1. Siempre contigo

En la medida de lo posible, mantén siempre las llaves contigo o vigila bien los movimientos de la persona a la que se las hayas dejado encargadas.

2. ¡Mucho ojo!

Sé cuidadoso de las maniobras que hacen con tu unidad empleados de talleres, autolavados y valet parking.

3. No en cualquier lugar

Aunque no estén tan a la mano o pagues un poco más, trata de dejar el auto en un establecimiento que te garantice controles de seguridad estrictos sobre las unidades. Valen la pena unos cuantos pesos que los miles que cuesta tu vehículo.

4. ¡No lo vayas a perder!

Al dejar tu auto en lugares como estacionamientos, conserva boletos o fichas de servicio, ya que en ellas se establecen los términos y condiciones de protección para el usuario.

5. ¿Todo en orden?

Si detectas cualquier actitud sospechosa en torno a tu domicilio o vehículo no dudes en denunciar.

6. No lo dejes solo

De ser posible, deja el auto en sitios cercanos a donde te encuentres y evita dejarlo por lapsos prolongados en la vía pública, no te confíes de “franeleros”.

7. Pónselas más difícil

Si ya te ubicaron, al menos que le “batallen” más: Instala aditamentos de seguridad en tu auto que compliquen a los delincuentes hacerse de tu coche.