EL RIESGO

Los días fuertemente soleados, con ambientes secos y temperaturas que han oscilado entre los 25 a 30 grados Celsius, pueden haber dejado ya su marca en la piel:

  • Sensación de resequedad
  • Aspecto áspero
  • Descamación

Todo esto como parte de una afección que no discrimina edad, conocida como xerosis, la cual se presenta cuando la piel, el órgano más extenso del cuerpo, pierde mucha agua y aceite.

La gravedad puede aumentar al buscar el bronceado perfecto, pues la piel rojiza luego de un baño de sol -cuyos rayos promueven el envejecimiento prematuro y aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de piel- puede ser una señal de alerta.

"El clima de México es muy seco, y en conjunto con la exposición solar, la deshidratación en la piel puede ser un grave problema, presentando eczema, prurito, manchas, arrugas y envejecimiento prematuro".

Dr. Miguel Gou, director de Gou Medical

LOS CUIDADOS

Si bien abstenerse de tomar el sol no es una solución, pues es una fuente importante de vitamina D, sí se puede limitar la exposición al mismo. Además, existen diferentes formas de mantener la piel en óptimas condiciones para prevenir lesiones. Aquí algunas claves:

1. Hidratación

Reponer el agua que día a día pierde el cuerpo a través de la piel es fundamental. Y, de acuerdo a tu actividad física durante el día, podrías necesitar electrolitos o incluso un suero básico de agua mineral con limón y sal, consulta a tu médico.

2. Humectación

Un aliado son todos aquellos productos humectantes que ayudan a que la piel mantenga su humedad interna y reponga a lo largo del día los aceites naturales que se ven comprometidos con la exposición solar, el aumento de temperatura y por agentes externos del ambiente.

Pero, ¿de qué tipo deben ser? Lo ideal es elegirlos con las siguientes características:

  • Textura suave
  • Emoliente
  • De rápida absorción
  • Que no altere el pH natural de la piel, que debe permanecer entre 5 y 5.5.
  • La aplicación debe ser cada 3 horas para la correcta hidratación de la piel, incluyendo cara, cuello, cuerpo y manos.

3. Cobertura

En tiempos de sol intenso, una recomendación básica es cubrir rostro, brazos y la zona del pecho con prendas ligeras. 

Además, el uso de filtros y pantallas solares, que son productos con funciones distintas.

  • Filtro: Como su nombre lo indica, filtra los rayos solares. Elegirlo con un factor de protección +50FPS, y aplicarlo cada 3 horas si se está en constante exposición al sol, o cada vez que se entre y salga del agua, por ejemplo.
  • Pantalla: Refleja o repele los rayos ultravioleta. Suelen tener como componente el hidróxido de aluminio, y su aplicación se recomienda entre cada 6 a 8 horas
 

CUANDO YA HAY LESIÓN

Si la exposición al sol ya ha causado daño en la piel, lo más importante es no aplicar algún remedio casero sacado de internet: mostaza, leche, huevo o yogur, entre otros, ya que estos pueden lastimar más que causar alivio.

"En caso de alguna quemadura, aplicar paños fríos, compresas frías para bajar la temperatura de la piel. Pero hay que poner una crema humectante muy pesada, por lo menos cada hora. ¿Cómo sabemos cuáles son las pesadas? Casi siempre son en tarro, no líquidas, y lo que hacen es que traen una concentración más alta que las emulsiones o las cremas líquidas o lociones corporales".

Dr. Miguel Gou, director de Gou Medical

Se pueden buscar cremas con componentes como:

  • Pantenol, una forma natural de vitamina B
  • Aloe vera
  • Vitamina E

Ante síntomas como enrojecimiento, inflamación y temperatura alta, así como una comezón que no cede, acudir al médico, quien entonces podrá recetar un tratamiento adecuado.

FUENTE: Miguel Gou, médico cirujano y vocero de Sopharma pH5; especialista en tratamientos antienvejecimiento, control de peso, regulación hormonal y procedimientos estéticos.