1. OBEJA NEGRA

Su nombre de pila es Susana Molina (1984), a quien el miedo a crecer y habitar en Ciudad Juárez la empujó al rap.

  • Obeja, así, con “B”, por brava, bichota y pertenecer a los Batallones Femeninos junto con otras cantantes.
  • Encontró en la cultura del hip hop y su expresión musical, el rap, la catapulta para liberarse de penas y miedos y de apostarle al barrio y la comunidad.
Radicada en Ecatepec, creció en Ciudad Juárez. El feminicidio y la impunidad, así como el asedio del narco, marcó su juventud. Foto: Alejandra Edwards / Cortesía Obeja Negra

“Les pediré imaginar por un momento / derretirse al sol cubiertos por la arena del desierto. / Escucha atento, es la frontera donde la vida pasa, gira, a nadie espera; / tiros de gracia y en la sien”.

De “Dulce tormento”, canción escrita por Obeja Negra, Lady Liz, Dilema y Siniestra.

"No es que hubiera nacido con mala suerte, sino que hay toda una estructura cayendo sobre mí".

Obeja Negra

2. MARE ADVERTENCIA LÍRIKA

En Oaxaca, Mare atestiguaba la represión del magisterio y la lucha por la reivindicación de los pueblos originarios.

  • Rapera de origen zapoteca, activista y feminista.
Oaxaqueña cuya voz se abrió paso durante la represión del magisterio. Foto: Rodrigo V. Guerrero, FB Mare Advertencia Lírika

El hip hop apuesta por la vida y no por la muerte, emergió en la guerra entre pandillas del Bronx en Nueva York, la segregación racial y una crisis económica, acentuada en el barrio, a inicios de los 70. Por lo que los jóvenes de la época determinaban que este mundo era “invivible”.

"En nuestro País, el rap feminista emerge en la periferia. No es que haya surgido en el centro del País".

Nelly Lara, académica del CIEG-UNAM

3. VENUS

Lesbiana y feminista de 22 años, quien rapea desde la secundaria. Emigró en 2019 de Argentina a México.

  • Se unió a los raperos morelenses en Tepoztlán, en un momento en el que Morelos se ubicaba entre las entidades con más feminicidios del País.
Argentina, radicada en México desde 2019. Se unió al clan de raperos morelenses, en medio de los feminicidios en dicha entidad. Foto: Natalia Vargas, Cortesía Venus

"Tenemos que empoderarnos, hablar de cómo sí salimos de una violación, cómo sí escapamos de un posible feminicida, cómo sí atravesamos la violencia de género y cómo sí acompañamos a amigas y desconocidas en el proceso de emancipación de su pareja".

Venus

4. VAGAS CONVOY

Colectiva de rap y danza urbana formada por Yedra, Flama y Romma.

  • Apela a la diversidad de género, al empoderamiento de la mujer y la diversión con el rap y la danza urbana.
Colectiva de rap y danza urbana formada por Flama, Romma y Yedra; apela a la diversidad sexual y al empoderamiento de la mujer. Foto: Alejandra Edwards, Cortesía Vagas Convoy

"El rap es un medio de expresarse bastante puro y de reeducar a los oyentes. Es un instrumento y expresamos con él lo que vivimos".

Yedra, de Vagas Convoy

5. ENERGYAL AKA MC LEO

La activista y bailarina habita en Ciudad Juárez, sitio fronterizo que ubica como un punto central de la violencia de género.

  • El rap en Ciudad Juárez responde a esa violencia; una ciudad insegura, vigilada por los grupos criminales.
Desde Ciudad Juárez, Chihuahua, levanta la voz contra los asesinatos de mujeres. Busca cuestionar y transformar desde el rap. Foto: Cortesía Energyal Aka MC Leo

"Sabemos que el rap nació en el Bronx para visibilizar la desigualdad e injusticia social con el fin de transformar, y las raperas feministas tenemos bien claro esto, que el rap es para cuestionar y transformar".

Energyal aka MC Leo