Las llamas comenzaron a propagarse en el Mercado San Juan de Dios pasadas las 2:00 horas del jueves; rápidamente se extendieron por los tres niveles de la estructura.

Desde la madrugada los elementos de Protección Civil y Bomberos de Guadalajara, en coordinación con sus similares del Estado, de Tlajomulco, de Tonalá, de Tlaquepaque y de Zapopan combatieron las llamas.

Los equipos de emergencias, lograron controlar el primer nivel del mercado, sin embargo, las llamas seguían en los dos niveles superiores.

Tras horas de trabajo colaborativo, en el que se sumó un aproximado de 430 oficiales, se logró controlar el fuego.

Otras corporaciones que trabajaron fueron la Guardia Nacional (GN), los Servicios Médicos Municipales; la Cruz Roja; el Sistema de Atención Medica de Uregencia (SAMU), así como la Comisión Federal de Electricidad (CFE), quienes cortaron el suministro eléctrico.

INCERTIDUMBRE ENTRE LOCATARIOS

La voz se corrió más rápido que el fuego en el Mercado Libertad San Juan de Dios.

Minutos después de que se extendieran las llamas empezaron a llegar los locatarios. Unos tomaron Uber, otros llegaron con su coche propio y algunos hasta utilizaron la fuerza de sus piernas para arribar.

Los que llegaron durante la madrugada todavía vieron las llamas extenderse en los tres pisos del mercado.

El área de comida quedó prácticamente carbonizada.

"Sorprendido, pues... ya los bomberos ya habían sofocado casi todo, nomás les faltaba un poco más, pero ya casi ya habían apagado todo. Estaba cabrón, el fuego alto, imagínate la mercancía, la ropa",

contó Juan Sepúlveda, quien vende ropa desde hace cinco años y vive en Tonalá.

Desde su llegada, autoridades descartaron personas lesionadas, aunque reconocieron que las afectaciones materiales eran cuantiosas.

El Alcalde de Guadalajara, Pablo Lemus, entabló diálogo con locatarios para trazar una ruta que les permitiera abrir sus locales lo más pronto posible.

Siete horas después de que empezó el fuego ya se arremolinaban cientos de comerciantes en el cruce de Avenida Javier Mina y Cabañas, así como en Cabañas y Dionisio Rodríguez.

El rostro de los trabajadores reflejaba incertidumbre y temor; tenían los ojos llorosos y algunos la mirada perdida.

"Más que nada es que nos dejen trabajar, lo material como quiera se recupera",

reflexionaba Pedro, otro de los comerciantes.

SALDO PRELIMINAR

De manera preliminar,  el Alcalde Pablo Lemus habló de un conteo inicial de 350 cortinas dañadas, aunque no se sabe si los locales tuvieron afectación al interior.

Posteriormente la Coordinación de Bomberos informó que el número preliminar de locales dañados ascendía a 384.

Lemus señaló que ya se ha tenido diálogo con los locatarios y se buscará apoyarlos de manera económica.

“Sabemos que muchos viven al día y el hecho de que este mercado vaya a estar cerrado, no sabemos todavía cuánto tiempo, necesitamos antes que nada valorar la situación al interior del mismo, de la estructura y de los techos del mercado (…) y mientras se encuentre cerrado, claro que los comerciantes necesitan apoyo”, dijo.

Información: Fernanda Carapia y Enrique Aguirre

Fotos y videos: Raúl Zepeda, Enrique Aguirre, Ángel Llamas y Cortesía