Los estudiantes de cuarto grado que fueron atacados por un joven con un AR-15 en la Escuela Primaria Robb de Uvalde, Texas, hicieron múltiples llamadas al 911 solicitando ayuda. Mientras tanto, alrededor de 20 policías estaban afuera del salón de clases, pero decidieron no entrar.

El Departamento de Seguridad Pública de Texas reconoció que cometieron un error al decidir esperar y no irrumpir en el salón de clases donde Salvador Ramos, de 18 años, había disparado a dos maestras y a niños de 10 años de edad. 

Según lo informado por las autoridades, Ramos seguía disparando mientras los agentes esperaban afuera del salón de clases.

"Fue la decisión equivocada".

Steven McCraw, jefe del Departamento de Seguridad Pública de Texas

11:33

El tirador ingresa a la escuela primaria. Antes, personas de una funeraria frente a la escuela lo habían visto, y un maestro había llamado al 911 para alertar de su presencia.