Adrian Burns, la escritora canadiense Denise Wendel-Poray y Eugenio López

La fotografía siempre ha sido la pasión de Adrian Burns, quien arrancó su carrera a los 14 años, en los que ha experimentado con diversas técnicas y trabajos.

“Hice mucho comercial, eventualmente con la tecnología y la foto digital empezó a caer el trabajo y fue cuando dije: ‘voy a regresar a mis raíces y a trabajar con lo que empecé’”, contó el artista, quien vive en París.

Patricia Marshall y Fernanda Döring
Rafael y Rafaela Tellaeche

Para ser completamente autónomo y seguir sus emociones, el autor decidió meterse al mundo de la naturaleza y, a la par, inventar una técnica para expresarse.

“Se me ocurrió imprimir mis fotos sobre papel de algodón, que ya lo hacía, porque puedo intervenirlas con lápiz; el dibujo fue mi pasión, pero nunca lo desarrollé y no tuve el talento y esa frustración me llevó a dibujar encima de mis fotos”, expresó.

“La comencé a intervenir con pintura acrílica, y ésta junto al grafito son los únicos materiales que reflejan la luz, así que se vuelven fotos interactivas y sorpresivas porque dependiendo de cómo las ves, el ángulo y la luz que haya, es como reaccionan al espectador”.

Soledad Covacevich y Beatrice Aboltins Trueblood

Él tiene una maravillosa estética y profundidad en lo que crea, y creo que ese es su éxito”

BEATRICE ABOLTINS TRUEBLOOD, mamá del artista y Cónsul Honorario de Letonia en México
Priscila Domal y Fabiola Campomanes

Fue así que en con un coctel en el Museo Jumex, el creativo convocó a sus familiares y amigos a una pequeña muestra de su talento a través de una exposición y la presentación de su libro “Imbloglio”, en el que plasma este recorrido artístico.

“Me siento feliz, es como el pináculo porque él va subiendo; tuve que sacrificar uno de mis baños para que fungiera como su laboratorio y cuando vi que pasaba noches enteras imprimiendo de diferentes maneras, yo sabía que era un camino que iba a seguir”, comentó su madre, Beatrice Aboltins Trueblood, Cónsul Honoraria de Letonia en México.

Giandomenico ‘G.T.’ Pellizzi y Columba Díaz
Georgina Pounds, Natalia Dávila y Susana Martínez Ostos

Durante la velada, los asistentes se mostraron emocionados por ver la evolución del trabajo del anfitrión y aprovecharon la ocasión para desearle lo mejor.

“A Adrian lo conozco desde hace más de 20 años, le veo mucha dedicación y creatividad en su trabajo y me gusta mucho”,
compartió el artista Héctor Bitar.

Entre los planes del fotógrafo se encuentra presentar este material el 8 de marzo en Viena, para después hacerlo en Casa México en Madrid y destinos como París, Bélgica, Zurich y Nueva York.

Veronica Oldakowska y Eduardo Reyes Retana
Héctor Bitar, Bernardo Pandal y Alberto Cinta

Al trabajo de Adrian le veo mucha madurez y evolución comparado al anterior“.

HÉCTOR BITAR, artista
José Antonio Martínez y Patricia Conde
Roberto Burford, Elodie Weil y Alejandra Redo

Me parece espectacular el trabajo de Adrian, me encanta el resultado visual de sus paisajes con grafito".

ELODIE WEIL
Lucía Sánchez y Daniela Garza
Cinthia Martínez y Ricardo Reyes
Catalina Buchanan y Felipe Colsa

TALENTO NATURAL

+’Imbroglio’ quiere decir enredo, y a Adrian se le ocurrió utilizarlo como nombre de su libro porque las ramas de los árboles las empezó a ver como las venas del planeta.

+ Las fotografías las tomó durante el aislamiento en un castillo de un amigo en París y son intervenidas con una técnica que él invento en la que dependiendo el ángulo es como se ven.