AUMENTAN TIROTEOS

Esta martes 12 de abril, el Metro de Nueva York sufrió el peor ataque en su historia, cuando el tren se detuvo en la estación de la calle 36 en el vecindario de Sunset Park, Brooklyn, un hombre vestido con un chaleco de construcción y una máscara de gas lanzó una lata de humo y abrió fuego, dejando como saldo 16 personas heridas.

El hecho se suma a los casi 300 tiroteos que se han registrado en la ciudad de Nueva York en lo que va de 2022, cifra que se elevó en comparación con el mismo periodo del año pasado, según datos del Departamento de Policía.

La tendencia refleja la violencia continua y completamente inaceptable en nuestras calles"

Comisionado de Policía, Keechant L. Sewell.

Las balaceras son el doble que en los años anteriores a la pandemia de Covid-19, y la carga recae principalmente en los vecindarios negros y latinos, en donde se registraron más de mil 800 tiroteos anualmente en los últimos dos años, después de caer a menos de 900, en 2018. 

Los ataques contra los neoyorquinos asiáticos se han elevado, con más de 130 denuncias de delitos motivados por el odio presentadas a la Policía el año pasado, cuando en 2019 sólo se informó de uno.

0
tiroteos se han registrado en el primer trimestre de 2022

DISMINUYEN HOMICIDIOS

A pesar del aumento de tiroteos, el número de homicidios en la ciudad estadounidense ha disminuido.

El Alcalde Eric Adams ha hecho de revertir esa tendencia el objetivo central de su Administración.

“La policía de Nueva York utilizará todos los recursos y oportunidades para asegurar esta ciudad”, dijo el comisionado Sewell, pero “revertir los años nos tomará semanas”.

Atribuyó la disminución de las tasas de homicidios a un aumento de las detenciones. Solo en marzo, dijo, los oficiales realizaron más de 4 mil arrestos por delitos graves, más del doble de los ejecutados en la misma época del año pasado.

UNA CIUDAD POSPANDÉMICA MÁS PELIGROSA

A medida que los neoyorquinos cansados comienzan a salir de más de dos años de la pandemia de Covid-19, se abre una brecha entre las percepciones del crimen y las realidades de la ciudad.

Esta Nueva York es más peligrosa que aquella en la que vivían muchos residentes al comienzo de la crisis sanitaria, en la primavera de 2020.

Sin embargo, sigue siendo mucho más segura que en años anteriores y el crimen es menor que en muchas de las ciudades más grandes de Estados Unidos.

La violencia armada alcanzó mínimos históricos en 2018 y 2019. Incluso con los aumentos recientes, las tasas de tiroteos, agresiones por delitos graves y delitos mayores en general son similares o inferiores a los niveles de finales de la década de 2000 y principios de la de 2010.

En total, ha habido nueve asesinatos menos este año en comparación con el mismo período del 2021.

Los primeros tres meses de este 2022 también han visto aumentos en delitos como robos y hurtos mayores, en comparación con los mismos períodos en 2020 y 2021.

Los expertos, por su parte, advierten contra las comparaciones a corto plazo, particularmente durante la pandemia de estadísticas sesgadas.

Algunos tipos de delitos han aumentado significativamente desde que comenzó la pandemia como los asasltos en el metro, los cuales también se han vuelto más peligrosos.