El espacio Nancarrow-O’Gorman recupera, preserva y divulga la obra del compositor y el arquitecto, además de propiciar el encuentro de disciplinas como la música, la arquitectura, la pintura y la escultura, a través de actividades académicas y residencias artísticas, entre otras.

El compositor Conlon Nancarrow, Imagen tomada de www.academiadeartes.org.mx
Juan O'Gorman, arquitecto. Imagen tomada de www-arquine.com

La casa-estudio, ubicada en Calzada de las Águilas 46, fue construida entre 1947 y 1950, de acuerdo con la Guía O’Gorman (INBA/RM) y dispone de 586 metros cuadrados de construcción.

 

El inmueble, que figura en la Relación del INBA de Inmuebles con Valor Artístico, fusiona pintura, escultura y arquitectura.

"La arquitectura orgánica se planteaba como un dispositivo capaz de vincular al habitante con su entorno, la apreciación de los materiales locales, así como un transcurrir armónico entre el hombre, la flora y la fauna".

Adriana Sandoval, directora de la Fundación Espacio Nancarrow O' Gorman

La fachada está recubierta por piedras gris-oxford y decorada con petro-murales con motivos prehispánicos y el Ying y el Yang. Por primera vez, O’Gorman utilizaba mosaicos con piedras de colores al exterior de un inmueble, es una solución que aplicaría después en múltiples proyectos, como la propia Biblioteca de la UNAM, donde ejecutó un mural de 4 mil metros cuadrados.

"Se vuelve importante la edificación de O'Gorman para Nancarrow debido a que vive prácticamente durante décadas encerrado en esa casa-estudio, componiendo de manera obsesiva".

Víctor Palacios, historiador de arte

En los muros de los corredores y en varios sitios del jardín, O’Gorman realizó murales con piedras de colores, con motivos prehispánicos como el águila, el jaguar y el maíz.

Involucrados en el contexto político de su tiempo, radicales y revolucionarios, Nancarrow combatió en la Guerra Civil española y O’Gorman elaboró una crítica al nazismo con su tríptico La conquista del aire por el hombre en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Juan O'Gorman y Conlon Nancarrow mantuvieron una cercana amistad.

"La propia construcción de la casa tiene esta condición de protesta en contra de las construcciones verticales. Busca una arquitectura de integración con el paisaje y a favor de valorar el mundo orgánico y mineral de O'Gorman".

Adriana Sandoval, directora de la Fundación Espacio Nancarrow O' Gorman

IMÁGENES: REFORMA / Archivo