Las lluvias registradas durante los primeros días de septiembre no sólo mejoraron el nivel de las presas, sino que también ayudaron a que reverdecieran zonas que en meses pasados lucieron pálidas por la sequía.

CASCADA COLA DE CABALLO

De lucir solamente unos hilos de agua, las lluvias ayudaron a que aumentara el volumen de la famosa caída de agua.

LA MACROPLAZA

En meses anteriores dejó de exhibir sus jardineras secas, y ahora presume otra cara al rebrotar el pasto y mejorar su arbolado.

RÍO SANTA CATARINA

El color marrón de la vegetación dio lugar a un tono más verde a lo largo del afluente.