EL CRIMEN

A Jesús Bañuelos Acevedo lo mataron mientras dormía a las 4:30 horas del pasado 20 de junio.

Hombres armados arribaron al campamento que por más de un mes mantuvo el activista en compañía de otras personas a las afueras del basurero en Atitalaquia, Hidalgo.

Bañuelos, al igual que decenas más, se oponía al Centro Regional de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos, en este Municipio, ubicado en la frontera sur con  el Estado de México. 

Collage hecho en memoria de Jesús tras su asesinato.

Además de “Chuy”, como solían llamarlo sus compañeros de lucha, otras dos personas resultaron heridas de gravedad tras ser golpeadas por el grupo armado.

Su asesinato provocó que decenas de habitantes cerraran la Avenida Arco Norte para exigir justicia; el bloqueo duró 6 horas y concluyó con la instalación de una mesa diálogo entre autoridades e inconformes para resolver el conflicto.

Impactos de bala en la casa de acampar donde mataron a "Chuy".

La muerte de Chucho se pudo haber evitado si las autoridades e instituciones locales hubieran realizado el trabajo que les corresponde desde la primera manifestación, pero desgraciadamente tuvo que pasar el asesinato para que las autoridades nos voltearan a ver, a Chuy lo mataron, él no decidió morir".

Habitante de Atitalaquia opositora del basurero

CULPAN A AUTORIDADES

El colectivo No al Basurero en Atitalaquia, en el cual participaba “Chuy”, responsabilizó al Alcalde priista Lorenzo Agustín Hernández Olguín, al Gobernador Omar Fayad y al dueño del predio en cuestión, Jaime Reyes.

“No ha dicho nada (el Alcalde), solo emitió un comunicado el 20 de junio, un comunicado lleno de mentiras, esa persona nunca se ha acercado al diálogo, hace una semana nos reunimos y le dijimos que no queríamos represalias y hoy tenemos una muerte, Chuy no decidió que lo asesinaran y pedimos que se investigue”

Fografía compartida por compañeros de Jesús.

TRAS CRIMEN, CLAUSURAN

Tras el asesinato de Jesús, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) anunció esta mañana que el proyecto fue clausurado de manera temporal, lo que significa apenas el primer paso para lograr el cierre técnico definitivo. 

EL BASURERO

El pasado 10 de enero, con bandera en mano, el Mandatario estatal priista Omar Fayad dio inicio a la construcción del Centro Regional de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos en la comunidad de El Cardonal, en Atitalaquia.

La inversión privada, se informó en ese momento, fue 500 millones de pesos y se planeaba depositar los residuos de los municipios de Atitalaquia, Tula, Tlahuelilpan, Mixquiahuala, Tlaxcoapan, Tepetitlán, Ajacuba, Atotonilco de Tula y Chapantongo.

Banderazo de inicio de la obra en Hidalgo.

Más tarde, se planteó, otras demarcaciones del sur de Hidalgo también depositarían allí su basura. El área destinada, en la Colonia Antonio Osorio de León, es de 17 mil 746 metros cuadrados.

Una vez concluidas las cuatro fases de la obra, aseguró el Gobernador, el Centro podría recibir hasta 35 toneladas de basura al día.

Investigadores del Conacyt advirtieron que la zona donde se planeó la instalación del basurero forma parte de un corredor industrial que ha provocado altos índices de contaminación y afectaciones a la salud, por lo que el proyecto agravaría la situación.

Mantas que formaban parte de protestas.

LAS PROTESTAS

Cuatro días después de su arranque, las protestas comenzaron en la demarcación. Pobladores acusaron que el proyecto no era un relleno sanitario, sino un tiradero a cielo abierto y que no fueron consultados para su instalación.

Desde entonces, las protestas se intensificaron: desde el 12 mayo tomaron el basurero y el 16 fue cerrado por completo, por lo que se instaló el campamento en el que Jesús Bañuelos pernoctaba.

Toma de palacio municipal, mayo 2022.

Para el 25 de mayo, la Alcaldía y edificios del Gobierno Municipal también fueron tomados por detractores del basurero, manifestación que permaneció por más de 10 días.

La queja también fue llevada a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) el 14 de junio.

Toma de Palacio Municipal, mayo 2022.

¿Por qué los habitantes rechazaban el proyecto?

  • Reprocharon la apertura de un basurero sin socializar o consultar el proyecto con la ciudadanía.
  • Señalaron que el terreno fue catalogado como “no viable” por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo (Semarnath)
  • Acusaron a la empresa de no contar con la documentación para llevar a cabo el proyecto, el cual no contemplaba la separación de residuos
  • Denunciaron posible contaminación de mantos acuíferos, aumento de fauna nociva y disminución de la plusvalía en zonas aledañas, así como futuros daños irreversibles a la salud de los vecinos del basurero.