'PROPONGO LA GUERRA'

Cuando un simpatizante de Donald Trump fue abatido por la Policía tras disparar contra una oficina del FBI en el Medio Oeste de Estados Unidos, los investigadores recurrieron a las redes sociales del agresor para confirmar un motivo que ya temían.

Resultó que había hablado de liderar una “insurrección” contra la gente que “usurpó” el Gobierno en venganza por la redada del FBI en la residencia del ex Presidente en Florida en agosto.

“Propongo la guerra”, rezaba una publicación de su cuenta, ya borrada, en la plataforma Truth Social de Trump, informaron medios estadounidenses. “Matar al FBI al verlo”.

En Twitter, las menciones de “guerra civil” se dispararon horas después del allanamiento del FBI por documentos clasificados en la mansión de Mar-a-Lago de Trump, en Florida: de 500 tuits por hora a 6 mil, según The New York Times.

Muchas de estas menciones eran llamados directos a las armas que alertaban de una guerra o años de insurgencia.

Una encuesta de YouGov realizada en agosto mostró que una mayoría de personas que se consideran fuertemente republicanos prevén una guerra civil en la próxma década.

0 %
lo ven como "algo probable".

EL PAPEL DE TRUMP EN LA VIOLENCIA

Entre quienes defienden esta posibilidad está el fundador de la milicia ultraderechista Oath Keepers, Stewart Rhodes, quien dijo tras la derrota electoral de Trump: “No vamos a salir de esto sin una guerra civil”.

K. Campbell, veterano de la inteligencia militar y quien ha dirigido evaluaciones de riesgos de seguridad para el gobierno estadounidense, se dice preocupado por la amenaza de grupos como los Oath Keepers.

Entre los años 70 y principios de los 80, los grupos de izquierda eran la mayor amenaza (...) Pero en los últimos años, los grupos de extrema derecha han sido responsables de la mayoría de los ataques en Estados Unidos".

Trump ha invocado en varias ocasiones la posibilidad de disturbios cuando se enfrenta a alguna derrota política o legal.

Su papel en avivar la ira el día del ataque al Capitolio ha sido ampliamente discutido, pero a menudo se olvida que fue su segunda transgresión de este tipo en meses.

El mes de abril previo a la insurreción, instó a sus seguidores a “¡Liberar Michigan!”, entre una serie de mensajes incendiarios criticando las restricciones por el Covid en ese estado. Días después, manifestantes fuertemente armados ocuparon el capitolio de Michigan.

Miembros del propio Gabinete de Trump, por no hablar del líder republicano en el Senado y de los demócratas de la Cámara de Representantes que lo impugnaron, responsabilizaron al ex Presidente de los disturbios del 6 de enero de 2021 en Washington.

Están respaldados por numerosos estudios que demuestran una relación causal entre la retórica agresiva y la violencia política.

Robert Pape, de la Universidad de Chicago, ha realizado varias encuestas desde el asalto al Capitolio, demostrando que millones de estadounidenses creen que la violencia estaría justificada para devolver a Trump al cargo.

Los republicanos, sin embargo, acusan a los demócratas de exagerar su lenguaje figurado e ignorar las agresiones izquierdistas.

Hasta 0
en EU justifican la violencia por Trump.

SE TRIPLICAN AMENAZAS A LEGISLADORES

Las fuerzas del orden, no obstante, aseguran que la violencia derechista es la mayor amenaza. El discurso que antes era tabú ahora es habitual en la extrema derecha.

Las amenazas contra miembros del Congreso alcanzaron la cifra récord de 9 mil 625 en 2021, según datos facilitados por la Policía del Capitolio, frente a solo 3 mil 939 hace cinco años, casi triplicándose.

Este año, a una legisladora demócrata progresista se le apareció un hombre armado fuera de su casa. Otra ha transmitido en directo videos de acosadores fuera del Capitolio.

Los conservadores de la Cámara de Representantes y el Senado también han sido objeto de amenazas de muerte y vandalismo en sus residencias. Uno de ellos sobrevivió a un intento de apuñalamiento.

Michael Susong, un ex agente de la CIA que fue condecorado por su heroísmo en el terreno, dice que no hay “ninguna amenaza creíble” de guerra civil, aunque reconoce que el discurso político ha “traspasado los límites de la decencia”.

“Las plataformas de redes sociales y las comunicaciones globales generalizadas en tiempo real pueden exacerbar las quejas reales y percibidas”, dijo Susong, ahora vicepresidente de inteligencia global en la empresa de gestión de riesgos Crisis24.

Esto acelera la radicalización de las personas que internalizan narrativas extremas de los eventos o la historia. La mayoría de las veces el resultado es un discurso descortés y amenazas huecas. Pero vemos, y siempre veremos, algunas personas incitadas a la violencia".