Para el amor entre Diana Friedeberg y Clemens Welter no hubo fronteras, pues aunque ella es mexicana y él alemán, hicieron todo lo posible por mantener su relación, la cual, después de cinco años, culminó en matrimonio.

“Nos conocimos en San Miguel de Allende, de donde soy yo. Él estaba trabajando para una
compañía alemana por sólo tres meses y, para cuando terminó su contrato, ya estábamos muy enamorados y no queríamos separarnos”, expresó Diana, quien estudió Biología en la Universidad de Boston.

Alrededor de 60 invitados de todo el mundo volaron a austria para acompañar a la pareja en su gran día.
Durante el coctel, Sonja y Lumea Welter, hermana y sobrina del novio, respectivamente, tocaron un par de canciones en alemán para los recién casados.
Rocío y Alfonso de Robina, tíos de la novia

“Regresó a Europa y buscó otro proyecto que  lo trajera de vuelta a México, y así fue, por lo que se vino a vivir acá”. Hace dos años y sin ella imaginarlo, él le propuso que se convirtiera en su esposa en Querétaro, lugar que hace algún tiempo adoptaron como hogar.

“¡Cero me lo esperaba ese día! Yo estaba trabajando en mi doctorado en la noche y me dijo que saliera a la sala a tomarme un break con él. Ahí tenía listo flores y champaña. Me pidió que me sentara en el sofá y se puso de rodillas para pedirme matrimonio”, comentó la novia, quien trabaja en la conservación de jaguares para la ONG Panthera.

Deborah Holtz
Mari Carmen Hernández y Elisabeth Rohregger

Acompañados de 60 invitados de todas partes del mundo, la pareja selló su unión en la localidad de Millstatt am See, en Austria.

“Mi sugra fue la encargada de coordinar toda la ceremonia religiosa, yo no vi nada hasta el día del matrimonio y todo le quedó espectacular. La iglesia estaba divina llena de flores y había un dueto con arpa que cantaba precioso y música de órgano, fue una ceremonia muy conmovedora”, dijo Friedeberg.

“Al salir, tuvimos un pequeño coctel abajo de un árbol de tilo enorme, en donde nos esperaba la carroza decorada con caballos para darle la vuelta a los recién casados”.

Previous
Next

CON ESTILO

  • Diana y Clemens contrajeron matrimonio en localidad de Millstatt am See, en Austria, lugar de donde es originaria la mamá del novio.
  • Los invitados comieron platillos como típicos de la región como venado y pescado. 
  • Un cuarteto de música clásica amenizó el coctel y, para la cena, un grupo en vivo tocó un poco de jazz y éxitos de los años 80.
  • La novia llegó en carreta a la iglesia Stiftskirche Millstatt acompañada de su padre, Pedro Friedeberg.
Carmen Gutiérrez, madre de Diana, y Sabrina Wirth
Hans y Monika Welter

Para aprovechar su estancia en Europa, la pareja disfrutó de su luna de miel en un resort llamado Feuerberg Mountain, donde se relajó en el spa y con paisajes de ensueño rodeados de bosque.