Human Rights Watch documentó varios casos en los que el Ejército ruso cometió violaciones a las leyes de guerra durante su ofensiva en Ucrania, lo que podría implicar crímenes de guerra.

El reporte de HRW está basado en incidentes contra civiles en áreas que estaban ocupadas por Moscú en Ucrania, incluyendo Chernígov, Járkov y zonas de Kiev, durante el periodo del 27 de febrero al 14 de marzo de 2022.

Entre los casos hay violaciones sexuales, ejecuciones sumarias y uso de la violencia contra civiles. HRW también encontró pruebas de que los soldados rusos estuvieron implicados en saqueos de propiedades.

A continuación un resumen de los casos y una explicación de las leyes de los conflictos y de cómo se persiguen los crímenes de guerra.

Los casos que documentamos equivalen a una crueldad y una violencia deliberadas e indescriptibles contra los civiles ucranianos. La violación, el asesinato y otros actos violentos contra personas bajo la custodia de las fuerzas rusas deben investigarse como crímenes de guerra”.

Hugh Williamson, director para Europa y Asia Central de Human Rights Watch.

¿QUÉ LEYES RIGEN EN LA GUERRA?

HRW explicó en su informe que todas las partes en el conflicto armado en Ucrania están obligadas a cumplir con el derecho internacional humanitario, que también se conoce como las leyes de la guerra.

En esto se incluyen los Convenios de Ginebra de 1949, ratificados tanto por Rusia como por Ucrania, el Primer Protocolo Adicional a los Convenios de Ginebra y el derecho internacional consuetudinario. Además, ambos lados están sujeros al derecho internacional de ocupación y a los protocolos de derechos humanos, vigentes en todo momento.

Las normas están dirigidas a proteger a las personas que no participan en la lucha y a quienes sean incapaces de seguir combatiendo, entre ellos civiles como médicos y personal de enfermería, soldados heridos y prisioneros de guerra. Los tratados y protocolos establecen quiénes pueden ser atacados y con qué tipo de armas. Ciertas armas están prohibidas, entre ellas los agentes químicos y biológicos.

Las leyes de la guerra prohíben el homicidio intencional, la violación y otros tipos de violencia sexual, la tortura y el trato inhumano de combatientes capturados y civiles bajo custodia. También está prohibido el saqueo. Si alguien ordena o comete deliberadamente estos actos sería responsable de crímenes de guerra.

Rusia tiene la obligación legal internacional de investigar imparcialmente los presuntos crímenes de guerra cometidos por sus soldados".

Hugh Williamson, director para Europa y Asia Central de Human Rights Watch.

¿CÓMO SE DETERMINA UN CRIMEN DE GUERRA?

Las así llamadas “infracciones graves” de las convenciones que constituyen crímenes de guerra incluyen muertes deliberadas, así como destrucción extensa y apropiación de propiedad que no se justifique por una necesidad militar. Otros crímenes de guerra incluyen el ataque deliberado a civiles, el uso desproporcionado de la fuerza, la utilización de personas como escudos humanos y la toma de rehenes.

La Corte Penal Internacional también persigue los crímenes de lesa humanidad cometidos en el contexto de “un ataque generalizado o sistemático contra cualquier población civil”. Estos incluyen asesinato, exterminio, traslado forzoso, tortura, violación y esclavitud sexual.

La manera más probable para que Putin pudiera ser señalado como criminal de guerra sería mediante la doctrina jurídica ampliamente reconocida de la responsabilidad de mando. Si los comandantes ordenan o incluso saben o están en posición de saber sobre crímenes y no hacen nada para impedirlos, pueden ser considerados jurídicamente responsables.

Los comandantes deben reconocer que el hecho de no tomar medidas contra el asesinato y la violación puede hacerlos personalmente responsables de los crímenes de guerra como una cuestión de responsabilidad del mando”.

Hugh Williamson, director para Europa y Asia Central de Human Rights Watch.

VIOLACIÓN SEXUAL EN JÁRKOV

Una mujer de 31 años, a quien HRW identifica como Olha, denunció que un soldado ruso la violó repetidamente en una escuela en la región de Járkov donde ella y su familia se refugiaban de los bombardeos.

La violación ocurrió el 13 de marzo en Malaya Rohan, un pueblo en la región de Járkov que Rusia controlaba desde el 25 de febrero.

