Un pistolero mató el martes a 19 niños y dos profesores en una escuela primaria de Uvalde, Texas, una pequeña ciudad al oeste de San Antonio.

Se trata del segundo mayor tiroteo escolar en Estados Unidos, sólo detrás de la masacre en la Primaria Sandy Hook, en Connecticut, en 2012, que dejó 26 muertos, 20 niños y 6 adultos. Además, es el ataque escolar más grande en la historia de Texas.

Esto es lo que sabemos hasta ahora del tiroteo en Texas, de las víctimas y del atacante:

NIÑOS DE CUARTO GRADO


Las autoridades aún no han revelado una lista con los nombres y edades de los 19 estudiantes y los 2 profesores asesinados, pero la Policía reveló este miércoles que todas las víctimas estaban en un salón de cuarto grado de la Escuela Primaria Robb, en la comunidad de Uvalde.

La Escuela Primaria Robb tenía alumnos desde segundo a cuarto grado.

El teniente Christopher Olivarez del Departamento de Seguridad Pública de Texas dijo a NBC que el tirador se atrincheró en esa aula y “disparó a todo el que se interpuso en su camino”.

La Policía y otras personas que respondieron al ataque del martes rompieron las ventanas de la escuela para permitir que los estudiantes y maestros pudieran escapar, añadió.

Además de los 19 niños asesinados, varios más resultaron heridos. Dos de los niños lesionados que estaban en el hospital University Health, en San Antonio, mejoraron al pasar a “condición seria” desde la “condición crítica” en que fueron reportados ayer.

EL TIRADOR

El Gobernador de Texas, Greg Abbott, identificó al pistolero como Salvador Ramos, un joven de 18 años que era estudiante en una preparatoria de la comunidad, donde también residía.

Los agentes que acudieron a la primaria para responder al ataque abatieron a Ramos durante un enfrentamiento en el que dos policías resultaron heridos, pero no seriamente.

Olivarez, del Departamento de Seguridad Pública, dijo que Ramos estaba armado con un fusil de cañón largo, chaleco antibalas y abundante munición, informó el miércoles un funcionario de la seguridad local.

El Gobernador Greg Abbott informó este miércoles que Ramos había publicado en Facebook una media hora antes que planeaba disparar a su abuela y a la escuela primaria.

Eso demuestra la premeditación de esta persona nefasta al entrar en una escuela con total desprecio hacia la vida humana".

Christopher Olivarez, del Departamento de Seguridad Pública de Texas

Según un informe de la Policía estatal entregado al senador John Whitmire, Ramos compró sus armas legalmente días antes de la masacre y poco después de cumplir los 18 años.

El tirador compró un fusil tipo AR de un negocio con licencia federal en el área de Uvalde el 17 de mayo. Al día siguiente compró 375 balas, y el 20 de mayo compró un segundo fusil.

La Policía recuperó un fusil en la escuela donde ocurrió la masacre y el otro en el camión del agresor, según el reporte. Ramos tiró la mochila llena de balas a las puertas de la escuela y llevaba un chaleco estilo militar, pero carecía de placas antibalas.

Los investigadores aún están investigando el motivo detrás del ataque. Aparentemente, Ramos había estrellado su camioneta pickup contra una barrera de la escuela antes de ingresar y matar a los niños y profesores.

Poco antes de atacar en la primaria, una mujer de 66 años, quien según funcionarios es la abuela del tirador, fue baleada en su casa en Uvalde. Su dirección es la misma que la del tirador, según documentos. La mujer estaba en condición crítica este miércoles.

¿Y EL CONTROL DE ARMAS?

El tiroteo sigue una tendencia mortal de este 2022 en Estados Unidos: en lo que va del año se han registrado al menos 213 tiroteos masivos en el país. La matanza llega además sólo 10 días después de que un hombre con ideas supremacistas disparara y matara a 10 personas en un supermercado en Buffalo.

En un discurso a la nación el martes por la noche, el Presidente Joe Biden no llamó por medidas específicas de control de armas, pero aseguró que era el momento de actuar en ese sentido. En el pasado, Biden ha pedido al Congreso prohibir los rifles de asalto y endurecer los controles de armas.

“¿Cuándo en nombre de Dios resistiremos a los cabilderos de la industria de las armas?”, expresó Biden. “¿Por qué estamos dispuestos a vivir con esta violencia? ¿Por qué seguimos permitiendo que esto ocurra?”.

"Estoy asqueado y cansado. Tenemos que dejarle claro a todos los funcionarios electos de este país: es hora de actuar (...) Este tipo de tiroteos masivos rara vez ocurren en otros países".

Joe Biden, Presidente de EU

En tanto, este miércoles, el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo que los republicanos no apoyarían una ley para restringir más las armas, pero les urgió ponerse en los zapatos de los padres.

Schumer afirmó que “los republicanos no pretenden apoyar una legislación sensata sobre la seguridad de las armas” y les acusó de preocuparse más por la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el mayor grupo a favor de las armas, que por las víctimas.

La Asociación Nacional del Rifle sostendrá su convención anual en Houston este viernes como estaba planeado. Entre los oradores previstos están el mismo Gobernador texano, Greg Abbott, el ex Presidente Donald Trump, y el Senador por Texas Ted Cruz.

"Demasiados miembros del otro lado se preocupan más por la NRA que por las familias que lloran a las víctimas de la violencia armada”.

Chuck Schumer, líder demócrata en el Senado.