Decirle adiós a su escuela de toda la vida no fue fácil para las graduadas del Colegio Monteverde, por lo que cerraron este capítulo en su vida con sentimientos encontrados y, sobre todo, con un recuento de su paso por la institución académica.

“Mi prepa es como una gráfica de altas y bajas, estuvo increíble, aunque por la pandemia vivimos de otra forma este ciclo, pero, en este momento, estoy súper contenta, estudié toda mi vida aquí y me llevo muchas cosas como los valores que tengo hoy”, compartió Natalia Cos, quien estudiará Administración Turística en la Anáhuac México Norte.

Natalia y María Cos

A su llegada al Jardín Santa Rita, en Bosque Real, las chicas aprovecharon para saludarse en su foto grupal y gritar a todo pulmón: “¡Sexto!; acto seguido, cuando comenzó a sonar la canción “Something I Need”, de One Republic, se situaron al centro la pista para abrazarse, saltar y expresar su felicidad por terminar con éxito la prepa.

“Extrañaré ver diario a mis amigas porque las quiero un buen, pero esto no es un adiós, es un hasta pronto”, comentó Marina del Cueto, que será alumna de Hospitalidad en la Universidad Panamericana.

“Lo más valioso que aprendí en el Monteverde fue que vida sólo hay una, así que no hay por qué estresarse y debemos seguir adelante”.

Marina del Cueto
Vanessa Badenoch, Inés Adame y Patricia Restrepo

Antes de comenzar la cena, Valentina Gutiérrez, integrante del comité estudiantil y a quien se le quebró la voz varias veces, ofreció un discurso para sus compañeras.

“Me encantaría decir que lo logramos, pero entre exámenes, segunda vueltas y puntos faltantes, la mayoría de nosotras todavía tiene un pie fuera de la meta, aún así es importante reconocer lo lejos que hemos llegado siempre juntas”, mencionó la joven, quien en algunos años se convertirá en comunicóloga.

“Viéndolas hoy aquí, tras 15 años, sólo puedo decirles que fue un orgullo estar con cada una de ustedes”.

María Capote y Jimena Vázquez
Ofelia Fernández y Ana Teresa Madrigal
Pamela Said
Regina Hernández
Previous
Next

Uno de los momentos más divertidos de la noche fue cuando las jóvenes tomaron asiento en la pista para ver su video, realizado por la casa productora Filmentum, en el que a lo largo de 30 minutos plasmaron cómo vivieron su último año escolar y, sobre todo, la promesa de ser amigas por siempre.

“Está espectacular que sí pudimos festejar nuestra graduación, estar aquí me hace ver que lo mejor de esta etapa fue conocer a mis verdaderas amistades, porque somos muy unidas”, platicó Valeria Lobeira, quien ingresará a la Universidad Iberoamericana para cursar la carrera de Arquitectura.

Otro de los instantes más memorables de la fiesta fue el baile que realizaron los padres con sus hijas al ritmo de “Perderme Contigo”, de Bacilos, y, posteriormente, celebraron en grande con diversos hits.

Class Events estuvo a cargo de la organización y producción de la fiesta, la cual fue decorada con ‘burbuvelas’ flotantes y follaje natural.