El mundo del deporte, como todo en el mundo, ha enfrentado múltiples dificultades y adversidades en el último año y medio debido a la pandemia por Covid-19, y la preparación de los atletas paralímpicos no ha sido la excepción rumbo a los Juegos en Tokio 2020.

México será representado en la justa paralímpica, que comienza el martes 24 de agosto y culmina el domingo 5 de septiembre de 2021, por un total de 60 para atletas, de los cuales 29 son mujeres y 31 hombres, quienes buscan refrendar el buen papel de nuestro país a nivel internacional.

Los para atletas nos representarán en 11 disciplinas deportivas: Para Atletismo, Boccia, Para Ecuestre, Judo, Para Natación, Para Powerlifting, Para Remo, Para Taekwondo, Para Tenis de Mesa, Para Tiro Con Arco y Para Triatlón. Dos de ellos nos comparten lo que han debido sortear, sus expectativas y el apoyo que han recibido de su familia, la sociedad e iniciativa privada como la de Citibanamex.

Lenia Ruvalcaba

Atleta paralímpica

Gustavo Sánchez

Atleta paralímpico

Lenia Ruvalcaba

Originaria de Guadalajara, Jalisco, ha participado ya en tres juegos paralímpicos, y en esta ocasión es la única mujer que representará a nuestro país en judo adaptado. Señala que si bien estos juegos serán sui géneris por las condiciones en las que se llevarán a cabo se siente muy emocionada y comprometida.

En entrevista desde España, donde se encuentra preparándose para la justa deportiva, señala que al igual que muchos otros deportistas, uno de los principales obstáculos que ha enfrentado en su trayectoria es la falta de apoyo. “Lo que nos mantiene es el querer competir, luchar, ganar medallas para México con o sin apoyo”, precisa.

Reconoce que desde que decidió comenzar a practicar judo y después su incursión como atleta de alto rendimiento, el apoyo de su familia ha sido fundamental, entre otras personas que han sido igual valiosas. “Afortunadamente llegaron a mi vida las personas adecuadas para darme apoyo, motivación y conocimiento para estar en donde hoy estoy”, enfatiza.

Si bien el balance de sus participaciones en los juegos paralímpicos es positivo recuerda con tristeza los de Londres, en 2012, donde no consiguió medalla. Reflexiona que fue un trago amargo y un gran aprendizaje, que le hizo reaccionar y prepararse para estar en Río de Janeiro, y que a la postre conquistaría el oro.

Lenia asevera que está enamorada del judo y no concibe su vida sin él. “Representa todo”, responde categórica cuando se le pregunta qué significa para ella este deporte, aunque tiene claro que algún día dejará de practicarlo. Desea seguir vinculada a esta disciplina y promoverla, por ello inició una Maestría en Gestión y Administración del Deporte.

El deporte, asegura, es inclusión, no solo para las personas con discapacidad, sino en general. El deporte, añade, aporta mucho a la vida, enseña a trabajar en equipo, a respetar al otro, a ser cordial y ayuda a crecer en muchos sentidos. “A mí el judo me ayudó a abrirme el horizonte y darme cuenta que la vida es muchas más cosas”, puntualiza.

Sentirse parte de un equipo le ha ayudado a Lenia en lo social, mental y físico; le ha dado también confianza. Y es que hoy no solo forma parte de la delegación paralímpica, también es parte del Team Citi, iniciativa de Citibanamex que ha apoyado a atletas paralímpicos en su camino a Tokio.

“Ha sido una motivación extra. Quienes formamos parte del equipo Citi no tenemos presiones con respecto a si calificamos o no, si traemos medallas o no. Eso me ha ayudado mucho a tener un proceso mental y físico tranquilo; me permite enfocarme en lo que tengo que hacer”, comenta la judoca de 35 años.

