Eduardo Espinal nació en una familia de escasos recursos. Cuenta su historia desde el patio frente a su “Eduar Barber Shop” en Comayagua, unos 80 km al norte de Tegucigalpa.

Su padre, Wilfredo Espinal, de 50 años, se gana la vida sacando arena de un río para vender a constructores, y su madre es ama de casa.

Quería ayudar a su familia, y a los 11 años comenzó a trabajar en una barbería que frecuentaba con su padre, donde aprendió el oficio.

La barbería me gusta mucho y estudiar también".

Eduardo Espinal.

ENTRE LA ESCUELA Y EL TRABAJO

El trabajo infantil es una realidad en Honduras y en muchos otros países de Latinoamérica, aunque las leyes lo prohíben. En Honduras solo los mayores de 14 años pueden trabajar legalmente.

Mi papi me compró la primera máquina, de ahí comencé a cortarle el pelo a él”, cuenta este niño que terminó la primaria en 2021 y tiene planes de empezar la secundaria el año próximo.

0
jóvenes de 5 a 18 años trabajan en Honduras.
0
jóvenes hondureños no estudian ni trabajan.

Lo deseable es que los niños estén en las escuelas (...) El caso grave es aquellos que por trabajar sí abandonan los estudios".

Horacio Lovo, subdirector del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

"EDUAR BARBER SHOP"

'PAPI, YO YA PUEDO CORTAR'

Eduardo trabajó un año como aprendiz, hasta que hace poco más de un mes dijo: “Papi, yo ya puedo cortar, yo quiero que me compre una silla”, contó a la AFP su padre.

Además de la máquina de cortar cabello, tijeras, navaja y el overol de barbero, Wilfredo Espinal compró a su hijo un sillón de peluquero que le costó 22 mil lempiras (unos 900 dólares), y le ayudó a instalar la humilde barbería en una pequeña casa de paredes de adobe forradas con cemento y techo de zinc en las afueras de la ciudad.

Eduardo cobra entre dos y tres dólares el corte, según el estilo. Su mejor día fue cuando atendió a 16 personas que le dejaron unos 45 dólares.

Un buen ingreso en un país donde un tercio de la población de casi 10 millones de habitantes vive con menos de un dólar al día.

Fotos: Grupo REFORMA

TIEMPO PARA JUGAR

Aunque la barbería abre a las 08:00 y cierra a las 20:00, Eduardo también encuentra tiempo para jugar.

En un día normal, “me levanto, me baño, me cambio, como y me vengo (…) Juego cuando no tengo clientes, como a las cinco (de la tarde) vamos a jugar escondite (y) con la bici” o al fútbol, explica.

Dice que quiere “ser un barbero profesional”. También sueña con ayudar a su hermana, Darliana, de 8 años, a abrir un salón de belleza, y le gustaría construirle una casa a su madre, Merlin Carranza, de 38 años.

César Zepeda, un soldador de 57 años que quedó satisfecho con el corte que le hizo su joven barbero, cree que Eduardo y sus padres son un ejemplo. A los hijos hay que “apoyarlos en lo que a ellos más les gusta”, sostuvo.

Los bajos ingresos, la falta de oportunidades de trabajo y la violencia de pandilleros y narcotraficantes en Honduras obliga a cerca de 800 nacionales a emigrar cada día hacia Estados Unidos, donde viven más de un millón de hondureños, la mayoría sin permiso de residencia y de trabajo.

Jorge Ramos, el barbero que le enseñó el oficio, también intentó emigrar, pero fue deportado.