Por su propuesta fresca y divertida, desde hace poco más de un año este espacio gastronómico está en boca de todos. Se trata de 1985 AntiFine Dining y es el chef Alfredo González quien hace magia detrás de los fogones.

Ubicado en una hermosa casa de la colonia Roma, con acentos decorativos modernos, este restaurante invita a disfrutar platillos que desbordan creatividad en un ambiente desenfadado.

Previous
Next

“He trabajado en restaurantes de manteles largos toda mi vida, y siempre creí que la comida debía disfrutarse en un ambiente muy alegre, libre, lejos de toda formalidad, en un espacio en el que la comida se goce de forma diferente.”

Chef Alfredo González

En este restaurante, en el que el chef reinterpreta el significado de un fine dining, los comensales encontrarán platillos con una técnica muy pulida, elaborados siempre con ingredientes de la mejor calidad. Sus nombres coquetean con la sátira y su belleza seduce a primera vista.

Producto local como hilo conductor

“Me gusta mucho trabajar con insumos del país porque tienen una calidad espectacular, como las verduras que se encuentran en la Central de Abasto. Además, siempre apoyamos a pequeños productores. Compramos nuestro queso con un proveedor que trae productos lácteos de diferentes estados del país”, señala el chef.

Previous
Next

Con chapulines y chiles de Oaxaca, y pesca sustentable del norte del país, en el restaurante se sirven platillos inspirados en los recuerdos y vivencias del chef. Hay, por ejemplo, un pastel de tres leches que a Alfredo le hace pensar en su mamá o platillos como la ex suegra, que surgió cuando la mamá de una exnovia le sirvió chileatole de Tlaxcala.

De la ensalada de crayolas al risueño

En el menú, el comensal tropezará con platillos como el risueño, un risotto que lleva salsa de codzito con alioli de tinta, yema curada y mejillones.

“Este platillo es uno de mis favoritos. Utilizo elementos, como el alioli de tinta de calamar, que me recuerdan cuando visitaba el restaurante español de mi tío. Éste es un imperdible en nuestra carta”.

Chef Alfredo González

Las sardinolas, que se preparan con espectaculares boquerones curados en vinagre de frambuesa durante 10 horas, son también un must en el menú. Su sabor, ligeramente ácido, el toque de cítricos y maracuyá, y ese puré de berenjena tatemado que remata el plato hacen de las sardinolas todo un espectáculo.

Que no falte elegancia a granel

Una buena cocina exige una coctelería a la altura y en 1985 AntiFine Dining preparan mixología que se disfruta en las mesas o en la barra del bar. Prueba “meses sin intereses”, elaborado con Cristalino en abonos chiquitos, mermelada de naranja, destellos de mango, fresa y un suspiro de manzanilla miel.

Previous
Next

O consiéntete, al caer la tarde, con un “extracto de vida” preparado con Lillet, agua de semilla de garbanzo, limón amarillo, miel de agave y un toque de Boing de mango.

“Tenemos un speakeasy en el que reina una iluminación tenue y la música ideal para disfrutar un buen trago. La curaduría de los cocteles es muy buena y es en este rincón donde pueden comer algo rico y acompañarlo con buenos drinks”, señala Alfredo.

El spot

La decoración del lugar baja los decibeles a la formalidad. Aquí, los comensales se sentirán siempre en confianza para comer a gusto, tal como lo harían en una comida entre amigos.

Además del speakeasy, el restaurante cuenta con espacios privados para celebrar ocasiones especiales. Los toques art déco que reinan en toda la casa hacen sentir a los comensales en un espacio íntimo y acogedor al que siempre se quiere volver.

Previous
Next

“Me motiva ver a la gente contenta, cuando sé que le gusta la comida. Eso me impulsa a seguir trabajando para innovar, diseñar nuevos platos y seguir recibiendo comensales en este lugar que es mi sueño.”

Chef Alfredo González

Sobre el chef

Estudió en The International Culinary Center y trabajó en Cosme, de Enrique Olvera; en Aponiente, ubicado en España, que cuenta con tres estrellas Michelín; y en Quintonil, donde terminó de formarse junto a Jorge Vallejo.

Orizaba 76, colonia Roma Nte., Cuauhtémoc

T: (55) 1313- 8495