Para infantes y adolescentes:

No utilizar el celular para enviar mensajes amenazantes o insultantes.

No utilizar el celular después de las 21:00 horas.

No interactuar con desconocidos a través de redes sociales ni videojuegos.

Avisar a los padres si recibe llamadas o mensajes sospechosos o amenazantes.

No enviar fotografías ni videos.

Evita acceder a páginas, aplicaciones y plataformas que requieran uso de cámara web.

No tener de contactos en redes sociales y videojuegos a gente que no sea de su confianza y conozca en persona.

Contar a los padres sobre sus interacciones en la red.

Las actividades en internet deben hacerse en salas comunes donde estén los padres y no a solas en habitaciones.

Para padres o tutores:

Estar disponible para cualquier inquietud que tenga el menor con respecto al uso de los dispositivos.

Apoyar al menor cuando le informe acerca de llamadas o mensajes amenazantes o sospechosos.

No compartir imágenes de sus niños en redes sociales o restringirlas solo a contactos cercanos.

No compartir en redes sociales las actividades de los menores.

Hablar de manera directa con los menores sobre los riesgos en línea.

Mantener el control para decidir cuándo descargar imágenes y videos en redes sociales.

Si le envían material de explotación sexual infantil no almacenarlo ni circularlo y denunciar.

Generar lazos de confianza con los hijos para fortalecer su autoestima.