UNA ENORME SEQUÍA EN EUROPA

Desde los embalses secos y resquebrajados de España hasta los niveles escalofriantemente bajos de las aguas de ríos grandes como el Danubio, el Rin y el Po, una sequía sin precedentes afecta casi la mitad del continente europeo. Causa estragos en economías con fuertes sectores agrícolas, obliga a restringir el uso del agua, provoca incendios forestales y amenaza las especies acuáticas.

No ha habido lluvias importantes en casi dos meses en el oeste, el centro y el sur de Europa. En Reino Unido, donde llueve a menudo, el Gobierno declaró una sequía en el sur y el centro de Inglaterra el viernes, en medio de uno de los veranos más calurosos y secos de la historia.

Se espera que el periodo seco continúe y genere la peor sequía en 500 años, según los expertos.

El cambio climático está exacerbando la situación pues las altas temperaturas aceleran la evaporación, las plantas necesitan más humedad y reducidas nevadas en el invierno limitan la cantidad de agua fresca para la irrigación en el verano.

El Centro de Investigaciones Conjuntas de la Comisión Europea dijo recientemente que la situación empeorará y la sequía podría afectar al 47 por ciento del continente.

La situación actual es producto de prolongados períodos de clima seco causado por cambios en los sistemas climáticos mundiales, de acuerdo con el meteorólogo Peter Hoffmann, del Instituto Potsdam para Investigaciones del Impacto Climático de Berlín.

El cambio climático redujo la diferencia de temperaturas entre las distintas regiones, debilitando las fuerzas que impulsan las corrientes de aire, que normalmente arrastran lluvias desde el Atlántico hacia Europa, según explicó.

Corrientes de aire más débiles o inestables pueden dar paso a un aire inusualmente caliente y a prolongados periodos de intenso calor.

La sequía hizo que algunos países dispongan restricciones al uso del agua. El bajo nivel de las aguas, por otro lado, dificulta la navegación por el Rin y el Danubio.

El Rin, el río más grande de Alemania, podría alcanzar pronto niveles críticos de agua, señaló Bastian Klein, del Instituto Federal de Hidrología de Alemania. “Las industrias que usan el Rin para transportar sus productos serán afectadas”, indicó Klein.

En el Danubio, las autoridades de Serbia ya comenzaron a dragar para facilitar el desplazamiento de las embarcaciones. En la vecina Hungría, amplios sectores del lago Velence, cerca de Budapest, se han secado. Partes del Po, el río más largo de Italia, tienen tan poca agua que asoman barcazas y lanchas que se hundieron hace décadas.

La sequía también afecta a Inglaterra, que acaba de tener su mes de julio más seco desde 1935. En varias partes se prohibió el regado de jardines. En las haciendas los ganaderos tienen que alimentar sus animales con comida de invierno porque los pastizales están resecos.

Incluso países como España y Portugal, acostumbrados a largos períodos sin lluvias, se han visto muy afectados. En Andalucía algunos agricultores tuvieron que sacrificar cientos de árboles de aguacates para evitar que otros se pudran en vista de que el Embalse de La Viñuela, en la provincia de Málaga, está al 13 por ciento de su capacidad.

SIN AGUA EN EL RÍO COLORADO

Las autoridades federales de Estados Unidos anunciaron a mediados de agosto, que el año entrante Arizona y Nevada tendrán menos agua disponible del río Colorado debido a la intensa sequía que agobia al occidente del país.

Existen dos ríos Colorado en EU, pero los recortes aplicarán al de mayor longitud — 2 mil 334 kilómetros— que está en el oeste de Estados Unidos y cuyos embalses son el Lago Mead y el Lago Powell.

Este surte agua a siete estados y a México, pero su caudal ha disminuido drásticamente al paso de los años debido a su explotación excesiva para uso agrícola y al crecimiento de la población, el incremento en las temperaturas, la evaporación y menor derretimiento de nieve durante la primavera para reabastecerse.

Los recortes al abastecimiento en 2023 se activarán cuando los niveles de agua pronosticados desciendan por debajo de cierto umbral: 320 metros sobre el nivel del mar.

