La ola de calor que golpea Europa puso el foco sobre los riesgos de las temperaturas extremas para ciertos trabajadores, lo que llevó a los sindicatos a reclamar mayor protección ante el cambio climático.

Obreros de la construcción trabajando sobre el asfalto ardiente. Jornaleros agrícolas sudando abundantemente bajo invernaderos de plástico. Personas obligadas a trabajar en almacenes sin aire acondicionado…

En toda España, según el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la actual ola de calor, que en ese país se prolongó del 9 al 18 de julio:
Más de 0
personas murieron por las altas temperaturas.

Difíciles de soportar para la población en general, las temperaturas extremas de los últimos días se han vuelto realmente insufribles para algunos sectores de trabajadores, con tragedias acaecidas en países del sur de Europa.

En España, un empleado de unos cincuenta años murió el viernes tras sufrir un golpe de calor, un fenómeno en el que el cuerpo se recalienta, cuando trabajaba en una nave industrial en Móstoles, en la región de Madrid.

Según los socorristas, su temperatura corporal era de 42.9 ºC cuando fue auxiliado, luego de sufrir convulsiones y quedar inconsciente.

Un trabajador de aseo de 60 años, contratado por un mes por una empresa que limpia las calles de Madrid, murió el fin de semana cuando trabajaba, mientras que otro trabajador de limpieza, de 58 años, fue hospitalizado el martes.

En Francia, dos personas murieron estos últimos días en su puesto de trabajo, en el marco de accidentes “posiblemente relacionados” con la ola de calor, anunciaron este miércoles las autoridades sanitarias.

A principios de julio, dos trabajadores del campo, de 20 y 57 años, murieron en Italia mientras laboraban a temperaturas superiores a 40 ºC, uno en la región de Campania y el otro en Calabria, según medios locales.

Estas muertes reavivaron el debate en el país sobre el impacto de las olas de calor, un año después de que la muerte de un jornalero maliense de 27 años llevara a varias regiones italianas a prohibir el trabajo en el campo durante las horas más calientes.

¿TEMPERATURA LÍMITE PARA TRABAJAR?

En las calles de Madrid, las recientes muertes generaban inquietud.

“La verdad que da miedo (….) Yo no tengo problemas de salud, pero como trabajo todo el día al sol, me canso mucho”, dijo a la AFP Javier Herreros, un obrero de 52 que reemplaza adoquines.

Hechos como las muertes en la capital española “nunca deberían producirse”, afirmaron en un comunicado los dos principales sindicatos españoles, UGT y Comisiones Obreras (CCOO), al llamar a reducir “el tiempo o la intensidad de la exposición” al calor.

En España, Reino Unido y Francia, las autoridades han multiplicado en los últimos días los mensajes de prevención, pidiendo hacer trabajo remoto a aquellos que puedan.

Pero esto no es suficiente a ojos de los sindicatos, cuando se espera que la frecuencia de los episodios de calor se duplique en Europa para 2050.

En tanto, los sindicatos europeos afirman que se debe fijar una temperatura límite para trabajar. La federación sindical británica TUC reclamó que por encima de los 30°C, los trabajadores deberían abandonar su actividad.

DESCANSOS Y MÁS MEDIDAS

Otras medidas podrían reducir sensiblemente los riesgos, como la instauración de descansos prolongados o sesiones de formación para los empleadores, señaló la CCOO.

También deben ser identificados “todos los puestos con posible exposición al calor excesivo”, agregó.

En ese sentido, el Instituto Sindical Europeo (Etui), un centro de investigación en Bruselas, sugirió en un informe considerar como un “riesgo laboral” el “estrés térmico vinculado a las condiciones meteorológicas”.

Actualmente, numerosos trabajadores sufren la inacción de los empleadores, mientras las autoridades suelen hacerse la vista gorda”, dijo el Etui.

Señal de que se empieza a tomar consciencia, los empleados de los servicios de limpieza de Madrid lograron un acuerdo el martes para poder dejar de trabajar en las horas de más calor.