El año pasado, la academia de danza de Paulina Arnáez cumplió 25 años, sin embargo, por la pandemia, no pudo celebrar, es por eso que este 2022 organizó un festival, al que llamó “25+1”, en el que celebró más de dos décadas de enseñar a bailar.

El show fue con temática de Disney, lo cual entusiasmó a las participantes, sin embargo, lo más especial fue que sus alumnas pudieron reencontrarse con el escenario, lo cual no hacían dede 2019, a causa de la crisis de salud.

“Queríamos que todo fuera espectacular, ya que la ocasión lo ameritaba, además, fue un año muy agotador de ensayos, a veces las niñas se sentían hartas porque no sabían si se llevaría a cabo el evento, pero el último mes se notó que se levantó su energía al darse cuenta de que todo iba en serio”, dijo Paulina.

“Me sentí muy emocionada de ver sus caritas el día del encuentro, tenían una actitud muy diferente, y, sobre todo, fue muy liberador el que se quitaran el cubrebocas para presentarse, pues durante todo este tiempo nunca dejamos de usarlo, lo cual era incómodo al bailar”.

“Queríamos que todo fuera Sobre su trayectoria en la enseñanza, compartió que ha sido muy enriquecedora, pues al hacer lo que más le apasiona, no la percibe como un trabajo.

“Es muy satisfactorio trabajar con ellas porque te das cuenta de cómo cambia su día al entrar a clases, también, esta disciplina les da muchas tablas como seguridad, trabajo en equipo, pararse desde pequeñas en un escenario y perderle el miedo, así como entrar a un backstage sin sus papás y hacerse responsa- bles de sus cosas”, comentó la fundadora de Pollo Dance Spot.

Miguel y Camila Marcin con Celia Tello
Angélica orihuela, alexia, Matteo y Herman rosso
Andrea, Isabela y Yalily Serio
Previous
Next

En este sentido, las mamás de las pequeñas artistas coincidieron en el aprendizaje que sus hijas se llevan en cada clase.

“A mis dos hijas la danza les ha servido en muchísimos aspectos, es una forma divertida de hacer ejercicio y cuidar su cuerpo; conviven con compañeras de otros colegios y pararse en un teatro es un logro importante que beneficia su autoestima”, contó María elena Martínez, mamá de Ximena y Sofía Medina Mora.

Con actos inspirados en películas como “Aladín”, “Ratatouille”, “Toy Story”, “Dumbo”, “Coco”, “Moana”, entre otras, se presentaron 140 alumnas de distintas edades. Cada grupo bailó dos temas, mientras que en el principio y final del show se juntaron todos

Con 700 vestuarios, 140 bailarinas y 13 actos de baile coreográfico inspirados en películas animadas, el teatro Ferrocarrilero se llenó de un ambiente de emoción, en el que además del esfuerzo de las protagonistas de la tarde, brilló la admiración de los padres.

“Se siente un orgullo enorme al ver realizados a nuestros hijos, sobre todo, después de dos años sumamente complicados y ver a mi niña me llenó el corazón de amor. esta actividad es lo mejor que le ha pasado, pues le ayuda a canalizar los sentimientos que tiene en cada etapa de su desarrollo”, expresó Celia Tello, mamá de Camila Marcín.