Se impondrán reducciones adicionales si los niveles pronosticados bajan a 319 y 312 metros sobre el nivel del mar. En un momento dado, los niveles podrían descender tanto que el agua ya no podría bombearse desde el embalse.

Esto es lo que recibirían las entidades afectadas, con respecto a lo que les correspondería.

Arizona

0 %
del volumen original.

Nevada

0 %
del volumen original.

México

0 %
del volumen original.

OLA DE INCENDIOS EN EUROPA

Para Europa, el 2022 ha sido un año particularmente destructivo en lo que se refiere a incendios, con los más grandes en España, Portugal y Francia, lo que ha llevado a las autoridades de esos países a operaciones frenéticas para apagar el fuego y evacuar poblaciones en riesgo.

ARDE ESPAÑA

Este lunes, por ejemplo, el Presidente del Gobierno de España anunció que los territorios afectados por los grandes incendios de este verano serán declarados “zona catastrófica” para facilitar los apoyos en la reparación.

Para España, el 2022 ha sido el año con más incendios y hectáreas quemadas desde que se tiene registro, según el Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales (EFFIS).

La media anual de hectáreas quemadas por incendios forestales en España, entre 2006 y 2021, fue de casi 67 mil, cuatro veces menos que las arrasadas durante el 2022.

0
incendios forestales en 2022
0
hectáreas arrasadas este año.

ARDE PORTUGAL

Portugal, que atraviesa una tercera ola de calor desde principios de julio, seguía combatiendo este lunes varios incendios, mientras el país está en estado de alerta hasta el martes por el riesgo de fuegos.

El lunes por la mañana, casi mil 800 bomberos estaban desplegados para combatir las llamas en todo el territorio, según datos de Protección Civil. Portugal, que además enfrenta este año un nivel de sequía excepcional, tuvo el mes de julio más cálido desde hace casi un siglo.

0
incendios forestales en 2022
0
hectáreas arrasadas este año.

ARDE FRANCIA

Apenas el pasado 14 de agosto, las autoridades francesas terminaban de combatir un masivo incendio que arrasó con 7 mil 400 hectáreas de bosques de pino en las regiones de Gerona y Landes.

El fuego ahí provocó una ola de ayuda europea ante el peligro de las llamas, con el envío de cientos de bomberos por parte de Alemania, Rumania, Polonia y Austria para ayudar a combatir las llamas, que se sumaron a los más de mil bomberos franceses que ya estaban en el lugar. Grecia e Italia enviaron cada uno dos aeronaves especializadas Canadair.

Todo esto fue precedido por un mes de julio en con más fuego masivo. Tan solo la región de Gerona registró el mes pasado enormes incendios que obligaron a la evacuación de más de 39 mil personas. Y este año Francia registró el mayor número de hectáreas quemadas y el segundo mayor número de incendios que el EFFIS tenga registro.

0
incendios forestales en 2022
0
hectáreas arrasadas este año.

SE DESHIELAN LOS GLACIARES

Los mil 400 glaciares de Suiza han perdido más de la mitad de su volumen total desde principios de la década de 1930, según un nuevo estudio publicado este lunes 22 de agosto en la revista científica The Cryosphere. Además, los investigadores dicen que la disminución del hielo se está acelerando en un momento de creciente preocupación por el cambio climático.

ETH Zurich, una respetada universidad politécnica federal, y el Instituto Federal Suizo de Investigación Forestal, Nieve y Paisaje anunciaron este lunes los hallazgos de una primera reconstrucción de la pérdida de hielo en Suiza en el siglo 20, basada en parte en un análisis de cambios a la topografía de los glaciares desde 1931.

Los investigadores estimaron que los volúmenes de hielo en los glaciares se habían reducido a la mitad durante los siguientes 85 años —hasta 2016. Desde entonces, los glaciares han perdido un 12 por ciento adicional en tan solo seis años.

El retroceso de los glaciares se está acelerando. Es importante observar de cerca este fenómeno y cuantificar sus dimensiones históricas porque nos permite inferir los efectos de un clima cambiante en los glaciares”.

Daniel Farinotti, coautor del estudio.