A minutos del territorio continental de Kenia, la isla boscosa de Wasini es uno de varios frentes en los esfuerzos de restauración de arrecifes de coral en el Océano Índico occidental.

En un inusual día tranquilo durante la temporada normalmente turbulenta del monzón, cuatro buzos con equipos de medición, cepillos de dientes y de zapatos, descendieron por turnos al sitio de restauración del arrecife del lecho marino en el canal Shimoni.

Entre los buzos del equipo, que forman parte de la fundación REEFolution, está Yatin Patel, quien explicó antes de sumergirse en las aguas turquesas cómo limpian los viveros de coral y miden los tamaños de los corales en crecimiento, que están sostenidos por tuberías de plástico y redes de acero con estructura piramidal.

Usamos fragmentos de coral recolectados de poblaciones silvestres para establecer los viveros. Después de que crecen, son llevados al jardín de coral”.

Yatin Patel, buzo de la fundación REEFolution.

ARRECIFES EN PELIGRO

Desde 2012, se han plantado más de 8 mil corales al año en el área marina, que es gestionada conjuntamente por la fundación y la comunidad de la isla. Además, se han colocado unas 800 estructuras de arrecifes artificiales en el canal en un intento por restaurar los jardines de coral de Wasini.

Sin embargo, el proyecto se ve amenazado por los crecientes costos y un puerto pesquero planificado en Shimoni, a solo 3 kilómetros de distancia en la costa de Kenia.

La Conferencia de los Océanos de las Naciones Unidas, que inició este lunes en Lisboa, Portugal, tiene previsto regresar a la agenda los esfuerzos de protección y restauración de los arrecifes de coral.

Los pequeños Estados insulares y las naciones costeras de África harán un seguimiento del acceso a los mecanismos de “financiamiento azul”, incluido un esquema de financiamiento de arrecifes de coral de 625 mil millones de dólares destinado a los esfuerzos de protección y restauración, así como a las comunidades de protección que dependen de los océanos para su sustento. También se discutirán los compromisos previos para la restauración de arrecifes por parte de la Unión Europea y el seguro de arrecifes de coral.

BLANQUEAMIENTO DE CORAL

La amenaza de la disminución de las poblaciones de peces debido a la muerte de los corales se suma a los problemas de África oriental, donde millones se enfrentan a una crisis alimentaria cada vez peor debido a una sequía prolongada en el este y en el Cuerno de África, así como a los efectos de la guerra en Ucrania.

A principios de marzo, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas emitió una grave advertencia sobre las amenazas que enfrentan las naciones costeras e insulares africanas y sobre un colapso total de los corales en el Océano Índico occidental.

La iniciativa del coral de la isla Wasine es una de muchas más a lo largo de las costas occidentales de África, iniciadas en respuesta a una serie de episodios severos de blanqueamiento de corales debido al calentamiento de las aguas oceánicas.

Después de un año particularmente devastador en 1998, debido en gran parte al fenómeno meteorológico natural El Niño, enormes extensiones de corales del Océano Índico, desde Somalia hasta Sudáfrica, se vieron gravemente afectadas.

El blanqueamiento de los corales ocurre cuando las temperaturas extremas y el resplandor del sol provocan simultáneamente que los corales eliminen las algas, lo que hace que se vuelvan blancas. Los corales pueden sobrevivir a los eventos de blanqueamiento, pero están bajo mayor estrés y no pueden sustentar de manera efectiva la vida marina, lo que amenaza a las poblaciones que dependen de ellos.

Tim McClanahan, zoólogo de la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre, dijo que 1998 no fue el primer evento de este tipo: hubo uno en 1983, y desde entonces ha habido tres en las últimas dos décadas, en 2005, 2010 y 2016.

La prevalencia del blanqueamiento masivo de corales a lo largo del Océano Índico occidental ha preocupado a los científicos durante décadas y se están realizando estudios intensivos para comprender y mapear las intervenciones para frenar el fenómeno.

Muchos de estos eventos de blanqueamiento están directamente relacionados con el cambio climático, dijo McClanahan.

RESTAURACIÓN COSTOSA

El proyecto de restauración de coral en Wasini siguió los pasos de Nature Seychelles, una organización no gubernamental de conservación en el archipiélago de Seychelles que inició el primer ejercicio de replantación de coral del Océano Índico occidental en el mismo año y aún continúa más de una década después. Un proyecto similar se llevó a cabo en Tanzania.

Pero los corales de Wasini en particular están en mal estado, detalló McClanahan.

“Hay algunas áreas en Tanzania, Mozambique y Madagascar que están en mejores condiciones. Estamos trabajando para proteger esos arrecifes”, dijo.

Los programas de protección son mucho más exitosos que aquellos que tienen como objetivo restaurar los corales muy blanqueados, argumentó, en favor de la prevención de este tipo de fenómenos.

Es muy costoso y también, a largo plazo, muchos de los corales que plantamos murieron. Los esfuerzos de restauración no resolverán este problema a gran escala”.

Tim McClanahan, zoólogo de la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre.

El proyecto de restauración de los arrecifes de Wasini también enfrenta la amenaza de destrucción y contaminación por el proyecto de construcción de un puerto pesquero de aguas profundas en Shimoni.

El puerto es una de las promesas clave que hizo el Gobierno de Kenia en la primera cumbre oceánica de la ONU en Nairobi en 2018 y se reiterará durante la conferencia de seguimiento en Lisboa de esta semana.

Según el informe de evaluación de impacto ambiental obtenido por la AP, la construcción del puerto afectará corales, peces y otros organismos marinos debido a las enormes columnas que se generarán a través del dragado.