Fotos: Édgar Medel

El chef Daniel Silva, de Mariscos los Paisas, recomienda seguir una serie de medidas para verificar que pescados y mariscos estén en buen estado.

Evitar comprar productos congelados

Lo ideal es siempre acudir personalmente a comprar pescado y verificar cada pieza con el tacto; la idea es tocar todo el cuerpo del animal, no sólo en la cola, pues es el lado más firme y el que los vendedores siempre ofrecen para palpar.

Fotos: Alfredo Moreno

El experto subrayó que existe la práctica en la Central de Abasto de congelar cosas echadas a perder para venderlas posteriormente.

Si el pescado está tan blando que puedes introducir tu dedo en su piel, evita comprarlo"

Daniel Silva, chef de Mariscos los Paisas
Fotos: Édgar Medel

Es importante que los pescados tengan las agallas rojas, con sangre, pero nunca cafés; además, los ojos deben estar en perfectas condiciones y brillosos.

Para comprar camarones en buen estado es preferible adquirirlos con todo y cabeza, pues es su órgano principal.

Es importante notar que la cabeza del camarón no esté café, amarillosa o gris opaco.

Fotos: Édgar Medel

Ostiones, las patas de mula y almejas vivas: los más perecederos

Yo como cocinero no voy a preparar algo que esté echado a perder o que esté feo".

Manuel Zapata, de redes sociales

La “lengua” de las almejas debe ser anaranjada, si se nota café oscuro, o color chocolate, es que está en mal estado.

 

Respecto a los moluscos, ostiones y mejillones, la Sedesa sugirió escoger sólo aquellos que tengan la concha bien cerrada.

Fotos: Édgar Medel