El comité de la Cámara de Representantes que investiga los eventos mortales del 6 de enero de 2021 en el Capitolio estadounidense ha concluido su serie de audiencias televisivas de este verano, cada una de las cuales reveló detalles sobre la propia jornada violenta así como de las semanas de esfuerzos del entonces Presidente Donald Trump y sus aliados para anular su derrota electoral de 2020.

 

Pero la comisión está preparando más audiencias para septiembre, y las investigaciones continúan en múltiples jurisdicciones y lugares.

Esto es lo que se prevé que ocurra:

El Fiscal General, Merrick Garland, dijo a la prensa que sus investigaciones siempre se deben mantener en privado, pero no dejó dudas del alcance de la pesquisa al calificarla como “la investigación más importante en la que el Departamento de Justicia haya jamás cooperado”.

"Ninguna persona está por encima de la ley".
Merrick Garland
Fiscal General de EU

Garland prometió responsabilizar a quienes actuaron mal “sin importar su nivel”.

0
personas han sido arrestadas por su participación en la insurrección, y el trabajo por identificar a todos los que irrumpieron continúa.
Pero la investigación va más allá de eso. 

En las últimas semanas, los fiscales han dejado claro su interés en los esfuerzos más amplios de los aliados de Trump para deshacer los resultados de las elecciones.

El mes pasado, el FBI incautó registros de un grupo de republicanos que sirvieron como delegados electorales falsos en estados disputados ganados por el demócrata Joe Biden.

Trump y sus aliados presionaron a funcionarios en esos estados para reemplazar a los delegados electorales debidamente seleccionados de Biden por otros que lo apoyaran a él, mientras afirmaban que su victoria les fue robada.

¿Y qué pasará con Trump?

El ex Mandatario hasta el momento ha negado haber actuado mal. No está claro si los fiscales eventualmente buscarán presentar cargos penales.

Esto dicen los expertos legales:

  • El testimonio perjudicial de las audiencias, incluida la afirmación de que trató de unirse a sus seguidores en el Capitolio el 6 de enero o de que desoyó las advertencias de que muchos tenían armas, da a los fiscales territorio para explorar.
  •  Su campaña general para dejar de lado los resultados de las elecciones, y su deseo de interferir con la certificación del conteo por parte del Congreso, podría equivaler a una conspiración criminal para defraudar a Estados Unidos.

Conforme los demócratas presionan a Garland para que tome una decisión, él y su equipo dicen que sus decisiones están basadas en los hechos, la evidencia y la ley.

Hay otras consideraciones, no obstante, que posiblemente podrían entrar en juego incluso si los fiscales reúnen pruebas sólidas.

Cualquier enjuiciamiento de Trump puede encender las tensiones en un país que ya está profundamente polarizado.

Y si el ex Presidente anuncia pronto que buscará competir por la Casa Blanca en 2024, la decisión de acusarlo podría meter profundamente al Departamento de Justicia en la política presidencial.