Tras más de un año de confinamiento, Adolfo Domínguez eligió a México como el primer lugar fuera de España para presentar su colección de Otoño-Invierno 2021, El Vacío, misma que se inspira en la vida y la reflexión durante la pandemia del Covid-19. 

Tiziana Domíguez, directora creativa de la firma e hija del empresario, compartió con REFORMA algunos de los detalles más importantes de su nueva propuesta, así como los avances en materia de inclusión y sostenibilidad.

A continuación, te contamos todo lo que está detrás del “vacío” de la marca española.

El Vacío

La última colección de la firma proviene de los pensamientos inesperados y de la incertidumbre durante el confinamiento mundial que provocó el Covid-19.

Las piezas fueran diseñadas durante la pausa forzosa del 2020, plasmando desde los botones y cierres hasta los bolsillos y costuras en el interior de cada prenda, interpretándolo como una ausencia. 

“La colección surge a partir de la pandemia y es un reflejo sociológico de lo que pasamos todos, la introspección a la que estuvimos expuestos, el mirar hacia adentro, eso es lo que me inspiró. 

Vimos el vacío como un agujero, las esferas, los espacios vaciados. Los detalles de la ropa están puestos por dentro, para dar ese efecto de hueco, dejando solo el rastro”, contó Tiziana Domínguez, directora creativa de la firma.

"El vacío, el lugar que ya no era. Donde nada fue. La memoria de lo que un día estuvo. El anhelo de lo que será" Adolfo Domínguez

El patronaje de la propuesta se realizó sobre círculos que fueron drapeados sobre los maniquíes para ir recortando y ajustando las siluetas, creando patrones nuevos e ideales para un estilo urbano pero sin dejar de lado el toque formal y clásico. 

Los accesorios fueron diseñados con figuras geométricas y amplios contenedores que refuerzan el concepto de la línea. 

En cuanto a la paleta de colores, los tintes tierra y neutros están presentes, sin embargo, el azul es protagonista, pues es el tono de la introspección y de la tranquilidad. 

La colección fue presentada en el parque Nido del Quetzalcóatl, convirtiendo la pasarela en una experiencia sensorial que permitió a los asistentes interactuar con ella a través de los paisajes, la arquitectura, la danza, la música y un espectáculo olfativo con las nuevas fragancias de la casa. 

Los modelos fueron seleccionados por las redes sociales de la firma, con el objetivo de presentar diferentes tipos de belleza. 

“Los desfiles me encantan porque son un momento de celebración, es cuando por fin ves toda tu colección, la ves en movimiento. También me hacen especial ilusión nuestros castings pues son totalmente inclusivos. Nosotros no buscamos modelos, buscamos gente real”, dijo.

Sustentabilidad

Adolfo Domínguez siempre se ha distinguido por ser un firma que se preocupa por las maneras de producir moda, y ahora, ha creado un plan de sostenibilidad que abarca desde los textiles hasta el diseño de sus tiendas. 

“A mi padre siempre le ha importado el cuidado del planeta, tanto en lo personal como en la marca. Debemos reeducarnos, eliminar el modelo del ‘fast fashion’, pensar en la crisis planetaria y los problemas de sustentabilidad”, explicó.

Durante el 2020, la compañía lanzó ADN, un servicio digital que orienta a los clientes en su compra. El proyecto es un modelo de moda a futuro, funciona con la ayuda de un algoritmo que se basa en las respuestas de un cuestionario que llenan los clientes para elegir 5 prendas y 5 accesorios que se ajustan a su estilo. 

Posteriormente, el consumidor recibe hasta su casa una caja con la selección y el asesoramiento de un ‘personal shopper’, quien le ayuda a tomar una decisión sobre las prendas.

“Es una manera de reducir tus opciones de compra a lo que realmente va contigo y te ayudará a crear un armario funcional sin la necesidad de salir de casa”, agregó. 

Para el 2025, la casa española planea ser un 70 por ciento más sostenible, desde el uso de materiales amigables, hasta la logística de su exportación y la manera en la que venden sus productos. 

Las bolsas de esta última colección están hechas de poliuretano reciclado con base acuosa, creando un efecto de piel. Además del uso del lino en la mayoría de sus prendas, una fibra que es considerada una de las más sustentables. 

Por otra parte, Adolfo Domínguez acaba de lanzar dos nuevas fragancias pensadas en los procesos de reciclaje

Terracota Musk y Nude Musk cuentan con un frasco de cristal reciclado, pintura al agua y serigrafía orgánica, sumando que su difusor es separable con el objetivo de ser fragancias rellenables. 

Su empaque está elaborado con papel de fuentes responsables certificadas, cartón y celofán 100 por ciento reciclados. 

En cuanto a sus aromas, la línea Musk está diseñada para adaptarse a cada tipo de piel, resaltando la sensualidad natural de cada persona. 

“Están relacionadas con lo que son nuestros castings, honran la individualidad, son perfumes seductores que   desnudan a quien los porta. Tienen almizcle, que es un ingrediente muy penetrante y feromónico, haciendo que no huela igual en ninguna persona.

Son fragancias que se fusionan con tu propia identidad para crear una nueva”, finalizó la creativa. 

 
 

¡Síguenos en @modareforma!

Información y edición: Frida Celaya

Imágenes: Cortesía Adolfo Domínguez.