Resalta que le sorprendió y agradó mucho saber que Citibanamex solo estaba patrocinando a atletas paralímpicos, pues sabe, por experiencia propia que la mayoría de los patrocinadores apoyan a atletas sin discapacidad. “Es una muestra de que hay empresas que realmente les interesa apoyar el deporte paralímpico, y para mí ha sido sorprendente”, concluyó.

"Es un honor y una gran responsabilidad participar en mis cuartos juegos paralímpicos. Esperamos su apoyo, necesitamos de su fuerza, de su amor, de su buena vibra."

Lenia Ruvalcaba, atleta paralímpica

Gustavo Sánchez

Es uno de los nueve hombres que junto a nueve mujeres conforman el equipo mexicano que competirá en natación en los Juegos Paraolímpicos de Tokio. Su participación más sobresaliente fue en Londres 2012, donde consiguió cuatro medallas; en Río de Janeiro 2016 no logró metales, pero se metió a cinco finales.

Ahora, en la próxima justa a realizarse en el país nipón, asegura que dará todo por tratar de regresar a los tiempos que hizo en Londres y conseguir medallas. Sin embargo, su preparación ha sido complicada, con un muy intrincado año de entrenamiento, la mayor parte alejado de las piscinas y la mayoría en casa por la pandemia.

Por más que hiciera trabajo físico y cerca de 2 mil abdominales diarias, aclara que no es lo mismo que el entrenamiento habitual. Perdió su rutina. Relata que buscó la manera de retomar su preparación y hallar lugares dónde hacerlo fue difícil. Incluso tuvo que cambiar su residencia, entre otros ajustes radicales para poder estar en forma para los selectivos.

Uno de los principales obstáculos que ha superado durante su carrera deportiva ha sido la falta de apoyos, para lo cual su familia ha sido un gran soporte, emocional y económico. “Mi familia tiene un gran papel, porque en México sucede que los grandes atletas que trascienden, normalmente tienen el apoyo de una gran familia. Ese fue mi caso”, puntualiza Gustavo.

Su interés por la natación comenzó desde niño, a los 6 años, cuando sus papás lo inscribieron a un curso en CU, en Ciudad de México, con la idea de que aprendiera a nadar. “De ahí en adelante todo quería hacerlo en el agua”, comenta con una sonrisa el joven de 27 años que nació con una malformación congénita en ambas piernas y el brazo derecho.

Igual desde pequeño surgió su motivación por participar en unos juegos paralímpicos y crecía al ver que cada cuatro años los astros del deporte paralímpico daban buenos resultados. “Yo los veía y me decía ‘si él o ella pueden, si ellos están ganando medallas, ¿por qué yo no?’ Ellos fueron mi motivación, el detonante de que hoy esté aquí”, detalla.

Si bien siempre ha batallado con los accesos y el respeto a los lugares para las personas con discapacidad, Gustavo ve una avance en estos temas a nivel nacional. Muestra de ello es el apoyo que recibe de Citibanamex, al formar parte del Team Citi, que siente le ha dado un plus, un extra que le ha facilitado participar en campamentos de entrenamiento.

“Como atleta esto te permite foguearte y te da mayor seguridad, porque sabes que hay alguien que mete las manos por ti y que te va a apoyar. Ha sido muy importante el apoyo, ya que al principio no lo tenemos, y la familia, por más que quiera, a veces no puede. Así como Citibanamex me ha estado apoyando, igual deberían sumarse más empresas”, enfatiza.

El camino a unos Juegos Paralímpicos es un proceso largo, se debe pasar por competencias nacionales, mundiales, selectivos y Juegos Panamericanos, pero nada es tan significativo como representar a México, concluye el joven atleta que en Tokio competirá en seis pruebas: 200 metros libres, 100 libres, 50 libres, 50 dorso, 50 pecho y 150 combinado.

"Aparecer en la lista de la delegación que va a los Juegos y volver a tener la oportunidad de representar a México, te llena de orgullo y te motiva para tratar de conseguir los mejores resultados en Tokio."

Gustavo Sánchez, atleta paralímpico