En Europa occidental, los termómetros están al alza este verano y en Reino Unido y Francia se pronostica que se rompan récords de calor, mientras los bomberos continúan su lucha contra los incendios en España y Portugal.

La ola de calor es la segunda registrada en menos de un mes en Europa, en plena temporada turística por el verano. Para los científicos, la multiplicación de estos fenómenos es consecuencia directa del cambio climático.

Por si no fuera suficiente, las autoridades advierten que casi la mitad del territorio de la Unión Europea está en riesgo de sequía una falta prolongada de lluvias.

Se espera un calor especialmente intenso, no una típica ola de calor de verano".

François Gourand, meteorólogo de Météo France

Europa, 'más caliente que el Sahara'

Esta semana, las temperaturas podrían situarse entre 38ºC y 40ºC en buena parte de Francia y, según la agencia meteorológica nacional Météo France “algunas zonas del suroeste” podrían vivir “un apocalipsis de calor” con hasta 44ºC.

Al otro lado del canal de la Mancha, el Reino Unido también se prepara para récords de calor. El mercurio del termómetro podría superar el martes los 40ºC, por primera vez en su historia. El actual récord son los 38.7ºC del 25 de julio de 2019.

“Más caliente que el Sahara”, titulaba el lunes el tabloide The Sun. Las escuelas de varias zonas de Inglaterra cerraron y, ante posibles perturbaciones por el calor, varias compañías de trenes llamaron a no viajar lunes y martes.

Las autoridades británicas decretaron el máximo nivel de alerta, el 4, por el riesgo que corren incluso las personas jóvenes y con buena salud. Se aconseja hidratarse, evitar exponerse al sol y vigilar a las personas vulnerables.

AP

Incendios

ESPAÑA

La ola de calor que azota a Europa ha avivado incendios forestales en Portugal, España y Francia. Miles de bomberos de toda el área seguían luchando para contener cientos de incendios con las autoridades afirmando que el riesgo que se produzcan más focos sigue siendo extremadamente alto.

España afrontaba el lunes el octavo y último día de una ola de calor de más de una semana que ha causado más de 510 muertes relacionadas con las altas temperaturas, según estimaciones del Instituto de Salud Carlos III. La nación reportó también dos muertos en dos días por el fuego.

En ese país, el fuego ha devastó 70 mil hectáreas desde inicios de año, “casi el doble de la media de la última década”, en Galicia, Castilla y León, Cataluña, Extremadura y Andalucía. Casi todo el país afronta un riesgo extremo de incendio.

El cambio climático mata, mata personas (...), mata también nuestro ecosistema".

Pedro Sánchez, Presidente de España.

FRANCIA

En tanto, en Francia, los fuertes vientos han complicado las tareas de extinción de incendios en el suroeste del país. Dos grandes incendios calcinaron desde hace una semana 14 mil hectáreas de vegetación cerca de Burdeos.

En esa zona, las autoridades comenzaron a evacuar más pueblos, retirando a otras 3 mil 500 personas en riesgo de encontrarse en el camino de las intensas llamas que ya han arrasado con 140 kilómetros cuadrados de bosques de pinos y otra vegetación.

0
evacuados en Gironde desde el 12 de julio.

PORTUGAL

En Portugal, unos 800 bomberos seguían luchando el lunes contra cuatro incendios activos en el centro y el norte, pero Protección Civil estimó que la situación era favorable gracias a un descenso de la temperatura.

Tras batir el jueves su récord de temperatura para un mes de julio, con 47ºC registrados en el norte, se espera que Portugal viva un día más fresco este lunes, poniendo fin a una ola de calor de más de una semana.

GENERA INCENDIOS OLA DE CALOR

Sequía

De acuerdo con un nuevo informe del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, un 46 por ciento del territorio del bloque está están expuestos a niveles de sequía considerados de riesgo, lo que significa un déficit importante de humedad del suelo.

Y otro 11 por ciento está en nivel de alerta, con la vegetación y los cultivos debilitados por la falta de agua.

“Francia, Rumania, España, Portugal e Italia probablemente tendrán que hacer frente a una caída de la productividad de los cultivos”, señaló el documento publicado este lunes 18 de julio.

Por su parte, Alemania, Polonia, Hungría, Eslovenia y Croacia también se han visto afectadas, mientras que la cuenca del Po, en Italia, “se enfrenta al nivel más alto de sequía severa” en la UE, debido a una “sequía intensa” declarada en cinco regiones italianas.

Y en España, los volúmenes de agua almacenados en los embalses están en la actualidad en un 31 por ciento, por debajo de la media de la última década.