POBRES Y SIN COMIDA

En una precaria vivienda de cemento en la región brasileña de Sertao, Maria da Silva abre su refrigerador vacío y rompe en llanto.

El rostro moreno y arrugado de esta viuda de 58 años revela el peso de la lucha cotidiana de tener que alimentar a los suyos, luego de que su hermano, quien les brindaba sostén, muriera de Covid-19 el año pasado.

0
brasileños sufren hambre.
0 %
aumentó el hambre en los últimos dos años.

Da Silva y sus siete hijos y nietos, que ocupan una vivienda abandonada. Mientras sostiene una lata de leche en polvo semivacía para sus nietos, de 15 meses, dos y tres años, Da Silva muestra la precaria casa.

“A veces (los niños) piden comida y no tengo ni una galleta, ni pan, para darles”, dice entre lágrimas en Poço da Cruz, una zona rural en el estado de Pernambuco (noreste).

El aumento de los precios de los alimentos obligó a la familia a mendigar.

Rezo para que Dios termine con mi sufrimiento".

Maria da Silva

LA BATALLA ENTRE LULA Y BOLSONARO

El ex Presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), favorito en las encuestas rumbo al 2 de octubre, culpa al Presidente Jair Bolsonaro de la reaparición de Brasil en el “Mapa del Hambre” de la ONU en 2021.

El país había sido eliminado del registro en 2014, tras un auge económico y programas sociales que ayudaron a 30 millones de personas a salir de la pobreza durante el Gobierno de Lula.

Bolsonaro contraataca acusando al izquierdista de dejar a Brasil en bancarrota por la corrupción.

El Mandatario ha renombrado además el programa de asistencia social creado por su opositor y está haciendo una amplia campaña en el empobrecido noreste, que concentra una cuarta parte de los 213 millones de brasileños.

0 %
de la población padece inseguridad alimentaria.

LULA, 'UNO DE NOSOTROS'

El Sertao, o interior, es una extensión semiárida en el noreste, con matorrales de color marrón y verde oliva. Conocida por sequías cíclicas, es una tierra dura pero protagonista en la literatura, la música y el cine brasileños.

Cada generación aquí recuerda su peor sequía (1960, 1993, 2010) y la miseria que causó.

“Nos costó mucho sudor y lágrimas superarlo”, dice Joao Alfredo de Souza, de 63 años, líder de una comunidad fundada en el siglo 18 por ex esclavos en el poblado de Conceiçao das Crioulas.

De Souza recuerda los dos mandatos de Lula como un punto de inflexión por sus políticas de promoción de infraestructura, bienestar y “Hambre Cero”.

Fotos: Grupo REFORMA

Pero para este agricultor jubilado todo se volvió “muy difícil” desde que la pandemia de Covid-19 golpeó Brasil, donde mató a 680 mil personas, hundió la economía y desató luego una inflación galopante.

Según De Souza, Bolsonaro ha ganado el apoyo de muchos en la zona, tras aumentar el programa de ayudas económicas “Auxilio Brasil”, antiguo “Bolsa Familia” de Lula.

Bolsonaro triplicó la cifra nominal desde los días de Lula, a 600 reales (USD 115) mensuales, y se comprometió a aumentarlo a 800 reales si gana. De Souza cree que el alza “no será suficiente”.

“¿Por qué (Bolsonaro) está haciendo esto ahora?”, pregunta. “Es vergonzoso”.

En cambio, Lula “entiende el noreste”, dice. “Es uno de los nuestros”, agrega, sobre el líder nacido en Pernambuco.

'EL ÁFRICA DE BRASIL'

A media hora en coche por un camino de tierra, en Regiao de Queimadas, un asentamiento salpicado de casas tradicionales de barro y palos, cuesta encontrar señales de bienestar.

Un equipo de funcionarios en camiones 4×4 de la Fundación Nacional de Salud del Gobierno federal toma nota de las condiciones sanitarias de las viviendas. Muchas no tienen baño.

“Este lugar es el África de Brasil”, dice uno de los funcionarios.

El objetivo aparente del programa es construir instalaciones adecuadas para quienes las necesitan. La directora de la asociación de agricultores locales, Edineia de Souza, es escéptica.

“Solo vienen en época de elecciones”, dice esta agricultora, de 40 años.

Espera que eso cambie si gana Lula: “Cuando él estaba en el cargo, los proyectos se hacían”, asegura.

Aunque tiene poca fe en la política. “Los políticos ni siquiera vienen aquí”, lamenta.