AVENTURA AL NATURAL

Marian Álvarez

MORELOS.- Adictos a la adrenalina vivieron un fin lleno de emoción al disfrutar de retos y desafíos en sus 4X4 y convivir con diferentes especies del Centro de Conservación Zoofari. 
Guiados por expertos del todoterreno, pilotos, junto a sus familias, se dieron cita para disfrutar de los múltiples senderos morelenses.

“Combinamos un poco nuestra pasión con los animales, en este caso con este Safari Kids, entonces se integran los niños y conviven de otra manera con el deporte”, comentó Juan Bosco, director de Bosco’s Camp 4×4.

Bosco Martínez, Norma Lara y Juan Bosco

Enrique y Enrique Abogado

Asimismo, el amante de la naturaleza contó que los factores que complicaron la ruta fueron las fosas profundas del Río Amacuzac, puesto que éstas superaban en ocasiones el metro de altura; además, debido a la arena, los autos requerían tener una buena tracción.

Lo mejor es darte cuenta de las capacidades de tu vehículo y de las tuyas como piloto, además del tiempo compartido entre padre e hijo”.

ENRIQUE ABOGADO

Sin embargo, algunos de los presentes no sintieron compleja esta experiencia, como otras en las que han participado; para ellos, los únicos desafíos que tuvieron en el camino fueron las múltiples piedras que podrían dañar sus vehículos si no manejaban con cuidado.

“En esta ocasión no hubo senderos tan difíciles, fue un camino que, aunque sí tuvo sus retos, avanzamos bastante bien”, explicó el facility manager Enrique Abogado, quien recorrió el camino a bordo de su Jeep Wrangler Sahara modelo 99.

Alexa y Camila Pérez

Para el abogado Daniel Rodríguez, la verdadera adrenalina es la que lo obliga a poner el 100 por ciento de su atención al volante y al camino, ya que sino puede cometer algún error.

Daniel y Daniel Rodríguez con Flor Reza

La ruta fue divertida, pensada para losniños,principiantesy familias”.

DANIEL RODRÍGUEZ, ABOGADO

A su vez, Boyardo Salmón, quien estuvo acompañado de su esposa y sus dos hijos, platicó que en algunas rutas se ha quedado embancado en zanjas muy profundas o, en otras, perdió la llanta de refacción, lo que generó que tuvieran que trasladarse en otro vehículo.

“Es parte de este tipo de aventuras, pero no con Bosco’s, porque aquí es un ambiente muy cuidado”, externó el conductor de una Toyota Land Cruiser 2007.

María Sañudo, Elena, Boyardo y Boyardo Salmón