LA CULPA ES DEL EFLUVIO

En el último par de años, ha sido común que quienes llegan a la Clínica capilar DrEO aborden al doctor Enrique Orozco, su director, con frases como: “Oye, a mi mamá se le cayó el cabello después de tener Covid“.

Y esto ha sucedido no con poca frecuencia, pues la pérdida del cabello es una de las secuelas más comunes tras sobreponerse a la fase infecciosa de esta enfermedad, tal como han dado cuenta diferentes estudios y la propia experiencia de pacientes y de los especialistas en la clínica.

El nombre técnico de esto es efluvio telógeno postcovid, y ocurre cuando se altera el ciclo capilar, que tiene tres etapas:

  1. Anágena: Es en la que se da el crecimiento de los folículos pilosos.
  2. Catágena: Fase de transición donde el pelo deja de crecer y lentamente se desprende de la raíz, en un proceso controlado de involución.
  3. Telógena: Etapa final de reposo del folículo, en la que se interrumpe la provisión al pelo de sustancias nutritivas. Con el tiempo, este pelo cede.

Un porcentaje de cabello mayor del habitual pasa de la referida fase de crecimiento a la de reposo, tras la cual se desprenden prematuramente para dar paso a un nuevo crecimiento.

De acuerdo con un estudio multicéntrico en España, de 191 pacientes con efluvio telógeno tras infección por SARS-CoV-2 confirmada:

El 78% fueron mujeres.

El 84% había presentado fiebre.

La latencia media entre la infección y el efluvio telógeno fue de dos meses.

Más del 50% de los pacientes presentó un efluvio telógeno con una intensidad alta o muy alta.

14% de pacientes cursó una infección asintomática.

Y aunque incluso en los casos más graves de efluvio telógeno el cabello vuelve a crecer, lo ideal es detener este proceso para evitar que involucione a tal grado que ya no sea recuperable.

"Es como si tuvieras cierta cantidad de cartuchitos en la vida; digamos, 100 cartuchos para un pelo, y te los acabas todos, entonces ya no tienes para el siguiente. Pasas muy rápido por fase anágena, que es la de crecimiento y que nos tiene bonito el cabello, y cambias muy rápido a telógena. Ahí es donde vienen los recambios muy rápidos, y es como si te acabaras el cabello; lo que tenías para toda tu vida te lo acabas más rápido".

Dr. Enrique Orozco, especialista en tricología y trasplante capilar
El doctor Enrique Orozco es especialista en trasplante capilar, una alternativa para quienes presentan calvicie o alopecia.

¿UNA PANDEMIA QUE IMPACTA EL CABELLO?

No es que el virus que causa Covid-19 se adhiera a los folículos y los mate, remarca el doctor Orozco, quien identifica la causa de este efluvio telógeno en dos de las principales afectaciones de dicha enfermedad que terminan por incidir en la piel cabelluda.

Daño a la vasculatura

  • Desde hace tiempo se sabe que la infección por SARS-CoV-2 no se ciñe únicamente a lo respiratorio, sino que entre su sistémico ataque está lo vascular.
  • En cuanto a lo que concierne al cabello, esto puede ocasionar que haya una disminución del flujo sanguíneo y, en consecuencia, menos nutrientes para los folículos.

Menos oxigenación

  • Una de las principales recomendaciones al enfermar de Covid-19 es el monitoreo constante del nivel de oxigenación de su sangre, pues éste puede disminuir.
  • Al ocurrir eso, consecuentemente puede haber menos oxigenación en la piel cabelluda, lo cual disminuye el grosor y tamaño de los folículos.

Además de esto, también está el tema del estrés, reconocido desde hace tiempo como factor esencial en los procesos de calvicie.

Aquí el doctor Orozco distingue entre tres tipos de estrés:

  1. Psicoemocional
  2. Metabólico (el que suele causar al sistema las enfermedades)
  3. Ambiental

Lo problemático es que durante estos más de dos años de pandemia todos estos tipos de estrés pudieron presentarse al mismo tiempo para algunas personas, convirtiéndose en una bomba para el cabello.

"Al principio no se veían tantos casos de caída del cabello; se fueron dando como psicoemocionalmente también fue avanzando la pandemia. Hubo muchas depresiones y muchas cosas que fueron acelerando todos los procesos".

Enrique Orozco, especialista en tricología y trasplante capilar

Los más afectados, por supuesto, fueron aquellas personas que cursaron cuadros más severos de la enfermedad, pasando incluso por terapia intensiva, con una pérdida de masa muscular y otros detrimentos que impactaron también en la buena conformación del folículo.

Y tampoco puede obviarse el tema hormonal, que suele ir de la mano con el estrés. A mayor estrés, mayor secreción de hormonas como el cortisol, que al aumentar demasiado el cuerpo responde acumulándolo a nivel de la piel cabelluda, lo cual provocará caída del cabello.

TIPS PARA UNA CABELLERA ESPECTACULAR

Hay, por lo menos, tres recomendaciones básicas que el doctor Orozco ofrece para acelerar la recuperación ante el efluvio telógeno postcovid.

Alimentación

  • De entrada, aumentar la cantidad de proteína de buena calidad -magra- en la dieta, de preferencia de pescado.
  • “El salmón es muy bueno. ¿Has visto a los osos? Así se ven de bonitos porque tienen ese tipo de alimentación”, ilustra el director de la Clínica capilar DrEO.

Vitaminas

  • El consumo de una sola vitamina como la biotina puede ayudar a la recuperación capilar, pues lo que hace es contribuir a generar más rápido las cadenas para poder hacer el cabello, explica el doctor Orozco. 
  • La vitamina B8 (biotina) está presente en hígado, yema de huevo, cereales integrales, papa y pescados.

Champús y lociones

  • Ningún champú es mágico, y si alguien ofrece alguno con la promesa de generar cabello nuevo, el doctor Orozco es enfático: No lo compren.
  • Y es que el tiempo que pasa el champú en contacto con la piel es tan breve, sin importar si presume tener nanomoléculas o algo parecido, que es incapaz de tener ese impacto en el pelo.
  • Lo que sí hace, resalta el especialista, es mejorar la calidad de la piel cabelluda; “si lo tienes más limpio, más sano y más fuerte, los pelitos finos pueden salir porque ya no está tapado el poro con la grasa”.
  • Ahora, en cuanto a las lociones, la opción será alguna con un compuesto como el minoxidil, cuya historia es por demás peculiar.
  • Se trata de un fármaco vasodilatador recetado para el control de la hipertensión, pero del cuál los médicos se dieron cuenta que hacía que los pacientes presentarán crecimiento de vello y una mejora en el cabello.
  • De ahí que comenzaran a hacerse lociones con este compuesto, que aumenta la vasculatura y permite que los cabellos más finos, de menos de 30 micras, crezcan más favorablemente.

"Son recomendaciones que se dan puntualmente a diferentes tipos de pacientes, pero el chiste es que dentro de toda esa gama logremos que el paciente de verdad cumpla. Yo siempre he dicho: no hay tratamientos malos, hay malos régimenes terapéuticos o mala adherencia a ellos".

Enrique Orozco, especialista en tricología y trasplante capilar

FUENTE: Dr. Enrique Orozco / médico cirujano certificado en tricología y trasplante capilar por las sociedades World Trichology Society (WTS) y American Board of Hair Restoration Surgery (ABHRS). Es responsable del equipo multidisciplinario dedicado al trasplante capilar en la Clínica DrEO. @ClinicaDrEO