NUEVAS LÁMINAS

En días recientes, la Colonia Santa María La Ribera estrenó nomenclatura. Se tratan de placas que muestran el nombre de las calles, la colonia, el código postal y el emblema de la Alcaldía Cuauhtémoc. En la parte inferior, las láminas incorporan publicidad de negocios, como salones de belleza, gimnasios y restaurantes, además de un código QR.

Estos señalamientos carecen de la flecha que indica el sentido de la circulación de las vialidades, lo que transgrede la normativa estipulada en 2016 por la Comisión Mixta de Mobiliario Urbano.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) de la Ciudad de México, no se recibió ninguna solicitud sobre estos anuncios. Tampoco se otorgó autorización alguna.

"Para integrar publicidad al mobiliario urbano, será necesario obtener licencia de la Secretaría".

Artículo 44 de la Ley de Publicidad Exterior de la Ciudad de México

ANUNCIOS A $5 MIL

Encargados de negocios de la colonia, explicaron a REFORMA que personas que dijeron trabajar en la Alcaldía Cuauhtémoc y en una empresa ofrecieron los anuncios en la nueva nomenclatura en 5 mil pesos. Por este monto, el nombre de sus marcas aparecería en 10 láminas.

"Obligadamente teníamos que comprar más de 10 anuncios y tenía un precio de 5 mil pesos por los 10 anuncios, o sea, 500 cada uno y nos comentaron que venían de parte de la Delegación (Alcaldía) supuestamente con alguien de Finanzas de la Delegación para que diera fe que se estaba haciendo la promoción".

Blanca, encargada del gimnasio Fitness Time Xtreme.

Si los encargados de los negocios accedían a la propuesta, podían facturar como “donación” el costo del inmobiliario. Uno de los beneficios que les plantearon obtener es que sus locales tuvieran “presencia” en la zona.

EXHIBEN DEFECTOS

Especialistas alertaron por las deficiencias en el diseño de las nuevas placas de nomenclatura.

Roberto Remes, experto en movilidad, subrayó que además de que están fuera de la normativa, las placas están sobrecargadas con información.

"Nuevamente nos salimos de la normatividad, entonces, si algo es característico en la Ciudad de México es que nunca hay una nomenclatura uniforme. Le estoy metiendo un elemento adicional a algo que necesito que me comunique muy rápido, no me parece como lo más adecuado y se sale de la normatividad".

Roberto Remes, experto en movilidad

En colonias como la Roma, vecinos se han organizado para renovar la nomenclatura de algunas calles, un proceso que requirió de la autorización de la Seduvi, dependencia que estableció que dicho mobiliario no puede incorporar publicidad.

HISTORIA DE NUNCA ACABAR

En agosto de 2020, REFORMA publicó que Benito Juárez, Coyoacán y Álvaro Obregón derrocharon millones de pesos para actualizar la nomenclatura de sus calles, aunque los cambios se realizaron en señalizaciones que estaban en buenas condiciones y en ocasiones duplicaron otras señales.

Coyoacán destinó 8 millones de pesos a la empresa Señalización Nacional a Carreteras, para el cambio de mil 600 placas de nomenclatura, de un total de 7 mil 344, pero en varios casos escribió mal el nombre y tuvo que retirarlas o enmendarlas. Algunos de los errores fueron escribir “Dakata” en lugar de Dakota o Avendia María en vez de Ave María.