Libros sobre diversidad sexual, la muerte, la locura, las pasiones, la desigualdad, religión o el abuso sexual forman parte del catálogo editorial del sello.  Pero no todos son grises, también los hay sobre la esperanza. A los niños, ¿se les puede hablar de todo en estos libros? Ana Laura Delgado está convencida de que sí, siempre y cuando se haga con calidad literaria.

"Hemos sido muy consistentes con lo que queremos, porque sería muy fácil publicar los temas que están de moda, pero es una gran responsabilidad la visión del mundo que transmitimos a los niños y a los jóvenes, y por lo mismo evitamos reproducir los estereotipos".

Ana Laura Delgado, fundadora de El Naranjo

Tengo 14 años y no es una buena noticia

La novela de la francesa Jo Witek, publicada por primera vez en español con ilustraciones de Jimena Estíbaliz y traducción de Xitlalitl Rodríguez, relata una historia sobre el matrimonio forzado de adolescentes. Un tema que resuena en México y también en otros países.

Álbum familiar

Con texto de Sara Bertrand e ilustraciones de Amanda Mijangos. Un título que habla sobre la pérdida de la memoria y la nostalgia a partir del hallazgo de un álbum familiar.

¿Te atreves?

Un chico, presa de las migrañas, se enfrenta al autodescubrimiento; ahora tiene más preguntas que respuestas. De Daniel H. Chambers, ilustrado por Luis San Vicente.

Para Nina

Con el subtítulo “Diario de una identidad sexual”, en esta obra de Javier Malpica con el arte gráfico de Enrique Torralba no existen los estereotipos. Victoria no es una típica niña.

El viaje de Malka

La abuelita de Malka “ha emprendido un largo viaje” para encontrarse con Dios, así que la niña decide ir en busca de Dios para preguntar por su abuela. Los textos son de Mónica Rodríguez y las ilustraciones de Alicia Varela.

Sirena y punto

Este libro de Sergio Andricaín y Diego Josué Gontorr, ilustrado por Manuel Monroy, aborda la complicidad y la solidaridad de dos amigos desde la diversidad de género.

Viviendo al filo

Una novela de Vivian Mansour que aborda el tema de la autolesión (cutting) a través del personaje de Laura, una chica de 14 años que debe cuidar a un hermano mayor con discapacidad intelectual. Asoma en esta historia ilustrada por Wanda Dufner también la depresión, el abandono y los prejuicios.