La Corte Suprema de Estados Unidos anuló este jueves una ley de Nueva York que restringía la portación de armas en público.

El fallo a favor de los derechos sobre la posesión de armas llega poco después de una serie de tiroteos masivos que han sacudido a la nación, incluyendo la masacre de 19 niños y dos maestras en una escuela primaria de Uvalde, Texas.

Estos son los detalles de la decisión de la Corte Suprema y el cómo afectará a los estadounidenses:

¿QUÉ LEY SE ANULÓ?

El caso ante el tribunal involucraba a dos peticionarios del norte del estado de Nueva York, Robert Nash y Brandon Koch, quienes habían solicitado licencias sin restricciones para portar armas. No obstante ambos recibieron licencias restringidas que les permitían portar armas de fuego con el propósito específico de caza y tiro al blanco, y a Koch se le permitió llevar un arma en su trayecto de casa al trabajo y de regreso.

Se les prohibieron las licencias sin restricciones porque no cumplían con el estándar de “causa justificada” de Nueva York, el cual requiere que una persona demuestre una mayor necesidad de portar un arma para defensa propia.

Sus abogados argumentaron que las restricciones eran directamente inconstitucionales con base en dos decisiones relativamente recientes tomadas por la Corte que han replanteado la forma en que se interpreta la Segunda Enmienda. El Alto Tribunal ahora sostiene que la enmienda protege el derecho de una persona a tener un arma para ciertos fines, incluida la defensa propia.

La ley de portación de armas de Nueva York, conocida como Ley Sullivan, se adoptó por primera vez en 1911 en respuesta a un aumento mortal de la violencia con armas de fuego en los espacios públicos.

La Ciudad de Nueva York había experimentado un marcado aumento de homicidios y suicidios por violencia con armas de fuego a principios de esa década, y el Alcalde William Jay Gaynor había recibido un disparo en el cuello en 1910 en un intento de asesinato en Nueva Jersey.

La ley fue anulada en un momento en que las ciudades de todo el estado están nuevamente luchando con un aumento en la violencia armada.

En la Ciudad de Nueva York, los tiroteos han aumentado a su nivel más alto en una década y, aunque han comenzado a disminuir en los últimos meses, se mantienen muy por encima de los niveles previos a la pandemia.

¿QUÉ ARGUMENTÓ LA CORTE?

En su decisión con votación de 6-3, los jueces anularon la ley de Nueva York que exige que las personas demuestren la necesidad particular de portar un arma para obtener una licencia para portarla en público.

Los jueces dijeron que el requisito violaba el derecho de la Segunda Enmienda constitucional a “tener y portar armas”.

El juez Clarence Thomas, que redactó la decisión en nombre de la mayoría de la Corte, dijo que “las Enmiendas Segunda y Decimocuarta protegen el derecho de un individuo a portar un arma de fuego para defensa propia fuera del hogar”.

El requisito de causa justificada de Nueva York viola la Decimocuarta Enmienda al impedir que los ciudadanos respetuosos de la ley con necesidades ordinarias de autodefensa ejerzan su derecho de la Segunda Enmienda de poseer y portar armas en público para la autodefensa".

Clarence Thomas, juez de la Corte Suprema.

Otro juez que respaldó el fallo, Samuel Alito, desestimó los argumentos de que las armas de fuego fuera de los hogares generan una gran violencia, incluso cuando se trata de tiroteos masivos.

Los tres magistrados liberales del tribunal discreparon.

“Muchos estados han tratado de abordar algunos de los peligros de la violencia con armas (…) aprobando leyes que limitan, de varias maneras, quién puede comprar, portar o usar armas de fuego de diferentes tipos”, dijo el juez Stephen Breyer.

“Hoy, la Corte impone una gran carga a los esfuerzos de los estados para hacerlo”.

¿CÓMO AFECTA AL PAÍS?

California, Hawái, Maryland, Massachusetts, Nueva Jersey y Rhode Island tienen leyes similares que probablemente serán apeladas como resultado del fallo.

 Se espera que la decisión de los jueces al final permita que más personas tengan permiso legal de portar armas en las calles de las ciudades más grandes del país, incluidas Nueva York, Los Ángeles y Boston, y en otros lugares. Alrededor de una cuarta parte de la población del país vive en estados que podrían verse afectados por el fallo, la primera decisión importante sobre armas del tribunal superior en más de una década.

Los partidarios de la ley de Nueva York argumentan que anularla conduciría en última instancia a más armas en las calles y mayores tasas de delitos violentos.

La Corte Suprema emitió por última vez una decisión importante sobre armas en 2010. En esa decisión y en un fallo de 2008, los jueces establecieron el derecho nacional a tener un arma en casa para defensa propia. El caso para el tribunal esta vez fue sobre el permiso de llevar un arma estando fuera de casa.

¿QUÉ SIGUE?

Pese a que la Corte Suprema dijo que la ley es inconstitucional, ésta aún no ha sido eliminada como tal.

Según expertos, el caso ahora será enviado de regreso a un tribunal inferior, el Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito de Estados Unidos, y se espera que de ahí sea direccionado al Tribunal Federal de Distrito en Nueva York.

Es probable que ese tribunal otorgue a los funcionarios de Nueva York un periodo de gracia, en lugar de revocar la ley de inmediato, dijo Adam Winkler, profesor de derecho en la Universidad de California y quien se especializa en derecho constitucional y política de armas.

En Nueva York, los funcionarios se apresuraron a explicar a la ciudadanía que la ley seguía en vigor, advirtiendo que, hasta el momento, nada ha cambiado.

Si portan un arma ilegalmente en la Ciudad de Nueva York, serán arrestados".

Keechant Sewell, Comisionada de Policía de la Ciudad de NY.