del matrimonio formado por Eduardo Mestre y Débora Martínez, con quienes disfrutó de una infancia feliz al lado de sus 13 hermanos.

Su compañero de vida fue Manuel Senderos, fundador de Grupo DESC, empresa industrial e inmobiliaria, quien falleció a los 92 años, en 2009. De la mano de él crió a sus cinco hijos, Manuel, Eduardo, Fernando, Lucía y Graciela.

(Atrás) Manuel, Marco Antonio, Eduardo y Déborah Mestre con Déborah Martínez, Eduardo, Héctor y Humberto Mestre. (Adelante) Dolores, Martha, Margarita, Guadalupe y Graciela Mestre

Una de las tragedias más fuertes que vivió fue el deceso de Manuel y Eduardo, quienes sufrieron un accidente aéreo en 1973, por lo que el más pequeño, Fernando, tomó las riendas de la empresa familiar.

Con más de un siglo de vida, demostró su pasión por la espiritualidad, altruismo y apoyo a los jóvenes en su crecimiento académico, hecho que confirma su preocupación por las nuevas generaciones del País.

Tras identificar la necesidad de un espacio con un buen nivel académico, en el que se enseñaran valores y una formación católica a las niñas, junto a un grupo de creyentes católicos formó un Patronato, que fue el responsable de fundar el Colegio del Bosque durante el ciclo escolar 1974-1975.

En noviembre de 2014, los nietos e hijos de Graciela festejaron sus 99 años
Foto: @andygomezs

Ese equipo estuvo integrado por Graciela y su esposo, por Jaime de Haro, Guadalupe Lebrija, Jaime y Guadalupe Arrangoiz, Manuel Riveroll, Joaquina Meade, José del Río, Lourdes Zamacona, Margarita Orvañanos, Álvaro Lebrija, Alfonso Serrano y Guadalupe Mestre.

Posteriormente, en 1993, con algunas de las mujeres de esa agrupación creó la Fundación Ayuda y Solidaridad con las Niñas de la Calle, I.A.P., con la finalidad de que las pequeñas sin hogares tuvieran un lugar para crecer y oportunidades para salir adelante.

En 1998, en una entrevista para Reforma, don Manuel confirmó el espíritu de bondad de su esposa, al relatar que acostumbraba escribir reflexiones morales y espirituales, así como consejos para la vida.

En 2015 cumplió 100 años y su nieta, Andy Gómez, compartió la celebración en su perfil de Instagram.
Foto: @andygomezs

Quienes la conocieron aseguran que deja un legado de solidaridad por la infancia de México y el recuerdo de un gran corazón que no sólo vio por sus seres queridos, sino también por todos aquellos que lo necesitaran. Descanse en paz.

"Una gran mujer, con un enorme sentido altruista, que fue un pilar para la Fundación AyS".
ANA PAULA DE HARO,
miembro del Patronato de la fundación AyS
"Gracias al legado de la señora Graciela, hoy, en Ayuda y Solidaridad, hemos apoyado a más de mil 100 niñas, adolescentes y jóvenes para que sean agentes de cambio y rompan con el ciclo de violencia del cual vienen. La honramos en nuestra labor diaria al brindar hogar para que nuestras pequeñas vuelven a soñar".
LETICIA BECERRIL,
directora de la Fundación AyS
"Su sencillez y amor marcaron el inicio y corazón de esta obra, la cual da una oportunidad a cada niña que ahí vive para recuperar la infancia segura y acompañada, a la que todos tenemos derecho. Esto también fue gracias al apoyo de Manuel, su marido. Al Patronato nos deja un gran ejemplo y responsabilidad de seguir velando por nuestras pequeñas".
ANA DEL RÍO,
presidenta de la Fundación AyS
Graciela, una de las fundadoras de esta gran obra, destacaba por su sencillez, amor y preocupación del futuro de las niñas; siempre estuvo presente y apoyando en todo lo que se necesitaba. La extrañaremos mucho”.
MARTHA ARRANGOIZ,
integrante del Patronato de la Fundación AyS

Agradecimiento total

Personas que recibieron apoyo de la Fundación Ayuda y Solidaridad con las Niñas de la Calle I.A.P. reconocen la labor de doña Graciela.

Graciela Mestre: En memoria de cada una de las niñas que aquí vivimos, estará presente en nuestro corazón y vida. Gracias por fundar una casa como Ayuda y Solidaridad y pensar en las niñas. La queremos”.

MARELIN DÁNAE YÁÑEZ, joven de 17 años que vive en la Fundación AyS Tweet

Su esposo y ella fueron colaboradores comprometidos. Doña Graciela visitaba la asociación y siempre daba su apoyo, fue una mujer de buenos sentimientos, gran respeto y generosidad.

LEONARDO HERNÁNDEZ, trabajador de la Fundación AyS desde hace 19 años