Un soldado ruso llegó a la escuela donde se ocultaban, la llevó a un salón de clases en el segundo piso, le apuntó su arma y le dijo que se desnudara.

“Me dijo que le diera sexo oral. Todo el tiempo sostuvo el arma cerca de mi sien o me la puso en la cara”, contó la mujer a HRW. “Disparó dos veces al techo y dijo que era para darme más ‘motivación'”.

Después la violó y luego le dijo que se sentara en una silla. Olha preguntó al soldado ruso si podía vestirse, pero éste le dijo que solo podía ponerse la blusa, no los pantalones ni la ropa interior.

Luego volvió a violarla, le puso un cuchillo en la garganta y le hizo cortes en el cuello y la mejilla. La golpeó en la cara con un libro y la afobeteó repetidamente. HRW revisó dos fotografías que mostraban las heridas y hematomas que le hizo el soldado.

EJECUCIÓN EN CHERNÍGOV

En uno de los casos documentados por HRW, las fuerzas rusas detuvieron el pasado 27 de febrero a seis hombres en Chernígov y luego los ejecutaron, según los familiares de las víctimas.

Ese día, una columna de vehículos blindados rusos entró en la ciudad de Staryi Bykiv, en la región de Chernígov. Las familias contaron a HRW que los soldados rusos iban de puerta en puerta y sacaron a seis hombres de sus casas.

“Se llevaron a mi hijo, Bohdan (29 años), y a mi cuñado, Sasha (39 años). Estábamos en el sótano, así que no vimos. Salieron a fumar”, contó Viktoria, la madre de Bohdan. “Luego, nuestro vecino corrió y dijo que los vio llevándose a Bohdan y Sasha, y a algunos otros muchachos”.

Viktoria corrió a la calle, fue a un puesto de control ruso para preguntar qué había pasado. Le dijeron que no se preocuparan, que solo los asustarían un poco. Caminó unos 50 metros y luego escuchó disparos. Al día siguiente salieron a la calle y encontraron los cuerpos de su hijo y su cuñado junto a un edificio.

“Estaban acostados ahí. Había disparos en sus cabezas. Tenían las manos atadas a la espalda. Miré el cuerpo de mi hijo, sus bolsillos estaban vacíos, no tenía su teléfono, ni llaves ni documentos”, recordó Viktoria.

EJECUCIÓN EN BUCHA

En otra ocasión, el 4 de marzo en Bucha, a las afueras de Kiev, soldados rusos obligaron a cinco hombres a arrodillarse a un lado de la carretera, les quitaron las chamarras y le dispararon a uno de ellos.

Una maestra que presenció el asesinato narró los hechos a HRW. Mientras se refugiaba en un sótano con sus dos perros, la mujer esuchó disparos y golpes en la puerta principal. Luego soldados rusos le dijeron que saliera y se la llevaron a una plaza, junto con otras 40 personas. Tomaron sus teléfonos, revisaron sus documentos y preguntaron si pertenecían a fuerzas de defensa territoriales.

Pidió, junto con otras mujeres ir al baño. Mientras esperaba, los rusos trajeron a cinco hombres, les ordenaron quitarse las chamaras y los zapatos.

Enseguida, los soldados les jalaron las camisas por encima de la cabeza, cubriéndola. Entonces a uno le dispararon en la nuca y cayó muerto.

“El comandante le dijo al resto de la gente en la plaza: ‘No se preocupen. Todos ustedes son normales, y este está sucio. Estamos aquí para limpiarlos de la suciedad'”, relató la maestra.

¿CÓMO SE PROCESA UN CRIMEN DE GUERRA?

En general, existen cuatro vías para investigar y determinar crímenes de guerra, aunque cada una tiene sus límites. Una es a través de la Corte Penal Internacional.

Una segunda opción podría ser si la ONU turna su trabajo sobre la comisión investigadora a un tribunal internacional híbrido para crímenes de guerra a fin de enjuiciar a los responsables en Rusia.

Una tercera sería crear un tribunal o corte para enjuiciar a Moscú por parte de un grupo de entidades o países interesados o afectados, como la OTAN, la Unión Europea y Estados Unidos. Un ejemplo son los juicios de Nuremberg contra los jerarcas nazis tras finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Finalmente, algunos países tienen sus propias leyes para procesar los crímenes de guerra. Alemania, por ejemplo, ya está investigando al Presidente ruso, Vladimir Putin.