Al recibir la Medalla Belisario Domínguez el 12 de noviembre de 2015, el empresario Alberto Baillères lamentó las carencias de México, como “la pobreza, la violencia, la corrupción y la debilidad del Estado de derecho”.

En un discurso de 21 minutos, pronunciado ante el Presidente Enrique Peña Nieto, el empresario reconoció que el País mostraba avances como el crecimiento en la esperanza de vida y en la cobertura de educación, sin embargo, destacó que aún había carencias e injusticias.

Además de Peña Nieto, escucharon su discurso el entonces presidente del Senado, el panista Roberto Gil; el Ministro Luis María Aguilar, presidente de la Corte; y el Diputado Jesús Zambrano, presidente de la Cámara de Diputados; así como Manuel Velasco, entonces Gobernador de Chiapas.

Este reconocimiento, que recibo con una emoción indescriptible, lo comparto con muchos empresarios que han servido fiel y eficazmente a México, que han participado con otros actores en la construcción de una economía moderna, si bien estos logros son invaluables, reconozco, con pesar, que aún son inferiores a nuestras aspiraciones y que no han alcanzado a muchos de nuestros compatriotas, con quienes tenemos una deuda inaplazable e ineludible".

Alberto Baillères

En mi vida tengo dos grandes amores: mi familia y nuestro México. Siempre he sido muy optimista sobre el futuro del país. Estoy convencido que México será pronto un país desarrollado, estoy convencido de que a México no lo va a cambiar sólo su gobierno, los partidos políticos o los empresarios. Quienes van a cambiar a México somos todos sus ciudadanos".

Alberto Baillères, noviembre de 2015

Durante la ceremonia, la legisladora petista Layda Sansores entregó una carta en la que pedía la renuncia al Presidente Enrique Peña, a quien le entregó un libro sobre el escándalo de la Casa Blanca.