Desde hace una semana, el Gobierno argentino mantiene inmovilizado en un aeropuerto a las afueras de Buenos Aires un avión de carga de Venezuela en el que viajaban 14 venezolanos y cinco iraníes.

La Justicia argentina además prohibió a los iraníes salir del país ante la sospecha de que parte de la tripulación está ligada las fuerzas Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, consideradas terroristas por Estados Unidos

Además, el avión Boeing 747 de la compañía venezolana Emtrasur hizo una parada en Querétaro, México, de acuerdo con el sitio de monitoreo de vuelos Flightaware y la prensa local argentina.

Esto es lo que sabemos del caso:

SU PASO POR MÉXICO

El avión con matrícula YV3531 despegó el pasado 5 de junio a las 8:11 del aeropuerto de Querétaro rumbo a la terminal aérea de Maiquetia, en Caracas, Venezuela, donde aterrizó 3 horas y media después, de acuerdo con la página especializada FlightAware.

La empresa de autopartes francesa SAS explicó en un comunicado que contrató los servicios de Forwarder Fracht USA, una empresa internacional que presta servicios logísticos, para el transporte de componentes destinados a la producción de paneles de instrumento y asientos para el modelo Taos, provenientes de Querétaro.

El Gobernador de Querétaro, Mauricio Kuri, declaró a medios locales que el avión salió vacío del aeropuerto de esa entidad y que se dio aviso a la Secretaría de Gobernación y otras dependencias federales.

TEMOR DE TERRORISMO

El Ministro de Seguridad Aníbal Fernández dijo el lunes a medios de prensa que la situación del Boeing 747 de la compañía venezolana Emtrasur y de sus pasajeros, 14 venezolanos y cinco iraníes, está bajo investigación por parte de la administración nacional y la justicia federal.

El funcionario señaló que el Gobierno recibió información de organismos de inteligencia extranjeros que advertía que la tripulación podía pertenecer las fuerzas Quds. Acotó que las autoridades están investigando en particular la identidad de uno de los pasajeros porque su nombre coincide con el de uno de los miembros de la Guardia Revolucionaria.

Argentina considera sensible la presencia de viajeros iraníes, en razón de las alertas rojas de captura emitidas por Interpol que rigen para ex Gobernantes de ese país, acusados por el atentado contra el centro de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) de la comunidad judía argentina en 1994, el cual dejó un saldo de 85 muertos y unos 300 heridos.

Sobre los viajeros no pesaba ninguna alerta de Interpol, dijo este lunes Fernández.

Se les dio autorización para dormir y no se fueron por falta de combustible. Las empresas de acá no le quieren cargar por una posible sanción de Estados Unidos".

Aníbal Fernández, Ministro de Seguridad argentino.

¿AVIÓN DE VENEZUELA O DE IRÁN?

Durante 15 años, el Boeing 747, matrícula YV3531, operó para la compañía iraní Mahan Air, que ha estado bajo sanciones de ese país desde 2011 por su apoyo a la Guardia Revolucionaria de Irán.

Sin embargo, según un portavoz de Mahan, citado por la agencia de noticias IRNA, “la propiedad del avión se transfirió hace un año y se vendió a una compañía venezolana”.

Y la venezolana Emtrasur lo registró como parte de su flota en enero pasado, según los reportes de la prensa argentina.

Irán y Venezuela, ambos bajo sanciones estadounidenses, mantienen estrechos lazos y firmaron el sábado un plan de cooperación a 20 años. El Presidente argentino de centroizquierda, Alberto Fernández, ha criticado las sanciones de Estados Unidos a Caracas.

EL ITINERARIO Y LA CARGA

Según la prensa argentina, y el sitio de monitoreo Flightaware, el avión voló de Caracas, Venezuela, a Querétaro, México, el 4 de junio, un día después regresó a Caracas y de ahí viajó a Argentina, adonde llegó el 6 de junio. 

Luego de aterrizar en la provincia de Córdoba, en el centro del país, por cuestiones climáticas voló al aeropuerto de Ezeiza, que sirve a Buenos Aires. El 8 de junio despegó e intentó aterrizar en Uruguay, pero le fue negada la autorización, por lo que regresó a Argentina, donde ha permanecido desde entonces.

El Ministro de Seguridad Aníbal Fernández precisó que la carga que transportaba el avión eran “autopartes para una empresa de ensamble”, sin dar mayores detalles.

Los controles rutinarios detectaron “cosas que no eran lógicas”, agregó el funcionario.

Habían declarado una tripulación que era menor a la que viajó y eso llevó a una investigación que terminó con la presentación de un hábeas corpus que fue rechazado y por eso se sigue investigando".

Aníbal Fernández, Ministro de Seguridad argentino.

¿QUÉ PASARÁ CON LA TRIPULACIÓN?

Los cinco tripulantes iraníes deberán seguir a disposición de la justicia en Argentina, ante la sospecha de que pudieran pertenecer a empresas vinculadas a la Guardia Revolucionaria iraní.

El juez federal Federico Villena ordenó la retención de los pasaportes de los tripulantes iraníes “por el término de 72 horas” y a la Policía aeroportuaria “que informe sobre cualquier movimiento” del avión Boeing 747 de la empresa Emtrasur.

El Ministro de Seguridad detalló que a la tripulación se le otorgó un permiso provisorio de estadía y que a los iraníes se les tomaron las huellas dactilares.

Agregó que los tripulantes de nacionalidad venezolana cuentan con sus pasaportes, por lo que si así lo quieren pueden “subirse a un avión de línea e irse sin ningún inconveniente”, al contrario que sus compañeros de origen iraní.