El sábado 30 de julio, el primer día de la votación para elegir a los congresistas nacionales que definirán en septiembre al Consejo y dirigencia que conducirán a Morena en las elecciones de 2023 y 2024, tuvo escenas de acarreo de votantes denuncias de anomalías y hasta quema de palelería electoral.

En los centros de votación para elegir a mil 630 congresistas de 3 mil, hubo importante afluencia, pero de los 20 estados con votaciones en 16 predominaron las denuncias y en algunos distritos hasta se suspendió la jornada.

Hubo enfrentamientos entre los grupos de aspirantes, quema y robo de papelería y destrucción del mobiliario electoral, y legisladores locales y federales, alcaldes y funcionarios locales fueron señalados como responsables.

En la CDMX, alcaldes fueron acusados de recurrir a la movilización de sus estructuras para acarrear a sus bases; hubo enfrentamientos en sedes como Iztacalco, y en Coyoacán se denunció la entrega de despensas por parte de legisladores locales.

En Minatitlán, Veracruz, la Policía local detuvo a la diputada local Jéssica Ramírez, candidata a congresista, tras armar un disturbio en una casilla.

En Oaxaca, en Juchitán y Matías Romero se suspendió la jornada porque se quemó o destrozó papelería, al igual que en Amozoc, Puebla, ahí en protesta por el acarreo atribuido al Alcalde Mario de la Rosa en apoyo de su hija Zuri.

En Tehuacán, también en Puebla, la dirigencia afirmó que perdió el 10 por ciento de la papelería luego que un grupo la destruyó, y en Tijuana, Baja California, se acusó a Filiberto Pozos y María de Jesús Sánchez de ofrecer mil 500 pesos por votar por ellos.

El domingo 31 de julio, el segundo día de votaciones, se participó en 12 estados, y las escenas del sábado se repitieron: actos violentos, acarreos y voto inducido, y ante las irregularidades, hubo morenistas que anticiparon impugnaciones ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia del partido y el Tribunal electoral.

A BATAZOS

En Gómez Palacio, Durango, se suspendió la elección por un enfrentamiento entre simpatizantes de Marina Vitela, ex candidata a la Gubernatura y aspirante a congresista, y el grupo del senador José Ramón Enríquez, acusado de operar contra el partido en la pasada elección. Se quemaron boletas, se aventaron sillas e incluso, un hombre fue golpeado con un bat.

En Tequixquiac, Estado de México, los inconformes quemaron papelería electoral, y funcionarios de casilla intentaron apagar el fuego con botellas de agua.

Mandatarios estatales y funcionarios fueron acusados de movilizar y usar la infraestructura pública para favorecer a sus candidatos, aunque no fueran de Morena, como es el caso de San Luis Potosí, gobernado por el pevemista Ricardo Gallardo. En Morelos, el Gobernador Cuauhtémoc Blanco fue acusado de usar hasta el transporte del DIF para acarrear votantes para su hermano, Ulises Bravo.

En algunos estados se evidenció a votantes que llevaban en un “papelito” los nombres de los dos congresistas por los que debían votar.

Morenistas que advirtieron “fraude masivo” afirmaron que además de la compra e inducción del voto, la constancia de afiliación no tuvo los requisitos partidarios, no hubo secrecía del voto y hubo intervención indebida de personas en el proceso de votación.

LAS IMPUGNACIONES

Entre quienes planean impugnar el proceso están Alejandro Rojas, del grupo del senador Ricardo Monreal, y la Convención Nacional Morenista, integrada por personajes como John Ackerman.

No se puede tapar el sol con un dedo camaradas. No se vale ser candil de la calle y oscuridad en la casa. En la Convención Nacional estamos comprometidos con denunciar y limpiar el proceso",

John Ackerman

"Fueron las olimpiadas del fraude, vimos todas las prácticas de coacción y compra de votos, así como la manipulación, engaño, movilización grosera e indignante de beneficiarios de los programas sociales",

Alejandro Rojas

El senador Ricardo Monreal dirigió un mensaje a quienes participaron en las votaciones como candidatos y les hizo ver que todo estaba prefigurado, aunque hayan actuado de buena fe, pero les pidió no desanimarse.

Estemos juntos, caminemos juntos. Este episodio de una mala calidad en la elección va a tener que superarse",

Ricardo Monreal

¿QUÉ DIJO AMLO DEL PROCESO?

En su conferencia mañanera de este 1 de agosto, el Presidente Andrés Manuel López Obrador admitió que en las votaciones de Morena ocurrieron hechos de violencia, acarreos e inducción al voto, pero  aseguró que las anomalías no fueron generalizadas, las hubo en muy pocas casillas.

¿QUIÉNES SE PERFILAN AL CONGRESO?

De acuerdo con el estatuto de Morena, cinco mujeres y cinco hombres con mayor votación por distrito, de todos los candidatos a congresistas, obtienen un lugar, y aunque no hay resultados oficiales, los militantes han comenzado a mostrar resultados.

José Ramiro López Obrador, hermano del Presidente, ganó un lugar en el distrito 1 de Tabasco.

Adán Augusto López, Secretario de Gobernación y aspirante a la Presidencia, ganó luego de ser el más votado del distrito 4 de Tabasco.

Martí Batres ganó con 1991 votos un lugar en el Congreso Nacional en Benito Juárez, CDMX.

Carmen Medel Palma, Alcaldesa de Minatitlán y ex diputada federal, ganó con mil 409 votos un lugar en Veracruz.

La diputada Jessica Ramírez, detenida por generar violencia en una casilla, logró un lugar en la votación de Minatitlán, Veracruz, mientras que el diputado federal Sergio Gutiérrez Luna no tuvo éxito al solo obtener 138 votos en esa localidad.

En el distrito 5 de Tamaulipas, la primera posición de hombres la obtuvo Américo Villarreal, hijo del Gobernador electo, Américo Villarreal (en la foto).

Antonio Attolini obtuvo un lugar tras votación en el distrito de Torreón, Coahuila.

En Venustiano Carranza, CDMX, el ex Alcalde Julio César Moreno obtuvo 4 mil 242 votos y su hermano lsrael quedó segundo con 2 mil 391, y a ambos se les acusó de acarreo.