Sri Lanka se encuentra en un vacío político, mientras la Oposición trata de acordar un Gobierno transitorio después de que una ola de protestas obligara al Presidente y al Primer Ministro a renunciar.

La crisis económica que azota al país desde hace meses desencadenó en un movimiento de protesta sin precedentes desde la independencia de la isla en 1948, que tuvo su punto culminante el sábado con la invasión de la residencia oficial y la promesa de dimisión de los líderes.

Los inconformes seguían en la residencia del Presidente, en su oficina junto al mar y en la vivienda oficial del Primer Ministro, y dijeron que no se marcharían hasta que las renuncias fueran oficiales.

Esto es lo que debes saber sobre la crisis política y económica de esta isla ubicada al sur de la India.

El clan Rajapaksa en el poder

Presidente desde 2019, Gotabaya Rajapaksa (a la derecha en la foto), de 73 años, forma parte del clan que gobierna la vida política de Sri Lanka desde hace décadas.

El líder del clan, su hermano Mahinda (a la izquierda en la foto), de 76 años, fue Presidente del país de 2005 a 2015. Durante esa década, la deuda del país con China aumentó a golpe de faraónicos proyectos de infraestructuras y sospechas de corrupción.

Mahinda goza del respeto de la mayoría étnica cingalesa, después de haber aplastado en 2009 a la guerrilla de los Tigres tamiles, lo que puso fin a 37 años de guerra civil. Su hermano, apodado “Terminator”, era su principal mano derecha y durante su Gobierno fue Secretario del Ministerio de Defensa al mano de las fuerzas armadas y la policía.

Cuando le llegó el turno de ocupar el poder, Gotabaya nombró Primer Ministro a su hermano, pero Mahinda tuvo que dimitir en mayo después de que los violentos enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes dejaran nueve muertos.

ASÍ TOMARON LA RESIDENCIA OFICIAL

¿De dónde surge la crisis económica?

El Gobierno debe 51 mil millones de dólares de deuda externa y no tiene dinero para pagar los préstamos ni los intereses, a pesar de recibir ayudas de India y otros países en abril de 2022.

El vital sector del turismo se vio doblemente golpeado por los atentados yihadistas de abril de 2019 contra hoteles e iglesias, los cuales dejaron 279 muertos, 45 extranjeros, y la pandemia de coronavirus.

Además, tras su llegada a la Presidencia, las reducciones de impuestos de Gotabaya vaciaron las arcas públicas, por lo que el país se quedó sin divisas para importar desde la comida al combustible.

Y su moneda se ha derrumbado en un 80 por ciento, encareciendo las importaciones y empeorando la inflación que ya está fuera de control, con los costos de los alimentos subiendo más de 50 por ciento, según datos oficiales.

El resultado es un país que se precipita hacia la bancarrota, sin apenas dinero para importar gasolina, leche, gas para cocinar y papel higiénico.

¿Cómo lo vive la población?

Los 22 millones de habitantes de la isla hacen frente desde hace meses a la escasez de alimentos, medicamentos, a los cortes de electricidad y a la falta de combustible.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU dice que casi nueve de cada 10 familias se saltan las comidas o escatiman para estirar sus alimentos, mientras que 3 millones reciben ayuda humanitaria de emergencia.

Los médicos han recurrido a redes sociales para tratar de obtener suministros críticos de equipos y medicamentos. Un número creciente de habitantes de Sri Lanka está buscando pasaportes para ir al extranjero en busca de trabajo. A los trabajadores del Gobierno se les ha dado un día libre adicional durante tres meses para que tengan tiempo de cultivar sus propios alimentos.

Y la galopante inflación (55% en junio) hace que los pocos productos accesibles tengan precios desorbitados.

En resumen, la gente está sufriendo y desesperada por que las cosas mejoren.

LOS LUJOS DENTRO DEL PALACIO

El interior del Palacio

Fotos: AP

¿Qué está haciendo el Gobierno?

Hasta ahora, Sri Lanka ha ido saliendo al paso, respaldada principalmente por 4 mil millones de dólares en líneas de crédito de la India. Una delegación india llegó a la capital, Colombo, en junio para conversar sobre más asistencia, pero expertos advierten que es poco probable que India mantenga al país a flote.

El Gobierno está en negociaciones con el FMI sobre un plan de rescate y podría tener un acuerdo preliminar a finales de este verano.

Sri Lanka también ha buscado más ayuda de China. Otros gobiernos como el de EU, Japón y Australia han proporcionado unos cientos de millones de dólares en apoyo.

A principios de junio, las Naciones Unidas lanzaron un llamado público mundial de asistencia. Hasta ahora, el financiamiento proyectado apenas toca los 6 mil millones que el país necesita para mantenerse a flote durante los próximos seis meses.

¿Y la situación política?

Después de meses de protestas, los manifestantes invadieron el 9 de julio el palacio presidencial, obligando a huir al Presidente, que anunció su intención de dimitir esta semana.

El Parlamento tendrá entonces un mes para escoger a su sucesor, aunque el Presidente de la cámara prometió que la decisión se anunciará de aquí al fin de semana.

Una promesa que se presenta difícil de cumplir ya que, por el momento, ningún parlamentario parece tener el apoyo suficiente para auparse al cargo.

Nos encaminamos hacia un periodo de peligrosa incertidumbre. Gotabaya tendría que haber dimitido inmediatamente para evitar un vacío de poder".

Dharmalingam Sithadthan, diputado de la minoría tamil.